Compartir

TRUE

 

Por fin TRUE DETECTIVE terminó, después de tenernos pegados al televisor, ansiosos por saber qué pasaría y comiéndonos la cabeza con mil y una teorías al más puro estilo LOST. Ya sin haber terminado la serie se decía que era uno de los mejores estrenos del año; parece que este par de detectives tan peculiares nos ha ido dejando huella, y precisamente era lo que buscaba esta serie, los personajes se convertían en algo más importante que el caso que investigaban.

El objetivo de los guionistas estaba claro, querían que el centro de la serie fueran los dos protagonistas, y que tras muchos años, volvieran a juntarse para resolver (y así arreglarse ellos) el caso que les rompió personal y psicológicamente. A mi parecer, todo esto se vio eclipsado por la publicación de las diversas teorías, conspiraciones, pistas y curiosidades  sobre el caso investigado en cuestión.

La cara que se les debió quedar a unos cuantos cuando vieron que nada más lejos de la realidad, al final todo era mucho más simple de lo que nos habíamos creído o nos habían hecho creer. ¿Decepcionados o satisfechos? ¿Nos esperábamos algo más grande? Analicemos el final.

 

true-detective-spoilers
Eso es un retrato robot y lo demás son tonterías

 

Ya desde el primer momento nos presentan al “malo”. No creo que nadie se esperara que fueran a ir al grano tan rápido. Errol (GLENN FLESHLER), al que ya pudimos ver en el tercer episodio “THE LOCKED ROOM”, es la persona con cicatrices de la que tanto se ha estado hablando. Un personaje al que alguien desde luego debería estudiar: vive en una casa llena de muñecas, suciedad, trastos y con la compañía del cadáver de su padre y una hermana con la que mantiene una “curiosa” relación. Se podría hasta pensar en cómo ha durado tanto tiempo sin que le pillaran… Se ve que es una persona con un cociente intelectual por debajo de la media que ha sido manipulada hasta la saciedad por los Tuttle, suponemos.

Por fin Rush y Martin, hilando varias pistas, dan con el paradero del verdadero asesino. Todo un poco acelerado y cogido con pinzas (me refiero al momento Martin y la pintura verde) y se presentan en el domicilio de Errol. Martin entra en la casa en la que se encuentra la hermana y Rust va tras Errol. Así nos encontramos con Carcosa, una cueva llena de detalles escabrosos donde suponemos que nuestro hombre con cicatrices ha estado cometiendo diversas barbaridades.

Errol consigue apuñalar (además bien) a Rust. Martin entra en escena, y aunque también termina  herido consigue disparar a Errol y acabar con él (la manía de esta gente de matar a los malos y no poder así interrogarlos y descubrir algo más gordo que sabemos hay por encima…).

 

04143
Rust, ¡aguanta!

 

Decir que yo pensaba que Rust no sobreviviría; es más, creo que él mismo no creía sobrevivir.

Lo siguiente que vemos, ya para cerrar la serie, es a los dos detectives recuperándose en un hospital. Martin recibe la visita de su ex mujer e hijas, lo que de verdad él necesita en su vida. Y Rust, como siempre, tan especial él, termina con un monólogo muy filosófico y espiritual en el que recuerda a su hija.

 

http://youtu.be/GVlrNKtFLbM

 

Es verdad que han quedado cosas en el aire, como todo lo referente a la hija de Martin y su afición por recrear ciertas escenas del crimen. O el famoso “Yellow King”. ¿Yqué para con los Tuttle?  ¿Culpa nuestra por liarnos a teorizar o de los guionistas por lanzar mil y un detalles que no pueden quedar como “coincidencias”? Al final todo era obra de una mente perturbada y lo importante, como ya hemos dicho, eran los personajes y su evolución. A pesar de esto, una serie desde luego de sobresaliente con unos personajes muy cuidados, un montaje y  unos diálogos para enmarcar (¡y ese plano secuencia!).

Echaremos de menos ver a MATTHEW MCCONAUGHEY y a WOODY HARRELSON en el papel de Rust Cohle y Martin Hart, respectivamente. Ansiosos de ver con qué nos sorprenden la próxima temporada, por lo pronto PIZZOLATTO  dio para EW un adelanto: veremos: “mujeres duras, hombres malos y una historia oculta y secreta relacionada con el sistema de transporte de Estados Unidos”.

 

Elena rodríguez

1 Comentario

Dejar una respuesta