Compartir

toast0

 

Menos no es siempre sinónimo de malo, precario, poco original, escaso, carente… A veces menos es simplemente más. Es sólo cuestión de saber cómo sacar el máximo provecho a los elementos que se tienen. Y eso justo es lo que ha hecho ERIC BOADELLA con su ópera prima. Curtido como realizador en video-clips, premiado en distintos festivales internacionales, ha dado el salto a la gran pantalla con TOASTMASTER, una cinta amable, cercana, que cuenta un mundo cotidiano y peculiar de una forma fresca y sencilla.

BOADELLA, también guionista del film, nos presenta una historia a primera vista elemental. Ante la segunda boda de su madre, Alek (un joven con raíces armenias) decide visitar a su tío Kapriel. Éste, a su vez, decide aprovechar este momento de la visita para enseñarle una antigua tradición familiar, oficiar como Maestro de Brindis. Con este argumento, el director y guionista barcelonés, pone en marcha un proyecto cuya realización no ha sido un camino de rosas en ningún momento: desde su financiación, con apenas 50.000 euros de presupuesto (la mayoría recaudada a través de crowdfunding,); pasando porque la mayoría  de actores eran debutantes en el mundo interpretativo; hasta por sus escasos 14 días de rodaje y una complicada post-producción, que se terminó haciendo en Barcelona.

Aún con todas estas dificultades citadas, ERIC BOADELLA consigue una película que cautiva desde el primer momento, con ciertas escenas que absorben y deleitan al espectador, muchas de ellas improvisadas por los mismos actores. Vamos, que transmite durante todo el metraje un aire fresco por los cuatro costados. Grabada con un formato s16mm, el director de fotografía (HERMES MARCO) decidió otorgar a la cinta una imagen naturalista, rodando el número máximo de secuencias posibles en una sola toma y en los que los primeros planos y los planos fijos son el recurso más usado por el cinematógrafo.

Pero si hay que resaltar algo sobre todo lo demás, eso es sin lugar alguno, los actores. La química que transmiten entre ellos es contagiosa y traspasa la pantalla llegando a los espectadores. De esta manera, DAVID HOVAN nos regala una soberbia interpretación de el Tío Kapriel, siendo el único intérprete con experiencia en el cine. En cuanto a sus dos contrapuntos, el sobrino Alek y su hermanastra Mariella, son interpretados por los debutantes SEVAG MAHSEREJIAN y la pequeña KALI FLANAGAN que logran plasmar una naturalidad y espontaneidad que hoy por hoy resulta complicado de ver en la gran pantalla. Juntos forman un tándem perfecto.

 

CONCLUSIONES

 

TOASTMASTER, que ya participó en la cuarta edición del Atlantida Film Fest supone una bocanada de aire fresco para el espectador. Sin pretensiones de ningún tipo, consigue conquistar a los espectadores contándonos con esta comedia, en la que los tres protagonistas consiguen traspasar esa química mágica que se crea entre ellos a cada uno de los presentes en la sala. Y es por eso por lo que no ha pasado desapercibida: la cinta de BOADELLA se estrenó con éxito en Estados Unidos durante el 27Th Wine Country International Film Festival, recibiendo el premio de Mejor Opera Prima. Podemos asegurar que no resultará indiferente.

 

Sonsoles Caro

No hay comentarios

Dejar una respuesta