Compartir

De vez en cuando ocurre que, entre el amplio abanico de series que tenemos al alcance, se cuela alguna que otra revelación que sorprende por encandilarnos, pese a no ofrecer a priori nada novedoso. Es el caso de This Is Us, la aclamada dramedia familiar que pisó fuerte con su nominación en los pasados Globos de Oro. Hoy os traemos nuestra revisión e impresiones con motivo de la finalización de su primera temporada.

This Is Us nos llega de la mano de la NBC y Dan Fogelman (guionista de Crazy, Stupid, Love, Cars o Enredados) y nos cuenta las historias entretejidas en distintos tempos de una familia normal y corriente. Es precisamente esto último en lo que reside su éxito. El gran logro de esta serie es aterrizar como una opción fresca, con encanto y muy disfrutable en un género con no pocos productos. ¿Y cómo lo hace? ¿Por qué destacan los Pearson por encima de cualquier otra familia televisiva? La chispa y el gancho que tiene This Is Us se deben, en gran medida, a sus personajes.

No les ocurren grandes dramas y tragedias, sino que a lo largo de su vida se van encontrando con los baches que podría encontrarse cualquier persona. Fogelman ha sabido utilizar muy bien la baza de lo cotidiano y la serie que ha creado gusta porque el espectador se siente mucho más identificado con esta propuesta que con grandes melodramas que acaban resultando inverosímiles.

Además, todo el elenco hace un maravilloso trabajo que refuerza la empatía que el espectador siente hacia los personajes.

¡Atención, spoilers!

Cuando uno se pone a ver el capítulo piloto de This Is Us se encuentra otra serie familiar más. La mayor curiosidad que puede suscitar gira en torno a que cuatro de los protagonistas comparten día de cumpleaños (¿pero qué es esto, Sense8?). Es magistral lo que hace Dan Fogelman poniendo a nuestra disposición este detalle que, en el fondo, no tiene la mayor trascendencia, y que al mismo tiempo está desde el primer momento dando pistas de la verdadera estructura que tiene esta serie y que solo se descubre con el giro del final del capítulo. Es en ese preciso instante cuando el espectador se queda tan asombrado que decide que tiene que seguir viendo This Is Us sí o sí. Y es que lo que empieza pareciendo una serie sobre historias paralelas o entrelazadas de diferentes familias acaba siendo el recorrido por el pasado y presente de una misma familia. Una vez descubierto el “truco” es fácil dejarse llevar por todo lo que les acontece a los Pearson, enamorarse de cada uno de sus personajes, reír con sus alegrías y llorar con sus penas. Porque This Is Us tiene fama de hacernos sacar el pañuelo con cada capítulo, sabe cómo emocionar narrando el día a día de gente común.

No se trata de una serie de suspense y, sin embargo, de cuando en cuando sorprende con cliffhangers muy efectivos. En This Is Us el presente te spoilea el pasado en la medida justa para crear el misterio en torno a la etapa que se narra en los flashbacks. El ejemplo más claro de esto es la muerte de Jack (Milo Ventimiglia). Sabemos que muere, pero nos carcome saber cómo. Esta fórmula narrativa le permite a su autor mantener el interés de la serie y a la vez seguir contando en el reparto con personajes tan queridos como el propio Jack o el adorable William (Ron Cephas Jones), padre biológico de Randall (Sterling K. Brown).

Ahora bien, ¿hacia dónde va This Is Us? Lo cierto es que la season finale nos dejó tan descolocados que sería difícil adivinarlo. Cuando pensábamos que por fin íbamos a descubrir qué le pasó a Jack, nos encontramos con una discusión monumental entre Jack y Rebecca (Mandy Moore), que desde el principio han sido un matrimonio envidiable. Además, el guion hace un requiebro introduciéndonos una nueva línea temporal anterior a los flashbacks hasta ahora vistos. Así, nos permite retrotraernos al momento en el que Jack y Rebecca se conocieron y nos muestra también un Jack notablemente diferente del “hombre y padre perfecto” que conocemos. Intuimos que este nuevo giro está integrado con toda idea de poder seguir tirando de ese hilo en los próximos episodios.

La única respuesta a qué será de los Pearson solo nos la traerá el tiempo. Por lo pronto los datos de audiencia de This Is Us en la televisión norteamericana se han mantenido semana tras semana sin bajar de los quince millones de espectadores que acumuló la emisión del piloto, y estamos de enhorabuena, pues la ficción ya ha sido renovada por una segunda y tercera temporada.

Aitziber Polo

No hay comentarios

Dejar una respuesta