Compartir

¿Remakes sí? ¿Remakes no? La pregunta deja de tener validez desde el momento en el que es el público quien reclama los remakes. ¿Se está acabando la originalidad en el cine de terror en particular? Desde luego que no. Cada año surgen nuevos cineastas que, con escasos presupuestos y menos promoción, plasman (con mayor o peor fortuna) nuevas ideas cuyo recorrido suele empezar y acabar en los festivales especializados. La taquilla no suele responder a ideas originales, salvo honrosas excepciones (Déjame salir). Como las nuevas adaptaciones y las secuelas se están convirtiendo en el pan de cada día en los cines de todo mundo, aquí podéis repasar nuestros 10 remakes de terror favoritos de este nuevo siglo:

10. HERMANDAD DE SANGRE

En 2009 nos llegó el remake de la ochentera y poco conocida Siete mujeres atrapadas. La nueva Hermandad de sangre se centraba más en rendir pleitesía a Sé lo que hicisteis el último verano y Pequeñas mentirosas que a la cinta original, a pesar de abrir con un plano secuencia muy digno que homenajeaba (o más bien actualizaba) el slasher ochentero.

Hermandad de sangre funciona mucho mejor como comedia negra, o como parodia, que como una película de terror al uso. ¿A qué clase de descerebradas se les ocurriría gastar semejante broma? ¿A quién le importa la identidad del asesino? “Claire, me gusta ser tu amiga porque me hace multicultural sin tener que hacer nada”, dice una de ellas a otra de rasgos orientales. 90 minutos de pullas (algunas bastante ingeniosas, por qué no decirlo) acompañadas de sangre y cameo de Carrie Fisher. Pero lo más importante: la película hace apología del zorrerío. Porque estamos hartos de mojigatas. Aquí tres de las cinco protagonistas son amorales y las peores amigas que uno podría echarse a la cara, y las otras dos son las beatas que se necesitan en cualquier película y que siempre son lo que menos gusta (ahí tenemos también como ejemplo reciente Scream Queens, donde el público repudiaba a la sosaina protagonista).

9. LA ÚLTIMA CASA A LA IZQUIERDA

El poco conocido Dennis Iliadis se encargó en 2009 del remake de la película homónima de Wes Craven, clásico del cine de terror setentero inspirado en El manantial de la doncella, de Ingmar Bergman. Calificada R por varias secuencias de extrema dureza (la violación es escalofriante), los 45 millones recaudados en todo el mundo cubrieron holgadamente los gastos de producción y marketing.

Al igual que ocurrió con La matanza de Texas, la nueva versión de La última casa a la izquierda optó por una fotografía mucho más sobria y menos sucia, unos actores no primerizos y una mayor planificación y cuidado de las secuencias. Esta casa a la izquierda nos ha dejado un villano para el recuerdo (Garret Dillahunt, el padre de familia en la cómica Hope), momentos locos (el microondas) y una familia badass como pocas veces hemos visto.

8. LA CASA DE CERA

El español Jaume Collet-Serra debutó en el cine con un remake de Los crímenes del museo de cera y le cayeron palos por todas partes. Muchos de esos palos tuvieron que ver con la presencia de Paris Hilton en el reparto principal, porque la multimillonaria heredera fue utilizada como principal reclamo publicitario para vender la cinta. “Vean morir a Paris Hilton”, anunciaban algunos siniestros anuncios norteamericanos.

La casa de cera es un dignísimo remake a pesar de unos excesivos primeros 45 minutos de calma antes de la tormenta. Pero se lo perdonamos. Se lo perdonamos porque luego viene un auténtico festín visual: el dedo, el pegamento en la boca, ese cine fantasma proyectando ¿Qué fue de Baby Jane? o un incendiario clímax final que es visualmente apabullante son razones más que suficientes para que defender un slasher que merece, y mucho, la pena.

7. HALLOWEEN: EL ORIGEN

Tras conseguir una merecidísima aura de culto por sus obras magnas La casa de los mil cadáveres y Los renegados del diablo, Zombie se atrevía con el remake de un clásico que hoy en día sigue contando con hordas de fans en todas las esquinas. El director habló personalmente con John Carpenter por temor a que este le escupiese en un ojo. No pasó. Carpenter le dio vía libre para hacer con su película lo que le diese la gana.

