Compartir

Anuncio Un reino unido - El Palomitrón

Esta película, producida por Tripictures y Pathé Films, está basada en hechos reales y cuenta con la actriz Rosamund Pike en el papel protagonista. Interpreta a Ruth Williams, una británica que se enamora de Seretse Khama (David Oyelowo), un hombre refinado, atento y dulce que debe reinar en su amada y perdida región. Adaptada del libro Colour Bar, escrito por Susan Williams y publicado hace once años, Un reino unido llega a las salas en un momento inmejorable en medio de la ruptura provocada por el Reino Unido con su amada Europa.

Su historia está ambientada en los años cuarenta, concretamente cuando Inglaterra contaba con multitud de colonias y protectorados, si bien no hace crítica a tan desafortunado acontecimiento y se centra en la historia de amor de los ya nombrados Rosamund Pike y David Oyelowo con la fantástica música de acompañamiento compuesta por Patrick Doyle.

Rosamund Pike en un Un reino unido - El PalomitrónTodo comienza cuando el rey Seretse cruza la mirada con la señorita Williams y siente que está destinado a pasar su vida junto a ella. Por fortuna, la atracción es mutua y entre ambos comienza el consabido cortejo: preciosistas citas y muchos halagos. Así, la refinada Ruth Williams recibe la sorpresa de haber conocido a un legítimo heredero y se posiciona como futura reina de Bechuanalandia. Como podíamos imaginar, el anticuado tío de Seretse y tercer jefe de la tribu se opone a la unión, junto con los altos cargos del Reino Unido, y la decidida pareja lucha por salvar estos escollos, pero familia y democracia se oponen sin mayor reparo a su amor puro: el primero engatusado por los altos cargos y su propia edad; los segundos mediante papeleo y urdidos tejemanejes burocráticos. Su pueblo y su hermana son los únicos que abogan por su pasión y se posicionan a favor.

Esta obra de tintes históricos es un melodrama y, como tal, posee sus principales características: opulencia en medio de la pobreza, un amor que infringe las normas, unos personajes que se oponen, otros que asienten y una grandilocuente música. Aunque la obra no es un biopic al uso, sí tira de referencias como Mandela y se hace cuesta arriba en algunos momentos.

El dúo de enamorados da una lección a todos con su tesón, razón y, sobre todo, unión. Ambos saltan las reglas de forma correcta, hacen las cosas bien, exponen sus argumentos y, en definitiva, luchan sin capa ni espada. Devotos y perfectos como si de dos santos se tratase y sin presentar ni una arista, lo que los hace faltos de personalidad por muy pura e inspiradora que su relación sea.

Pero lo cierto es que sobran tecnicismos y faltan palabras de amor en esta histórica pareja que vive una relación pintada como ardiente y apasionada que se ve, en realidad, apagada por una trama política que gana demasiada relevancia. Entendemos que ambas van ligadas, pero no están bien entrelazadas: una apaga a la otra y hace que pierda demasiado peso. El espectador puede agonizar entre tanta palabra rebuscada de tinte burocrático, más todavía si entra al cine buscando un amor de esos que te hielan la carne y dejan el vello como escarpias, algo que hasta su cartel promete.

Amma Asante manda un mensaje de amor interracial que supera las barreras geográficas (pero no idiomáticas) y que además pretende mandar un aliento, una dosis de amor a estos amantes del té y Mr. Bean. Los peculiares británicos deben recordar su tolerancia y saber hacer: recordar y reflexionar sobre la barbarie que ellos mismos crearon allá por unos tiempos que algunos quieren imaginar remotos.

 

LO MEJOR:

  • Un melodrama siempre agrada, aunque pueda llegar a resultar cansino.

LO PEOR:

  • Sobran tecnicismos y faltan palabras de amor.
  • Este tipo de créditos finales los hemos visto tantas y tantas veces…

Isabel García

No hay comentarios

Dejar una respuesta