Compartir

Una bolsa de canicas. Padre AHS El Palomitrón

La solución final y el genocidio del pueblo judío en la II Guerra Mundial ha sido llevada al cine en centenares de ocasiones; sin embargo, Una bolsa de canicas está muy alejada del clásico relato innumerables veces abordado. La historia es una adaptación de la novela homónima, autobiográfica, escrita en 1973 por el autor Joseph Joffo. En ella, Christian Duguay nos presenta un relato sobre las peripecias que dos hermanos (Dorian Le Clech y Batyste Fleurial) habrán de realizar para atravesar la Francia ocupada en busca de su Ítaca particular, no en la figura de retorno al hogar, sino de retorno a la “aspiración” más básica del ser humano. El regreso a la libertad.

Un filme en que destaca la pulcra factura del director canadiense, quien ya había demostrado su buen hacer en temática histórica con Juana de Arco, en 1999, o Hitler: el reinado del mal, en 2003. Esta vez se verá respaldado por la estupenda fotografía de Christophe Graillot, consiguiendo crear, entre ambos, una magnífica obra donde destacamos el uso narrativo de la iluminación y del encuadre. Planos muy cerrados que expresan la claustrofobia que rodea a los personajes, y un tratamiento de la luz en armonía constante con el relato, además de un muy manejo coherente en el terreno musical por parte de Armand Amar. Prueba de este buen hacer fue el estreno de su palmarés con el premio Educacine en el BCN Film Fest celebrado en abril de este año.

Una bolsa de canicas - El Palomitrón

La mano de la dirección, por excelente que sea, caería en saco roto si no hubiese existido un trabajo actoral más que notable. Destacamos, sobre los demás, el papel del novel Dorian Le Clech en la piel del protagonista Joffo. El joven se echará sin titubeos el peso de la obra a sus espaldas, consiguiendo en todo momento un realismo y una credibilidad interpretativa excelentes. Le acompañan en el reparto Batyste Fleurial (al igual que Dorian, también realiza aquí su primer largometraje), Patrick Bruel, Elsa Zylberstein, Christian Clavier, César Domboy, Ilian Bergala, Kev Adams, Lucas Prisor y Bernard Campan. Estos últimos, a pesar de ser más conocidos por obras menores en el país vecino, firman unas actuaciones de gran nivel con las que empatizamos desde el primer minuto.

Christian Clavier en Una bolsa de canicas - El Palomitrón

No obstante, los más puristas de la novela podrán criticar la adaptación en algunos puntos del metraje. Sin ir más lejos, sustituye el relato cronológico lineal que Joffo plantea en su libro por una estructura circular. Asimismo, la crudeza, la misantropía y la feroz crítica al colaboracionismo que encontramos en la novela se verán sustituidos por un mensaje más dulce y agradable, sin llegar a caer en la sensiblería.

Más allá de este detalle, que no apreciarán los espectadores que no tengan la referencia de la novela, con Una bolsa de canicas nos encontramos ante una gran película por cuyas venas corre mucho cine. Donde aparecen tributos a clásicos franceses como Cero en conducta, (1933), de Jean Vigo, o Adiós, muchachos (1987), de Louis Malle.

La película la podremos ver en las salas a partir del próximo 29 de diciembre. Un éxito asegurado para estas fechas navideñas, en las que el amor fraternal y familiar están tan presentes.

LO MEJOR:

  • La fotografía de Christophe Graillot.
  • La fabulosa interpretación de Dorian Le Clech.
  • Una narración sencilla y emotiva que cualquier tipo de espectador, en cualquier rango de edad, apreciará.

LO PEOR:

  • La adaptación literaria puede ser su talón de Aquiles para los más puristas de la novela.
  • El uso de travellings en las secuencias de vehículo en marcha, que quizás parezcan algo reiterativos.

 

Aramis Guerrero

1 Comentario

  1. Es cierto que la adaptación literaria es, cuanto menos, libre, pero la película te deja con las ganas de leerte el libro. En cualquier caso, un buen plan para cualquier tarde estás navidades!

Dejar una respuesta