Compartir

Torrente_5_Operaci_n_Eurovegas-241259676-large

 

El mismo SANTIAGO SEGURA aseguraba en la rueda de prensa posterior al pase de su nueva película (la quinta parte de la saga más famosa, grande y larga del cine español, TORRENTE 5: OPERACIÓN EUROVEGAS) que no tiene intención de dejar de lado al personaje, pues este le permite abarcar diferentes géneros en cada una de sus nuevas aproximaciones. Y sabe de lo que habla: él ha hecho transitar la saga por diferentes ámbitos, y ninguna de sus películas puede compararse a las otras más que en términos de calidad. La primera, casi dramática con su neorrealismo berlanguiano; la segunda, una comedia de espías cazurros; la tercera, parodiando películas como EL GUARDAESPALDAS (1992); o la cuarta, primera película española en 3D, comedia de acción desmedida.

TORRENTE 5, y después de las más que mediocres tercera y cuarta entrega, supone un vuelco hacia el slapstick más gamberro y el cine de robos y atracos, que funciona a su vez como cuarta reinvención de la franquicia, esta vez en parodia no autorizada de OCEAN’S ELEVEN o LA CUADRILLA DE LOS ONCE (como ya se encargan de discutir el propio SEGURA y JULIÁN LOPEZ -interpretando a Cuco y supliendo a las mil maravillas a GABINO DIEGO-). Entre estos “11 de Torrente” encontramos nombres como CARLOS ARECES, FLORENTINO FERNÁNDEZ o JESULÍN DE UBRIQUE, todos y cada uno de ellos magníficos en el exceso que exige el guión de cualquier película de TORRENTE, pero ésta en particular.

 

8

 

SANTIAGO SEGURA también analiza la actualidad a las mil maravillas, y sigue con la vocación de BERLANGA contemporáneo que le hizo grande con TORRENTE, EL BRAZO TONTO DE LA LEY. La acción se sitúa en 2018, y la perspectiva que le da el futuro al autor de Carabanchel consigue urdir una parodia extrema de la actualidad que se vive en nuestro país. La ciudad de Madrid futurista y convertida en ruinas pese a su glorioso pasado, una España con su famosa “Unidad” maltrecha y amenazada y los casinos de Eurovegas como último baluarte de la sociedad europea en el pueblo español son tres de las muchas muestras que da SEGURA de su inconformismo ante la sociedad del momento en nuestro país.

Sí, esta nueva entrega de TORRENTE mantiene el humor chabacano de sus cuatro predecesoras (que puede hacer más o menos gracia según el espectador que reciba la parodia -ya algo estirada hasta un punto de no retorno-), pero al menos ya no convierte la película en una sucesión de cameos de sus “amiguetes”, como ya hizo con TORRENTE 3 y 4. Los cameos fluyen con la trama y nunca al revés: mientras en las dos anteriores estos se sucedían sin estar bien hilvanados y trasmitiendo hastío al espectador, aquí se urden como un tapiz de cultura pop de “hoy, ayer y siempre” en los que SEGURA busca recuperar el cine castizo con la despreocupación de su comedia gamberra y siempre, siempre autorreferente.

 

14

 

Fans de la saga, adelante, disfrutad de vuestra ración cuadrienal de escatologías e irreverentes gamberradas de vuestro asqueroso ex-policía favorito. Los que desconozcan al personaje (que pocos quedarán ya de estos), tienen la oportunidad de acercarse a él en esta divertida quinta parte (sin necesidad de ver antes las otras cuatro). Y los que, como yo, habían casi odiado las muy flojas LETHAL CRISIS y EL PROTECTOR, recuperar la fe perdida en TORRENTE, de la mano del mejor SEGURA.

 

 

LO MEJOR:

 

  • El gamberro y paródico análisis de la actualidad social que hace SEGURA.
  • Consigue acercarse a la mejor versión de TORRENTE.

 

LO PEOR:

 

  • El humor chabacano y escatológico sigue siendo el motor cómico de la saga.

 

 

Pol Llongueras

No hay comentarios

Dejar una respuesta