Compartir

wes-anderson-el-palomitronWes Anderson (Texas, 1969) es, probablemente, uno de los directores menos convencionales que podemos encontrar en el cine actual. Es difícil negar que el estilo propio que élmismo ha trabajado y que emana de su cinematografía ha hecho de sus películas objetos prácticamente de culto, que llevan al extremo la definición de estética concreta, de carácter en sus personajes y de historias sorprendentes que bien pueden dejar al espectador más escéptico con los ojos como platos. Y no solo eso: Wes Anderson combina tan perfectamente estos elementos que pocos detalles escapan de su control, a pesar del caótico enfrentamiento que parece darse en la gran pantalla cuando se proyecta una película suya y que, en algunas ocasiones, deja descolocado al espectador.

Considerado por muchos un director de tendencia hipster, incluso en ocasiones algo pretencioso, su inclinación por una imagen vintage y de corte sesentero en varias de sus películas (¿podemos seguir considerando moderno lo que parece pertenecer al pasado?) hacen de él un creador de filmes que convierte en actuales tiempos que teníamos olvidados. Su estilo narrativo ha variado a pasos agigantados con cada nueva historia que salía de su brillante cabeza y, sin embargo, los elementos que siempre han definido su peculiar forma de trabajar apenas han cambiado, empezando por sus maravillosos planos cenitales, pasando por la simetría horizontal que barre el espacio en el que se desarrolla la acción, el uso de secuencias a cámara lenta y sin olvidar ese humor dramático tan especial que define sus guiones, mezclando en un mismo espacio a personajes absurdos con héroes mundanos.

Pero si hay algo que realmente define a Wes Anderson como director es una imaginación desbordante que plasma en cada largometraje y una capacidad innata para idear mundos inexistentes (podemos encontrar ejemplos en Moonrise Kingdom, donde la trama se desarrolla en la isla de New Penzance o en El gran hotel Budapest que se encuentra en la ficticia República de Zubrowka) a los que cualquiera querríamos mudarnos. Su preferencia por crear personajes tan inusuales como atrayentes para actores que ya han aparecido una y otra vez en sus películas, demuestran esa capacidad definitoria para crear sin repetirse.

Por todo ello, y con motivo de las nueve nominaciones a los Oscar que ha obtenido El gran hotel Budapest (entre ellas Mejor película, Mejor director y Mejor guion original), aquí os dejamos un repaso de los trabajos de Wes Anderson.

1. BOTTLE ROCKET (LADRÓN QUE ROBA A LADRÓN) (1996)

Bottle+Rocket-Owen+Wilson-Luke+Wilson-Robert+Musgrave

¿DE QUÉ VA? Dignan (Owen Wilson) y Anthony (Luke Wilson) salen del manicomio en el ingresaron de forma voluntaria con la intención de llevar una vida de delincuencia. Así, intentarán cometer varios atracos que llamen la atención de un jefe de la mafia interpretado por James Caan.

¿POR QUÉ VERLA? Se trata del primer largometraje del director que nos ocupa, lo que supone que esas señas que le definen apenas tiene una gran relevancia en esa película, pero sí se dejan entrever ciertos elementos que parecen encaminar su estilo hacia destinos estéticos más concretos. El guion, en colaboración con Owen Wilson, quien se convertiría en el futuro en uno de los actores con más presencia en sus películas, no es tan complejo como cabría esperar de una obra de Anderson pero gana fuerza con unos personajes dignos de la mejor de las historias.

2. ACADEMIA RUSHMORE (1998)

Academia_Rushmore

¿DE QUÉ VA? Max Fisher (Jason Schwartzman) es un alumno con un entusiasmo desbordante de la escuela Rushmore, con una gran predilección por crear y dirigir clubs como el de tiro al plato o el de esgrima, incluyendo su función de editor del periódico escolar. Sin embargo, sus notas son pésimas debido a la falta de tiempo que tiene para dedicarlo a sus estudios. Además, se enamora de Miss Cross (Olivia Williams), profesora de la escuela, de quien también está enamorado el Sr. Blume (Bill Murray), padre de dos compañeros de escuela de Max.

¿POR QUÉ VERLA? Academia Rushmore supone el comienzo de una de las relaciones entre un actor y un director más fructíferas y duraderas del cine de los últimos años, la de Wes Anderson y Bill Murray. Así, el fantástico Murray ha aparecido en todas y cada una de las películas de Anderson a partir de esta. Y no solo eso. Academia Rushmore es un ejemplo de cómo la mezcla de drama y comedia funciona, basando gran parte de su guion en la forma en que los adultos todavía sienten esa necesidad de parecer adolescentes y los adolescentes ansían comportarse como adultos. Inevitable recordar, por supuesto, el salto de trampolín del Sr. Blume.

