Compartir

Negan y Gabriel The Walking Dead El Palomitrón

Esta semana en The Walking Dead hemos tenido poca acción y mucho diálogo. Nos hemos enterado de alguna cosilla de la vida de Negan y poco más. Ya avisamos de que la serie se ha parado en seco; da la impresión de que las ideas son mínimas en sus responsables y nos están alargando algo que no lleva a ningún sitio. Comenzamos.

Atención: Contiene spoilers

Empieza el capítulo en algún momento del pasado, con el padre Gabriel rezando y pidiéndole a Dios que haga su muerte útil para un propósito superior. Enseguida nos encontramos con Gregory, también antes del ataque, que está con los Salvadores y que habla con Simon sobre lo que ha ocurrido con Maggie en Hilltop. Aquí nos damos cuenta de que algo le pasa a Gregory, ¿tiene problemas de memoria? A continuación, y como si de una reunión profesional se tratase, en torno a una mesa están los cabecillas de los Salvadores, entre ellos Negan, Dwight y Eugene. El del bate no cree que Gregory pueda hacer entrar en razón a su gente y considera la posibilidad de matar a quien haga falta por el bien del resto de las comunidades. En ese momento se oyen los disparos de Rick y los suyos al llegar al recinto.

Negan, Gabriel y zombis The Waling Dead El Palomitrón

Pasamos al lugar donde están escondidos Gabriel y Negan. El primero considera que Dios le ha escogido para escuchar y perdonar los pecados de su enemigo. Mientras intenta que el jefe de los Salvadores vaya relajándose, en un descuido, recupera su arma y corre a esconderse en otro cubículo. Acosados por los muertos, Negan se confesará y hablará de su mujer, a la que trataba bastante, y a la que tras el holocausto no tuvo valor de matar a pesar de estar muy enferma. El cura saldrá del escondite “perdonando” a su enemigo, y juntos usarán la táctica de untarse de zombi para salir de su escondite. Todo va bien hasta que Gabriel tropieza y son perseguidos por la horda.

En la fábrica de los Salvadores se especula con la muerte de Negan y se habla del posible infiltrado. Eugene sospecha de Dwight, pero aún no lo ha delatado. A la vez, los trabajadores que viven bajo el yugo de los Salvadores reclaman que el pacto no se está cumpliendo: están rodeados de mordedores, no tienen suministros… Cuando la cosa parece que se pone tensa, con disparos de por medio, aparecen Negan y Gabriel. Los rebeldes se arrodillan y el Salvador aparece como una figura mesiánica dispuesta a guiar a su pueblo. El cura es encerrado y Eugene va a visitarle; lo encontrará tiritando y enfermo y le pedirá que por favor ayude a que el médico vuelva a Hilltop para cuidar de Maggie.

Negan mesías The Walking Dead El Palomitrón

A todo esto, Rick y Daryl han ido a hacerse con el botín del coche con armas que interceptaron en la carretera. Encuentran explosivos que el de la ballesta quiere usar para atacar la base de los Salvadores, pero el policía tiene miedo de herir a los trabajadores inocentes. Esta diferencia de ideas parece que no se va a solucionar y empiezan a pegarse, hasta que se dan cuenta de que el vehículo está ardiendo y de que la dinamita está a punto de explotar. Tras la detonación, retoman sus respectivas misiones y se separan. Aquí vendrá lo sorprendente de la semana: Rick ve un helicóptero sobrevolando la zona. Es solo un instante, y parece que hasta duda de que sea real, después sigue su camino.

Rick flipando The Walking Dead El Palomitrón

Este capítulo ha sido medianamente interesante porque nos hemos encontrado con un Negan desconocido y un dolor que recubre de incesable verborrea, tembleque y bate. También sabemos por qué los súbditos de los Salvadores se dejan mangonear de esa manera: han cambiado su libertad por tener seguridad. Y poco más, ya que la trama principal no avanza y seguimos estancados en “el mismo día y a la misma hora”. Rick parece que va a visitar a los Basureros, no sabemos con qué propósito; la verdad es que tampoco resulta demasiado prometedor porque… ¿alguien los ha echado en falta? Por otro lado, la aparición estelar del helicóptero parece un cascabel puesto para avivar nuestro interés; un cliffhanger que pasará por allí para intentar emocionar e intrigar al espectador. ¿Serán capaces de aguantar ese recurso y derivarlo en algo interesante? Veremos, aunque no somos muy optimistas. Rick, tú antes molabas.

Rocío Alarcos

No hay comentarios

Dejar una respuesta