Compartir

 

sta

 

Anoche tuvimos el placer de asistir al preestreno del primer capítulo de STALKER, el nuevo procedimental que nos llega a través de TNT de la mano de uno de los magos del género: KEVIN WILLIAMSON y que se estrenará el próximo Jueves 13 de Noviembre a las 22:30 en nuestro país. Nuestros atentos anfitriones, una vez más: los muchachos y muchachas del colectivo BIRRASERIES y el propio canal TNT, representado por su coordinadora de comunicación, PATRICIA CRUZADO.

 

VIGILA QUIÉN ACOSA

De una serie llamada STALKER y dedicada a los acosadores profesionales, que en este mundo de redes sociales en el que nos movemos son legión, esperaríamos un procedimental con poca acción/violencia y mucho juicio, más centrado en acordar órdenes de alejamiento y prisión preventiva que otra cosa, ¿verdad?. Pues bien, a los mandos está KEVIN WILLIAMSON, que se da el gustazo de abrir su serie con un sádico asesinato cometido por un misterioso enmascarado. ¿Os suena? Toma seña de identidad.

A partir de ahí, todo el piloto se vuelve algo más tradicional: la serie se centra en el trabajo de la teniente Beth Davis (MAGGIE “NIKITA” Q) y el recién llegado detective Jack Larsen (DYLAN “REHENES, AMERICAN HORROR STORY” MCDERMOTT) en la Unidad de Reconocimiento de Amenazas de Los Ángeles (o Brigada Antiacoso), un departamento que lidia con los casos de acoso (“stalking”) que se salen de madre. Tal y como empieza el capítulo, uno más bien tiende a creer que se van a enfrentar a lo más depravado de la sociedad, pero pronto nos presentarán un arco argumental más a largo plazo y también más al uso, en el que podremos comprobar que la fina línea entre la admiración y la obsesión por una persona son capaces de convertir a la persona más inofensiva en un criminal en potencia.

 

Stalker1

 

STALKING THE STALKERS

El punto fuerte de esta producción, seguramente, será la relación entre sus dos carismáticos protagonistas (la teniente Davis, fuerte y decidida, y el detective Larsen, tan brillante como indisciplinado), y el juego que puedan dar sus respectivos lados oscuros: la primera apunta dotes de justiciera, no dudando en intimidar a los stalkers que actúan amparados por la ambigüedad de las leyes, mientras que el segundo oculta el verdadero motivo de su traslado a Los Ángeles, comportándose en su vida privada como uno de los criminales a los que persigue. Y de fondo, lo que adivinamos será una galería de “creeps” (la canción de cierre del primer episodio es toda una declaración de intenciones) que traspasarán la línea del acoso para entrar en el terreno de la psicopatía más descontrolada.

 

EL ACOSO ESTÁ DE MODA

Con escándalos de acoso a celebrities a la orden del día, y viviendo en una sociedad obsesionada con un exhibicionismo social que facilita el seguimiento de la víctima por parte del cazador, STALKER ha obtenido buenos resultados de crítica y público en USA, y se ha ganado el derecho a finalizar su primera temporada. Firme, por tanto, la apuesta de TNT por una serie que expone un nuevo tipo de crimen, y los medios al alcance para enfrentarse a él. ¡Buena suerte, Teniente Davis!

 

 

¿Y vosotros, la vais a ver? ¿Os atraen este tipo de series?

 

Paco Fernández

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.