Compartir

rodaje-palomitronDesde El Palomitrón tuvimos la oportunidad de visitar el último día de rodaje del musical La llamada, que llegará a los cines el próximo 29 de septiembre. Nos fuimos a hablar con todo el equipo del filme al Campamento Alto del León, ubicado en un frondoso paisaje segoviano lleno de cabañas, transformado para la ocasión en el ficticio Campamento La Brújula. ¿Os suena de lo que hablamos? Lo que comenzó como una pequeña obra de teatro en el hall del Teatro Lara de Madrid el pasado 2013 (función que aún sigue en cartel y llenando aforo en la sala principal ideada por los actores Javier Ambrossi (Sexykiller, morirás por ella) y Javier Calvo (La viuda), ha pasado a ser un proyecto audiovisual con el que todos están muy contentos.

En la película aparecen los actores que en un principio estaban en las funciones (que más tarde tuvieron que abandonar por otros proyectos y ser sustituidos): Belén Cuesta (Cigüeñas), Macarena García (Palmeras en la nieve), Anna Castillo (El olivo) y Gracia Olayo (Ahora o nunca) con sus mismos papeles: la hermana Milagros, María, Susana y Bernarda de los Arcos, respectivamente. El papel de Dios (como ha sido desde la primera temporada de la obra) es de Richard Collins-Moore (Nacidas para sufrir).

llamada-palomitron

“Esto es una carta de despedida al proyecto más importante de nuestra vida”, reconoció emocionado uno de los creadores del proyecto. Han reconocido que recibieron propuestas para transformar La llamada en una serie televisiva, y llegaron a escribir bastantes capítulos, pero cuando les surgió la idea de la película fue la que más les convenció, debido a la potencia de los personajes. “Esta historia hay que contarla de forma concreta y no hay que estirarla; es como una explosión de confetis que se ve una vez, termina y te da mucho subidón”, dijo Ambrossi.

rodaje-palomitronUn proyecto para todos los fans de la obra y para aquellos que aún no la hayan descubierto. “La película es bastante fiel a la obra, aunque hay muchos elementos novedosos, como personajes, canciones y tramas nuevas, además de aspectos que se cuentan sobre las tablas y que ahora en la película se podrán ver”, afirmó Javier Calvo. El equipo de La llamada ha hecho el ejercicio de desmenuzar toda la obra y recolocarla en todos los puntos que en el teatro el espectador no ve, pero que sí ha imaginado, como por ejemplo la soledad de sus cuatro protagonistas: Susana, María, la hermana Milagros y Bernarda de los Arcos. En el teatro es complicado plasmar esa intimidad, esa nostalgia, ese sin rumbo que hay en sus vidas, y ahora con el filme en un campamento real vacío sí es posible. Además, el público va a poder poner cara a personajes de los que se hablan en el teatro, como sor Paquita. “Hay gente que ha repetido, que ha visto más de una vez la obra y que se imagina a esos personajes, esa discoteca… que ahora podrán ver. Va a ser muy emocionante”, contó Macarena García.macarena-palomitron

“Al principio fuimos por un camino, pero nos dimos cuenta de que ya teníamos la película hecha, que solamente colocando los personajes en entornos reales ya te daba mucho cine”, explicaron los Javis, nombre que utiliza todo el equipo de forma cariñosa para hablar de los dos directores.

Los actores se sintieron muy emocionados en este encuentro con la prensa y, como dijo Gracia Olayo, llevan tres años haciendo una misma función. “Para mí, y creo que para todos, es la primera vez que llevo una misma obra de teatro al cine, y ha sido una experiencia extraordinaria”. Richard Collins-Moore, el personaje de Dios (uno de los que aún sigue función tras función en el elenco teatral), asegura que la película ha sido un reencuentro con los inicios de La llamada, con sus antiguas compañeras. Una adaptación que ha renacido la intimidad de las primeras funciones del hall del Lara, dijo Belén, puesto que “la cámara también es intimista como lo es esa sala. Ha sido bonito adaptarlo, porque es una carta de despedida y un guiño a esas primeras funciones para un público muy reducido”.rodaje-palomitron

A pesar de que todo el elenco tenía un 90 % del papel aprendido, los directores reconocen que, aun así, los actores les han sorprendido, ya que han visto que han dado un paso más a los personajes. “No pensaba que los personajes pudieran contar algo más, y la película me ha sorprendido, me ha llevado a sitios… como si no la hubiera visto nunca. Me ha hecho sentirla por primera vez, y creo que todos han matizado los personajes de una forma distinta, y eso lo va a agradecer mucho el espectador”.

Entre las anécdotas de saberse ya el papel, Anna Castillo reconoce que a veces pensaban que estaban encima de las tablas. “Esperaba las pausas”, o Belén Cuesta se ponía en postura teatral. “Ha sido muy interesante venir al rodaje para romper esa cuarta pared del teatro sin reacción del público”, reconoce Calvo. Por su parte, Anna expresó que vuelve a verle el sentido a la obra, puesto que a veces repetir una misma palabra tantas funciones hace que dejes de percibirlo, pero que, de repente, el trasladarse a un escenario real le ha hecho darse cuenta de lo que le pasa a su personaje, Susana.llamada-palomitronEn cuanto a la presión de la película, todos reconocen que existe, ya que si no sale algo del todo bien en una función, al día siguiente se cambia, pero en una película se termina de rodar y así se queda. Pero, a la vez, dicen que esta presión es de la buena, puesto que es una oportunidad grande, y con intuición y confianza en uno mismo se consigue. “Una película es el resultado de quién eres ahora mismo, de quién has decidido rodearte; la peli es la suma de este equipo. Hay presión, pero me da igual, porque va a ser lo que tiene que ser”, aseguró Ambrossi. Por su parte, Calvo afirmó que ya son muchos años con La llamada y eso incrementa la presión, porque hay que ser más exigentes, puesto que ya han visto lo mejor que se puede hacer. Los actores tienen plena confianza en los Javis y, además del cariño que sienten todos por la pareja, quisieron resaltar que son unos chicos muy profesionales, que se lo trabajan y que siempre quieren hacer las cosas bien. Entre lágrimas, Macarena García quiso recordar el mensaje de la obra, que pone el énfasis en ser uno mismo y buscar lo que uno quiere. Macarena añadió que los Javis les han enseñado esta premisa como actores y personas de verdad.

Mejoras de la obra de teatro, sencillez y confianza son los ingredientes que Ambrossi y Calvo han sabido exprimir para dar lugar al largometraje, que se estrenará en 2017. Esta aventura tan especial para ellos se acaba con este largometraje. Un regalo final que ha cambiado la vida de todo este equipo artístico a nivel laboral y de aprendizaje. La llamada es una verdadera lección de que, cuando uno se compromete con algo en lo que cree, funciona.

María Páez

No hay comentarios

Dejar una respuesta