Compartir

 

maxresdefault

 

En ocasiones demasiado contadas, aparecen en la cartelera ciertas películas que no están destinadas a pasar de puntillas por las salas ni a convertirse en esas típicas cintas que pueden describirse con una mueca y un simple levantamiento de hombros. Conmover al público no es, ni mucho menos, una tarea que resulte sencilla, sobre todo si tenemos en cuenta que el espectador está más que acostumbrado a encontrarse con esos pequeños trucos que buscan la lágrima fácil (y, a veces, el llanto humillante y descontrolado) que los cineastas se empeñan en colarnos en cuanto tienen la oportunidad. Podría tratarse del caso de TRUMAN, un largometraje dirigido por CESC GAY, un director que ha encontrado con este trabajo ese ansiado y complicado equilibrio entre la tristeza y la comedia a lo largo de “un paseo de cuatro días que había que caminar desde una especie de sentido del humor.”

Una dura experiencia personal fue el desencadenante que sirvió a GAY de inspiración, puesto que “al pasar por algo similar, escribí mucho y pensé que tenía ganas de hablar sobre esto, pero quería hacerlo de forma correcta, que pasase el tiempo suficiente para mí, sobre todo, y luego dándole este tono en el que intento quitarle hierro al asunto.” Asume que sigue el patrón de las emociones contenidas a la hora de hacer películas, como pudo ocurrir en UNA PISTOLA EN CADA MANO (2012), donde ya contó con RICARDO DARÍN JAVIER CÁMARA, dos actores en los que no pensó desde un primer momento porque “cuando escribía el guion, no pensaba en nadie, nunca lo hago, pero enseguida pensé en un perfil más concreto. Había hecho con RICARDO (DARÍN) un fragmento en UNA PISTOLA EN CADA MANO, y me quedó un gran vínculo con él, así que, antes de enviarle el guion, reescribí todo su personaje, le di un pasado que no le había dado en la primera versión. Se lo envié y la verdad es que aceptó enseguida. Y si RICARDO (DARÍN) se mete a jugar, se mete a jugar. Y con JAVIER (CÁMARA) encontré un equilibrio de personajes, de actores que, sobre todo, tienen una comedia detrás porque, si hago una película con actores igual de maravillosos, pero más densos, habría sido más dura de ver. Y ellos me parecieron una pareja con más transición entre al comedia y el drama.”

 

Truman-2

 

JAVIER CÁMARA es un viejo conocido de la interpretación en nuestro cine que ha abarcado todo el drama que se ha interpuesto en su camino, pero es su faceta cómica la que, en cierta medida, destaca por encima de esos hombres trágicos a los que la vida ha intentado castigar. En TRUMAN, interpreta el papel de amigo incondicional que se caracteriza por tener una paciencia de la que pocos podrían presumir, quizá por esa costumbre del personaje de RICARDO DARÍN de obligarle a pagar todo lo que se les pone por delante, ya sea la simple cuenta de un restaurante o un viaje a otro país. Sin embargo, la amistad que hay entre los dos resulta ejemplar, fue más allá del simple trabajo y “me encanta esta historia que nos hizo emocionarnos tanto rodándola y que, a la vez, hizo que nos lo pasásemos tan bien. Después, me gustó mucho ver cómo funcionaba la comedia, no solamente el drama, respirar entre los dos y que haya una cierta confianza. Hay varias escenas muy bonitas. Si es que yo a RICARDO (DARÍN) le llevaba los cafés a los rodajes. Esta película nos ha unido. Con RICARDO (DARÍN) no hay ningún escalafón, él nunca lo ha tenido y nunca lo ha pedido. Detesta a los actores élite y a aquellos que se creen algo. Es un tipo muy en el suelo, es un genio.”

La amistad en TRUMAN es un elemento que, sin duda, merece la pena destacar, incluso, quizá, por encima del tema dramático que planea encima de los personajes y que no los abandona en ningún momento. GAY entiende que “precisamente por eso, la amistad me pareció un buen vínculo para contar lo que quería contar. Esto lo podría haber situado en una relación de hermanos, pero la familia es una cosa más complicada. Sí me pareció que la amistad permite ese refugio donde el humor siempre está por ahí y los hombres, además, también tenemos ese tono entre la ironía y el humor que tanto se ve en la película. Probablemente, entre dos mujeres habría sido distinto porque las formas de actuar, en general, son diferentes. Si la hubiera hecho con dos mujeres en lugar de dos hombres, habría tenido otro caminar, habría sido mucho más expresada.”

 

foto-ricardo-darin-y-javier-camara-en-truman

 

Y no solo la amistad. La ironía y el humor a los que CESC GAY se refiere no se escapan de la mala sombra que persigue a los personajes protagonistas. En este sentido, la comedia intenta abrirse paso constantemente en una trama que, en otras circunstancias, resultaría totalmente desoladora y haría al público abalanzarse sobre el primer paquete de pañuelos que tuviese más cerca. Por ello, JAVIER CÁMARA concreta que hacer comedia, en cualquier caso, “no te lo planteas, no sabes a dónde va a ir la gente. Por ejemplo, CESC (GAY) nos decía en Toronto “¿Veis cómo se ríen?” cuando el personaje de DARÍN habla en la película de que Canadá es el Polo Norte. Uno no tiene que ser consciente de que está haciendo comedia. Pero ni con ÁLEX DE LA IGLESIA, ni con SANTIAGO SEGURA ni en 7 VIDAS. Uno no tiene que pensar en la comedia, tiene que pensar que lo que está hablando con AMPARO BARÓ es un problema entre madre e hijo. Y, por eso, produce hilaridad, porque está muy bien escrito, porque la comedia de situación no es una comedia de gag, es una situation comedy donde la situación es divertida, aunque los personajes lo pasen fatal. En EL APARTAMENTO de BILLY WILDER, uno se quiere suicidar y el otro ha perdido el trabajo, y tú lloras de risa. Ese es el tono. El director es que el que hace la película, tú tienes que hacer tu personaje.”

En TRUMAN hay cuatro personajes principales. Tres de ellos son humanos, uno es un perro. Y es el que da título a la película por una razón obvia que GAY utilizó “para despistar, así de claro. No quería poner el foco en ellos, ni en el tema. Quería poner la atención en algo que despistase, y lo hice a propósito para facilitar un poco no tener un nombre del tipo “Los últimos cuatro días”, que ya sería un título que coloca en un lugar a la película. Cuando ves animales en una película, te vas a la comedia automáticamente. Pero sobre todo porque es lo que lleva al personaje de RICARDO DARÍN, es por lo que está preocupado.”

TRUMAN se estrenó el pasado 30 de octubre y, desde entonces, no ha hecho más que recibir buenos comentarios. Y aunque quizá el enfrentamiento ante una situación tan complicada como la enfermedad pueda ser totalmente opuesto al que muestra la película, sí parece que el optimismo y el humor son un buen camino a seguir, tanto en el cine como en la vida.

 

 

Sheyla López

No hay comentarios