Compartir

maxresdefault1

La cultura nórdica nunca se nos había presentado con tanta fuerza como en la serie Vikingos, desarrollada por el canal Historia y emitida en España por el canal TNT. Nada mejor para combatir el calor veraniego que todavía sufrimos que los fríos paisajes y las miradas gélidas de Ragnar Lodbrok, protagonista de la serie basado en un personaje real de la cultura vikinga e interpretado de manera inquietante por Travis Fimmel (Warcraft: El origen).

La serie nos sumerge en la familia de dicho protagonista, invitando al espectador a acompañarle en todos sus viajes, escaramuzas y disputas contra otros clanes vikingos, contra señores de las tierras que los nórdicos se dedican a saquear o incluso contra los propios miembros de su familia. Si a este cóctel le añadimos buenas interpretaciones, veracidad histórica (en cierta medida) y violencia genialmente filmada, obtenemos una serie que todos los amantes del cine medieval sabrán apreciar y disfrutar de lo lindo.

imagenes-promocionales-de-la-tercera-temporada-de-vikings-1

Saqueos históricos

La piedra angular sobre la que se apoyan la mayoría de las tramas de la serie son los saqueos que Ragnar llevó a cabo con ayuda de su hermano Rollo (Clive Standen) y Floki (Gustaf Skarsgård), el constructor de barcos. Son tramas que se extienden mucho en el tiempo, viendo cómo los hijos de Ragnar crecen y se unen a escaramuzas siguiendo los pasos de su padre. Los vikingos buscarán riquezas y gloria en las costas y los ríos de Inglaterra y Francia, poniendo en jaque a señores y reyes, haciéndoles buscar la manera de repeler dichos ataques, la cual no siempre es belicosa.

Y es que estas incursiones vikingas realizadas por los nórdicos tienen una importante base histórica en la que apoyarse, ya que, aunque no todos los datos de la vida de Ragnar Lodbrok se ajustan a la más fiel historia, sí que se sabe a ciencia cierta que vivió entre los años 755 y 865. Este ilustre personaje está considerado dentro de las culturas sueca y danesa como un rey semilegendario, habiendo sido sus gestas recogidas en numerosos escritos, aunque ninguno con una cronología definida. Por otro lado, su hijo Björn Ragnarsson, interpretado en su edad adulta por Alexander Ludwig, también cuenta con muchas gestas históricas que la serie puede aprovechar para futuras temporadas.

vikings-sn4-2016-hero-E

Cultura y fe

Otro de los puntos fuertes de la serie son sus bases históricas. Como se ha mencionado anteriormente, y sin ser exacto al cien por cien en los hechos en sí, lo que la serie sí refleja a la perfección son las creencias de las diferentes etnias y reinos, y los choques culturales potentes que se dan entre los cristianos y los nórdicos. Llevados ambos por la curiosidad y el miedo a lo desconocido, ambas culturas querrán aprender la una de la otra para conocer mejor a sus enemigos. En esta línea, la serie se interesa mucho en mostrar diferentes creencias y rituales de ambas religiones, y aunque muchos de ellos son crueles y salvajes, nos muestran a la perfección en qué creían y cómo vivían esas sociedades del pasado.

La escenificación perfecta de este choque de fes y culturas se da entre Athelstan (George Blagden), un joven monje cristiano que es capturado por los nórdicos, y el propio Ragnar. Sus diferencias, y sobre todo sus similitudes, les llevarán a compartir sus puntos de vista acerca de las divinidades y las deidades de sus dos culturas, llegando a conclusiones que no tienen desperdicio. Claro está que esta relación de Ragnar con otras creencias no gusta a los nórdicos más devotos.

series-de-tv-2196513w620Ahora mismo, Vikingos se encuentra en un parón de la cuarta temporada, que han dividido en dos partes de diez episodios cada una. La vuelta de la segunda parte se espera en septiembre, por lo que lo que queda de verano es el momento perfecto para reengancharse, en caso de no haberla empezado, o de ponerse al día para retomarla en septiembre. ¡Que Odín guíe vuestros pasos!

LO MEJOR

  • La cultura y la veracidad de sus hechos.
  • El rodaje de las batallas y los finales de temporada.
  • El carisma de sus personajes.

LO PEOR

  • A veces, a lo largo de las temporadas, a las tramas les cuesta mantener al espectador enganchado.

 

Mikel Iturbe

No hay comentarios