Compartir

Selina Meyer en Veep - El Palomitron

Cuando Donald Trump tomó posesión de su cargo el pasado 20 de enero, medio planeta Tierra se llevó las manos a la cabeza lamentándose porque el panorama político estadounidense no podía caer más bajo. La otra mitad habíamos visto Veep y puede decirse que, de algún modo, estábamos sobre aviso. La sátira política de la HBO, que vuelve con su sexta temporada el 16 de abril, es al mismo tiempo un retrato político despiadado y una comedia negrísima acerca de todo cuanto rodea a la Casa Blanca. Nosotros ya hemos podido ver los tres primeros episodios y podemos decir, para tranquilidad de los fans, que Selina Meyer sigue siendo la misma mujer culturalmente insensible y políticamente incorregible que despotrica como un camionero mientras sonríe para las cámaras con un bebé en brazos.

Recordemos que la quinta temporada terminó con Selina tratando infructuosamente de impedir el recuento de votos (“hay que cancelar ese recuento como el bat mitzvah de Ana Frank”) que a la postre terminó relegándola de su puesto como presidenta de los Estados Unidos y, de rebote, haciéndole perder el Nobel de la Paz que tenía asegurado tras unas rocambolescas negociaciones entre China y el Tíbet. La nueva tanda de episodios nos muestra a la ex-presidenta Meyer en horas bajas, anunciando la creación de un fondo para luchar contra el analfabetismo adulto… y el sida. Mientras tanto, su gabinete se ha desintegrado y los Dan, Amy, Ben y compañía se han visto obligados a buscar acomodo en distintos puestos de trabajo. Selina, la presidenta más efímera de los Estados Unidos, tiene un plan: “Mommy is going to be president again”, pero ya sabemos cómo acaban sus planes.

Selina Meyer con un vestido rojo en Veep - El Palomitron

Que Julia Louis-Dreyfus es la mejor actriz de la televisión es algo sobre lo que sus cinco Emmys, uno por cada temporada de la serie, dejan poca duda. La intérprete, que se dio a conocer en Seinfeld (por la que también obtuvo un Emmy) y Las aventuras de Christine (otro Emmy más), es un vendaval cómico capaz de convertir las líneas de diálogo más despreciables (por racistas, machistas, sexualmente explícitas o simplemente ofensivas) en carcajadas limpias y desacomplejadas. Su Selina Meyer es un monstruo del que no podemos apartar la mirada, un personaje tan verbalmente agresivo que al espectador se le hacen larguísimos los días hasta el próximo episodio para volver a oír otra de sus perlas.

Tiene para todos: los norcoreanos (“Son como nosotros, solo que sin comida”), los georgianos (“¿De verdad queremos que esta gente tenga electricidad?”), finlandeses (“esa gente fornica con la nieve”), los europeos (“Europa solía ser mi continente favorito, ahora no está ni en el top 5), el estado de Alabama (“Primero en el alfabeto, última en todo lo demás”), los congresistas (“Un puñado de hombres que probablemente se turnan para tirarse al cerdo antes de asarlo, suponiendo que se turnen”), los minusválidos (“Ese jodido hombre, con su jodido encanto y su jodido hijo y su jodida silla de ruedas y su jodida espina dorsal jodida”), las mujeres (“Quiero hombres arquitectos, estamos hablando de construir una biblioteca, no de remodelar una cocina”), los hombres (“Los hombres dan asco, todos ellos”) y, en fin, el sistema democrático en general (“Haces lo mejor que puedes y ellos te joden una y otra vez, porque la gente es ignorante y estúpida de cojones, y eso, señoras y señores, es la democracia”).

Serie Veep recogiendo premio - El Palomitron

La salida al final de la cuarta temporada de Armando Iannucci, creador de la serie, hizo saltar las alarmas, pero la incorporación de Dave Mandel como su sustituto se reveló como todo un acierto tras una quinta temporada magistral que se alzó con el Emmy a la mejor comedia. Ya suma dos en esta categoría (2015 y 2016) y, visto el arranque de esta nueva temporada, no sería de extrañar que su racha se extendiera otro año más.

Cada episodio de Veep es una masterclass de comedia y un retrato perversamente divertido de la élite política. Ya puedes marcar el 16 de abril en rojo en el calendario como el día en el que (¡por fin!) vuelve la reina a la televisión. God Save Selina Meyer.

Álex Merino

No hay comentarios

Dejar una respuesta