Compartir

Faking It

¿Cómo sería el mundo si los grupos oprimidos fueran los opresores y viceversa? De esta premisa partieron Dana Min Goodman y Julia Wolov para crear Faking It, la comedia de MTV que esta primavera se ha despedido para siempre tras tres temporadas.

Amy y Karma son dos amigas blancas, guapas y heterosexuales que estudian en un peculiar instituto de Austin (Texas). En él, los grupos tradicionalmente oprimidos son los más populares: nerds, personas con discapacidad, comunidad LGTBi o empollones. Las dos amigas, hartas de no destacar, fingen mantener una relación amorosa para ganar notoriedad. Rápidamente todos los focos de atención recaen sobre ellas y la pequeña mentira se les va de las manos.

Shane

Gracias a su recién adquirida homosexualidad, un mundo de fiestas y diversión se abre ante ellas. Pronto conocen a Shane, un activista gay muy implicado en actividades colectivas del instituto cuyo mejor amigo, Liam Booker, se enamora de Karma a primera vista. El fingido lesbianismo de esta les impedirá dar rienda suelta a sus deseos y constituirá una de las tramas principales de la temporada.

El quinteto protagonista se completa con Lauren, la hermanastra de Amy, una adolescente republicana de ideas conservadoras que intenta reconducir a su “desviado” instituto a la vez que oculta a todo el mundo su intersexualidad. A diferencia del resto de personajes, ella sueña con no sentirse especial.

Lauren

Como el nombre de la serie indica, en Faking It todos los protagonistas se pasan la vida fingiendo inseguridades, orientaciones, sentimientos o relaciones. Con unos divertidos secundarios (la directora del instituto y sus locas iniciativas o los alternativos padres de Karma), la construcción de personajes es uno de los aspectos más positivos de la serie.

Hay muchos motivos para elegir Faking It durante este verano. La comedia ligera es el género perfecto tanto para maratonear como para la época en la que la recomendamos. La duración de los episodios, además, apenas excede los veinte minutos. A excepción de la segunda, las temporadas son cortas y no hay muchos capítulos de relleno.

Faking It

Al margen de todo eso, la serie tiene el mérito de, desde la comedia adolescente, tratar temas muy poco explorados como la intersexualidad y, además, hacerlo con inteligencia y delicadeza. Todo lo relacionado con el personaje de Lauren, que pasa de ser una mala de manual a un complejo y profundo personaje LGTBi, es una maravilla.

Faking It es una oda a la libertad y la tolerancia. Es, si no la única, de las pocas series que abarcan todas las letras de las siglas LGTBi. Que sus creadoras hayan situado la historia en el ultraconservador estado de Texas le da un punto más a favor. Es una pena que MTV la cancelase sin darle un final cerrado. La serie y sus personajes lo merecían.

LO MEJOR

  • Sus momentos de activismo son igual o más divertidos que las propias tramas de enredo.

LO PEOR

  • El final de la serie es, en realidad, un final de temporada. La historia no queda cerrada definitivamente.

 

 

Fon López

No hay comentarios