3. LOS TENENBAUMS: UNA FAMILIA DE GENIOS (2001)

2824_15497[1]

¿DE QUÉ VA? Los Tenenbaums son una peculiar familia, cada miembro con sus propias extravagancias y con unos comportamientos dignos de cualquier consulta psiquiátrica. La relación entre ellos se ve turbada cuando, tras más de quince años de ausencia, el padre, Royal Tenenbaum (GENE HACKMAN), regresa fingiendo un cáncer estomacal para recuperar a sus tres hijos (interpretados por LUKE WILSON, BEN STILLER y GWYNETH PALTROW) y a su ex mujer (ANJELICA HUSTON).

¿POR QUÉ VERLA? LOS TENENBAUMS supuso el comienzo real del modo de trabajar el cine de WES ANDERSON, empezando por la definición de la estética que le caracteriza. La manera de introducir a los miembros de la familia y hacer que el espectador empatice con ellos resulta a ratos desconcertante, pero tan acertada como la forma de tratar los temas que conforman el conjunto del largometraje. Y no solo eso. La elección de la música que acompaña a las imágenes en este caso aumenta no solo la calidad de lo que vemos, sino del conjunto que aparece en pantalla. Además, la preferencia por un reparto tan extenso supone también el inicio de una costumbre que el director ha llevado a cabo en sus trabajos posteriores: la colaboración de una gran cantidad de actores y actrices de renombre, ofreciéndoles papeles tan inusuales y tan extravagantes que difícilmente podrían interpretar con otros. Un último dato: LOS TENENBAUMS: UNA FAMILIA DE GENIOS estuvo nominada a Mejor Guion Original en los Oscar del año 2001.

4. LIFE AQUATIC (2004)

the-life-aquatic-with-steve-zissou-1024x435

¿DE QUÉ VA? El famoso oceanógrafo Steve Zissou (Bill Murray) y su tripulación emprenden una expedición para encontrar al tiburón blanco que acabó con su mejor amigo. Además de su equipo, le acompañan una periodista embarazada (Cate Blanchett) y un joven piloto que podría tratarse del hijo de Zissou (Owen Wilson).

¿POR QUÉ VERLA? Life Aquatic supone un viaje a la locura acuática, donde nada parece normal y donde los personajes, lejos de resultar entrañables o comunes, son seres con secretos tan inusuales como la propia historia que Wes Anderson quiere contar. Y sin embargo, alejado del caos que parece provocar y de la excentricidad del medio en el que se mueve el argumento, resulta brillante el tratamiento humorístico de la pérdida, de los problemas familiares y de los contratiempos que surgen a medida que avanza el largometraje. De hecho, en ocasiones resulta tan disparatada que uno no puede más que sentarse a disfrutar de una locura que a poca gente se le podría haber ocurrido.

5. HOTEL CHEVALIER (2007)

 

hotel-chevalier-el-palomitron¿DE QUÉ VA? Se trata de un cortometraje que funciona como prólogo de Viaje a Darjeeling. Este se desarrolla en la habitación de un hotel de París donde se muestra la tormentosa relación de Jack Whitman (Jason Schwartzman) con su ex novia (Natalie Portman).

¿POR QUÉ VERLA? Aparte de tratarse de un anticipo de Viaje a Darjeeling, Hotel Chevalier supone una muestra del universo minimalista que puede crear Wes Anderson. La intención de rodar una pequeña historia de desamor en un espacio tan reducido no solo evidencia una gran capacidad para crear tramas atrayentes sin necesidad de adornos externos que distraigan la atención del espectador hacia otros elementos, sino que el hecho de utilizar este cortometraje como un prólogo hacen que se refuercen todavía más los argumentos de la película posterior.

6. VIAJE A DARJEELING (2007)

Viaje a Darjeeling - El Palomitron

¿DE QUÉ VA? Tres hermanos, Francis (Owen Wilson), Peter (Adrien Brody) y Jack (Jason Schwartzman) deciden hacer un viaje en tren a través de la India tras haber estado un año sin mantener contacto con la intención de encontrarse a sí mismos y así poder reconciliarse. Sin embargo, esta búsqueda espiritual se ve interrumpida cuando son expulsados del tren con once maletas y una impresora.

¿POR QUÉ VERLA? Este largometraje supone un paso más en los mundos que Wes Anderson creó, sin olvidarse de lo que él es y cuál es su forma de contar historias. A pesar de explorar de nuevo las peculiaridades familiares de un grupo de chalados que tienen sus más y sus menos y que, más allá de parecer hermanos, parecen enemigos dispuestos a escupirse odiosas verdades sin tapujos, el tono sarcástico de la cinta y el humor en cada rincón de la película obligan al espectador a olvidarse de esos pequeños resquicios de odio que los personajes parecen necesitar eliminar. Y no solo la narración conmueve. El corte sesentero que se desarrolla durante todo el largometraje, la influencia exótica de un país como la India y la forma de unir elementos que parecen destinados a no entenderse hacen de esta película un viaje que nadie querría perderse.