Zombie pensó que lo que le faltaba (si es que le faltaba algo) a La noche de Halloween era contexto: el público necesitaba entender las motivaciones de semejante bestia asesina. Los primeros 40 minutos de Halloween: El origen funcionan como precuela y destilan al 100 % la abrumadora personalidad del Rob Zombie director; luego viene el remake que arriesga mucho menos y cuenta lo mismo, pero que lo hace muy bien. Lo mejor del éxito de esta nueva entrega es que los estudios le dieron vía libre al realizador (era la condición indispensable que él puso) para realizar una secuela. Halloween 2 es un Zombi desatado y es lo mejor que le habría podido pasar a la saga.

6. THE RING (LA SEÑAL)

Qué alegría allá por el 2002 cuando un director de nombre Gore (¡gore!) revitalizaba el género de terror mainstream tras el taquillazo que supuso su remake de Ringu, una de las películas orientales más influyentes de los últimos años. The Ring (La señal) arrasaba en todo el mundo amasando más de 250 millones de dólares y poniendo de moda para el público anglosajón a las mujeres con pelucas enormes (en la era pre RuPaul).

La película ayudó a consagrar la carrera de Naomi Watts, que ya había enamorado a la crítica el año anterior con Mulholland Drive y aquí se convertía en la heroína tras visionar el famoso VHS maldito y salir fatal en las fotos luego. Gore Verbinski (la saga Piratas del Caribe y la interesantísima La cura del bienestar) firmaba una notable película en la que destacaban una atmósfera deprimente y un vídeo absolutamente escalofriante. Ninguna de las secuelas (The Ring 2 y Rings) estuvo mínimamente a la altura.

5. POSESIÓN INFERNAL

El debut cinematográfico de Fede Álvarez se produjo con este remake de Posesión infernal, la cinta de culto dirigida por Sam Raimi en 1981 en la que un grupo de jóvenes vivía un fin de semana infernal. Aclamada por la crítica y con una nada desdeñable taquilla de 100 millones (habiendo costado apenas 17), la nueva entrega sirvió como carta de presentación para un director que volvió a arrasar con No respires y cuyo futuro está lleno de proyectos interesantes.

La nueva Posesión infernal tiene personalidad propia: una atmósfera mucho más asfixiante y malsana, carente de cualquier ápice de humor del que hacía gala la película de Raimi, con las drogas como telón de fondo (el conflicto familiar ya tal) y mucha más sangre. Porque, al menos en nuestro país, habían pasado ya muchos años desde que pudiésemos ver un clímax final tan lleno de hemoglobina en pantalla grande. Debemos celebrar como un auténtico triunfo el retorno a las salas del cine burro sin pretensiones que tan agradables sorpresas nos había dado en el pasado, y la presentación de un director que, seguro, nos seguirá sorprendiendo con secuencias tan impecables como la ducha hirviendo o el primer acoso a Mia.

4. LA MATANZA DE TEXAS

El clásico de Tobe Hooper tuvo hasta tres secuelas antes de que alguien se atreviese con el remake. Ni Viggo Mortensen, ni Matthew McConaughey ni Renée Zellweger consiguieron revitalizar una saga que había decaído hasta la absoluta vergüenza ajena (La matanza de Texas: La nueva generación era demencial). Tuvo que ser Jessica Biel y su comentadísima camiseta mojada la que devolviese a Leatherface a la cima del box office. Y fue su gran éxito, junto a los millones que recaudaba Km 666 (sobre todo en el formato doméstico), el que nos devolvió el maravilloso subgénero del slasher a los patios de butacas.

Esta matanza de Texas dirigida por Marcus Nispel mejoraba algunas de las carencias de la cinta original: aquí los personajes son menos insoportables (¿alguien recuerda al hermano en silla de ruedas de Sally sin cabrearse?), los actores tienen más nociones de interpretación, la familia disfuncional está algo más definida (aunque nos seguimos preguntando de dónde sale el maldito niño dentudo) y Leatherface da algo más de miedo. Es complicado comparar la original con esta nueva propuesta porque son diametralmente opuestas. Porque la rompedora cinta de Tobe Hooper hay que entenderla dentro de una época y un contexto determinado. Es tan ingenua que tanto el público como la crítica de hoy en día la destrozarían sin miramiento alguno. La conclusión definitiva es que disfrutéis de ambas, de Leatherface y del placer que debe suponer matar a jóvenes estúpidos.

