Compartir

Richard y Morgan The Walking Dead El PalomitrónEl final de la séptima de The Walking Dead se acerca, pero al ritmo que continúan llevando los capítulos, que ya hemos comentado en los análisis de las anteriores entregas, todo apunta a que quedará en un final de infarto que dejará ojipláticos a los espectadores y con unos meses llenos de incertidumbre hasta el comienzo de la siguiente temporada. El ejército de Rick está más cerca de ser una realidad, pero la batalla final, no. ¿Qué ha pasado esta semana? Os lo contamos.

Atención: Contiene spoilers

El capítulo comienza con la preparación por parte de Ezequiel de un curioso cargamento, que entendemos que es para los Salvadores; luego lo veremos en contexto. Tras los créditos, una alterada Carol se despierta en medio de la noche, para, a la mañana siguiente, visitar el reino. Allí le pide a Morgan (Lennie James) que le diga si es verdad lo que le contó Daryl, que todo está bien en Alexandria, y este le contestará que para saberlo tendrá que hablar con el de Atlanta, que él no le dijo dónde estaba y que, si llegaron a ella, no fue por su culpa.

Benjamin, Henry y Morgan The Walking Dead El Palomitron

Morgan acompañará al rey Ezequiel y a los suyos, entre los que están Richard y el joven Benjamin, el muchacho que ha estado entrenando con él en el Reino, para la entrega de suministros a los Salvadores. Durante el viaje, encuentran una hilera de carritos de la compra a modo de obstáculo; todos se repliegan temiendo que sea algún tipo de emboscada. Entonces descubrirán una tumba recién escavada con un cartel que pone “Enterradme aquí” y que consideran el fruto de la alienación en la que viven. Cuando se encuentran con los secuaces de Negan, estos les harán saber que falta un melón y amenazan a Richard, que encara su destino sin pestañear, aunque el herido en la trifulca será Benjamin.

El sacrificio de Richard The Walking Dead El Palomitrón

Llevan al chico a la casa de Carol, donde morirá desangrado. Morgan sufrirá una crisis, en la que mezclará los recuerdos de la pérdida de su familia con la muerte del joven Benjamin, y parece que está a punto de perder la cabeza otra vez. Entonces ata cabos y se da cuenta de que la tumba y los obstáculos los preparó Richard. Se reúne con él y este le confirma sus sospechas, explicándole que estaba dispuesto a dar su vida para que el Reino se levantase en armas contra los Salvadores.

Jerry, Ezequiel y Morgan The Walking Dead El PalomitrónAl día siguiente, vuelven al punto de encuentro para entregar el melón que faltaba, la primera escena. Entonces, Morgan saltará sobre Richard y lo matará delante de todos. Explicará que lo ha hecho porque el muerto pretendía llevarlos a un enfrentamiento que no se desea y dará a entender que el pacto entre el Reino y los Salvadores continúa inquebrantable. Enterrará a Richard en la tumba que él mismo había preparado e irá a casa de Carol para contarle atropelladamente lo que en realidad ocurrió con sus amigos (las muertes de Glenn, Abraham y Olivia, los chantajes de los Salvadores, etc.) y explica que él vuelve a Alexandria para luchar. La mujer lo detiene y le pide que se quede en su casa; enseguida lo veremos en el porche afilando su palo que, suponemos, ahora será una lanza. A continuación, Carol llega al Reino cargada con equipaje. Se dirige directamente a ver a Ezequiel, que está replantando su jardín (han tenido que desbrozarlo completamente por un problema de parásitos) junto a Henry, el hermano de Benjamin. Tras una breve conversación, ambos tienen claro que deben prepararse para que el Reino entre en la guerra contra Negan, “pero no hoy”.

Morgan y Carol The Walking Dead El Palomitrón

El capítulo se ha centrado casi exclusivamente en Morgan, de manera que no podemos hablar de tramas sobrantes. Ha tenido acción, revelaciones y muertes inesperadas y sorpresivas, de las que van a remover conciencias en los personajes, a provocar cambios y que la ficción avance. Además, nos hemos liberado de Richard, un personaje al que se le daba una importancia incomprensible y que ponía de los nervios al espectador con cada una de sus acciones. Y, no lo olvidemos, estaba dispuesto a sacrificar a Carol, nuestra Carol, por entrar en guerra. También se ha incluido algo de humor en la escena en la que Nabila, una súbdita de Ezequiel, debe comentar algo con él, pero está aterrada al estar en presencia de Shiva, hasta el punto de que, cuando el animal ruge, ella dirá que tiene que ir a cambiarse porque se ha hecho pis encima. Si no fuera por el terrible croma, nos creeríamos totalmente la reacción de la mujer ante semejante felino.

Morgan perdiendo la cabeza The Walking Dead El Palomitrón

Este capítulo ha tenido más ritmo que los anteriores, quizá se está empezando a acelerar de cara al final de temporada, del que Scott Gimple, el showrunner de la serie, ha dicho que será “intenso y devastador” en recientes declaraciones. Pero aún le falta cierta chispa que no nos haga temer que el declive se ha instalado en la ficción de forma permanente. Nos podemos quedar con el retorno de la Carol guerrera, tan alejada de aquella mujer apocada que conocimos en las primeras temporadas y de la arisca ermitaña de la actual, y con un rey Ezequiel dispuesto a entrar en lucha por proteger a los suyos. Está claro que la neutralidad no sirve de nada en la época que les ha tocado vivir. Los tibios no pueden sobrevivir en un mundo plagado de hombres malvados y zombis, por eso seguimos confiando en Rick y su lucha.

Rocío Alarcos

No hay comentarios

Dejar una respuesta