7. FANTÁSTICO SR. FOX (2009)

Fantastico Sr. Fox - El Palomitron

¿DE QUÉ VA? El Sr. y la Sra. Fox (George Clooney y Meryl Streep) viven felizmente con su hijo Ash (Jason Schwartzman) y el sobrino de ambos, que se encuentra de visita, Kristofferson (Eric Chase Anderson). Pero, de repente, esta idílica vida se complica cuando el Sr. Fox lleva a cabo un plan para robar comida a los tres granjeros más duros de la zona, lo que pone en peligro no solo a su familia, sino también a toda la comunidad animal.

¿POR QUÉ VERLA? Con una trama basada en el libro infantil El Superzorro del célebre escritor Roald Dahl, se trata de la primera y, de momento, única incursión en el mundo de la animación de Wes Anderson. Nominada al Oscar a Mejor película de animación y Mejor banda sonora en 2009, rodada en stop motion y con una calidad visual que roza la genialidad, es difícil no quedarse prendado de este largometraje que, aunque parezca solo hecha para entretener a los niños, hace de una mítica historia infantil un cuento para adultos. Cierto es que el carácter especial de Anderson parece perderse en un mundo animado donde importan más los acontecimientos que se van sucediendo que la propia estética. Sin embargo, no olvida qué características le definen y las utiliza a su favor para crear una obra maravillosa, donde la fantasía está presente en todo momento. Inolvidable la secuencia del lobo. Y no decimos más.

8. MOONRISE KINGDOM (2012)

UN-REINO-BAJO-LA-LUNA

¿DE QUÉ VA? En el año 1965, Sam Shakusky (Jared Gilman) y Suzy Bishop (Kara Hayward) deciden fugarse para poder vivir su amor fuera de la isla ficticia de New Penzance. Dado que ambos tienen doce años, las autoridades, ayudadas por los padres de ella y los compañeros scout de él, organizan una búsqueda para encontrarlos. Esto provocará que salgan a la luz viejos rencores y algún que otro romance.

¿POR QUÉ VERLA? Enumerar las razones por las que ver este largometraje significaría no poder finalizar nunca este especial. Son prácticamente infinitos los motivos para sentarse frente a una pantalla y disfrutar (pero disfrutar realmente) de una historia con tanto encanto como pocas veces parece haberse visto. Empezando por un reparto en el que los nombres de estrellas de renombre se repiten, como son Bill Murray, Bruce Willis, Edward Norton, Frances McDormand, Tilda Swinton, Bob Balaban o Jason Schwartzman, pasando por un argumento que, aunque parezca diseñado para gustar al espectador, pronto esa sensación de historia prefabricada se desvanece desapareciendo para dejar paso a un guion brillante, lleno de momentos memorables y de subtramas entrelazadas que no hacen más que alimentar la trama. Moonrise Kingdom supone, además, el ejemplo máximo de estilo y estética de Wes Anderson, donde todos los elementos que le definen como director se unen para formar esta maravillosa película.

9. EL GRAN HOTEL BUDAPEST (2014)

Wes Anderson. El Palomitrón

¿DE QUÉ VA? Gustave H. (Ralph Fiennes), el botones del legendario Hotel Budapest en el periodo de entreguerras, entabla una gran amistad con Zero Moustafa (Toni Revolori), quien se convertirá en su ayudante y persona de confianza. Juntos tendrán que enfrentarse a numerosos peligros tras el robo y la recuperación de un valiosísimo cuadro perteneciente a una difunta amiga de Gustave H. con una gran familia ansiosa por quedarse con la pintura.

¿POR QUÉ  VERLA? Sin duda, la obra que culmina el trabajo de Wes Anderson. Este largometraje significa la máxima expresión de lo que el director es capaz de conseguir, sin abandonar su brillantez en ningún momento y creciendo de manera sublime a lo largo de toda la película. El gran hotel Budapest supone su mejor obra cinematográfica, donde explora desde los conflictos familiares hasta la transformación de una Europa que parece ficticia, sin olvidar en ningún momento el humor que siempre ha caracterizado a su filmografía. Es más, la incursión histórica de Anderson apenas sobresale debido a la grandiosidad del reparto que conforma la película. Es, sin duda, el reparto más célebre con el que ha contado desde sus inicios, donde incluye a intérpretes que repiten experiencia con él hasta nuevas incorporaciones a su selecto club de actores. Imprescindible.

Pero… de todas ellas, ¿cuál es vuestra favorita?

 

Sheyla López

2 Comentarios

  1. […] Hace cuarenta años Sam y Suzy compartían el verano más emocionante de sus vidas. Hace cuarenta años los dos se abrazaban justo antes de ser descubiertos en su huida hacia la madurez, experimentando lo que se conoce como el primer amor. Un amor de verano, un amor que se da durante las vacaciones y en el que todo lo hostil se disipa para ver crecer las flores. Sam y Suzy son los protagonistas de MOONRISE KINGDOM, la obra más cándida y dulce del director estadounidense WES ANDERSON. […]