3. LAS COLINAS TIENEN OJOS

10 MEJORES REMAKES DE TERROR

Tras el enorme éxito (sobre todo cualitativo) de Alta tensión, Wes Craven y su equipo decidieron reclutar al francés Alexandre Aja para hacerse cargo de la secuela de la cinta de caníbales realizada en los setenta por el célebre director de Scream. La elección no pudo ser más acertada: la revisión de Las colinas tienen ojos tiene personalidad propia y gore, mucho gore.

Con un cast inspiradísimo y algunas secuencias que deberían estudiarse en escuelas de cine (el acecho a la caravana es de lo mejor que hemos visto en mucho tiempo), este remake acertaba donde la original deslucía un conjunto más que decente, porque aquí los malos no son irrisorios y hay un contexto mucho más realista que explica por qué son como son. Ninguno de los implicados aquí volvió para la olvidable secuela, El retorno de los malditos. Y, por favor, Alexandre Aja, te rogamos que te pongas las pilas de nuevo.

2. MANIAC 

Bajo la producción de Alexandre Aja, el poco conocido Franck Khalfoun (Parking 2) se hizo cargo del remake de una modesta película de terror de los ochenta, Maniac, centrada en un asesino en serie que asesina brutalmente a mujeres y colecciona sus cabelleras para exponer en diferentes maniquís.

Esta nueva versión cuenta con un hallazgo importante: que toda la cinta está narrada con cámara subjetiva. Usamos los ojos de este sanguinario psicópata para ser testigos de todas sus fechorías, vemos sus asesinatos mucho más cerca que nunca y casi notamos el aliento de las víctimas en nuestra propia cara. Maniac es una de las películas más brutales, directas y adrenalínicas de los últimos años. Frodo ha muerto para siempre. Viva Elijah Wood.

1. AMANECER DE LOS MUERTOS

10 MEJORES REMAKES DE TERROREn 2002 Danny Boyle filmaba una película que se convertía en clásico y no solo devolvía a los zombis al cine, sino que además los hacía correr. 83 millones de dólares después, Universal se quiso subir al carro y dio luz verde a un remake de Zombie, el clásico del ahora vive-de-rentas George A. Romero. Zack Snyder dirigía su primer largo, James Gunn escribía su primer proyecto importante y Sarah Polley, musa del cine indie, lo protagonizaba. Había muchas dudas. La nueva cinta de zombis llegaba a los cines norteamericanos el 19 de marzo de 2004 y conseguía destronar del número uno otra cinta gore, mucho más taquillera, pero de tono diferente: La pasión de Cristo.

Los 10 primeros minutos de Amanecer de los muertos (que por algo está entre nuestras 10 películas favoritas de zombis) son probablemente lo mejor que le ha pasado al cine de género este siglo (y por qué no, del anterior). Unos créditos iniciales espectaculares explican en 3 minutos el contexto en el que se desenvolverá la película al ritmo de Johnny Cash y su insuperable The Man Comes Around. A partir de ahí comienza la frenética carrera por sobrevivir de un grupo de desconocidos que se atrincheran en un centro comercial. Aquí no hay apenas denuncia social, como sí la hubo en la cinta original. Sí hay más espacio para el humor puntual (ay, Jay Leno), la sangre (mucha sangre) y la acción trepidante. Y lo mejor de todo es que si eres un blando tienes la oportunidad de creer en un happy end que se torna en pesadilla después de los créditos.

A la espera de otros tantos remakes más o menos esperados (el de Suspiria a la cabeza), debemos entender que esta moda de “profanar” películas más o menos antiguas (el remake de REC se perpetró apenas un año después de la original) con el objetivo de hacer caja no tiene por qué ser una mala noticia desde el momento en el que la cinta original en cuestión vuelve a estar de actualidad y puede conseguir nuevo público.

 

Jose Cruz

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.