Compartir

EUGENE MERCADO TWD EL PALOMITRÓN

Seguimos sin ver mejoría en esta segunda tanda de capítulos de The Walking Dead, como ya hemos indicado en anteriores análisis. Al menos ha regresado Negan y nos han presentado una cuestión que parece que tendrá su interés en la tan deseada confrontación entre Rick y los suyos contra los Salvadores. Pero, a la vez, hace protagonista a un personaje y una subtrama que no interesan para nada y que, como otros momentos, solo parecen estar de relleno. Comenzamos.

Atención: Contiene spoilers

La acción vuelve a Santuario, donde un desconcertado Dwight comprueba que Daryl ha desaparecido y Sherry, su mujer (aunque ahora “casada” con Negan), también. En ese momento hacen acto de presencia los Salvadores que hicieron la penúltima visita a Alexandria con Eugene de prisionero, que se comporta con su habitual cobardía histérica. Cuando se da cuenta de que lo que le espera no es el infierno que auguraba, ya que le ofrecen todo lo que puede desear, vuelve a su patraña de que era un eminente científico en el mundo preapocalíptico y que trabajaba para el gobierno en proyectos de alto secreto.

EUGENE ASUSTADO TWD EL PALOMITRÓN

Negan tendrá una charla con Dwight y le obligará a ir en busca de Sherry, y este no dudará en llegar hasta su antigua casa. Allí encontrará una nota de ella en la que le explica que ayudó a escapar a Daryl y que no quiere saber nada más de su ex, pues se ha convertido en una persona horrible, capaz de asesinar solo porque lo ordena el terrible dictador al que están sometidos. Mientras, Eugene le da una idea a los Salvadores para usar a los caminantes como parte de la protección de su refugio y hace buenas migas con un par de esposas de Negan, aunque pronto descubrirá que quieren algo de él: que fabrique unas pastillas para que una de sus compañeras pueda suicidarse y escapar de su terrible situación.

DWIGHT PENSATIVO TWD EL PALOMITRÓN

Dwight regresa y, como ser mezquino que es, decide pagar su frustración y salvar su propia vida preparando una prueba que haga pensar a todos que el médico de los Salvadores fue el que ayudó a Daryl a escapar, a cambio de tener relaciones con Sherry. Y, efectivamente, Negan lo cree y terminará asesinando a este hombre de una forma muy cruel: lo tira al fuego del horno. Eugene es testigo obligado del momento. Quizá eso le hace poner sus ideas en claro; el caso es que ahora se comporta en el campamento como cualquier esbirro de Negan. Además, se enfrenta a las chicas que le pidieron ayuda, asegurándoles que sabe que quieren el veneno para matar a “su marido” y que puede ir a decírselo en cualquier momento, sabiendo que no le tocará ni un pelo, pues es imprescindible para él. Al momento aparecerá el mismísimo Negan en su habitación y, antes de que termine de hacerle su famosa pregunta, Eugene afirmará: “Soy Negan, lo era antes incluso antes de conocerte. Solo necesitaba conocerte para saberlo”. Cuando nos reencontremos con Eugene, estará convertido en un Salvador de los pies a la cabeza.

DWAIGHT FLIPANDO TWD EL PALOMITRÓN

Como comentábamos al principio, tenemos dos partes muy diferenciadas en esta nueva entrega. Una en la que se centra todo el atractivo de la entrega y otra que da una pereza terrible y que ha lastrado el ritmo del capítulo, ya de por sí pausado. La parte interesante, por supuesto, volver a encontrarnos con Jeffrey Dean Morgan y su Negan acosando a Eugene. La segunda, todo lo relacionado con Dwight, sus ansiedades y sus quebraderos de cabeza. La cuestión es que no sabemos de qué va este personaje, pero eso no lo hace seductor. Ni tan siquiera nos importan sus supuestos problemas de memoria, que relata Sherry en la carta que le deja. Aunque puede hacernos dudar de si se refiere a una secuela de algún trauma propiciado por las torturas a las que le sometieron tras su intento de huida o es algo metafórico, una forma de adaptarse y de sobrevivir bajo esas circunstancias. Eso sí, al menos nos ha traído algo de acción su argumento, como es ver la muerte del médico y que esta, a su vez, haya influido en Eugene.

Un poco más de lo mismo, pero con un ligero pico en la expectación porque… ¿Eugene ha vuelto a preferir la supervivencia a sus amigos o es todo un montaje? ¿Será capaz de convertirse en un quintacolumnista a pesar de los peligros que puede conllevar? ¿Cómo podrá mermar las fuerzas de los Salvadores si es el caso? ¿Por qué observó de manera tan descarada al muchacho que robaba en el mercado de los Salvadores? ¿Y cuánto tardaría Negan en darse cuenta de que tiene un saboteador en su propio clan? Y en caso de que sí que haya cambiado de bando, ¿Eugene podrá usar sus ideas e inventos para acabar con sus semejantes con tanta sangre fría como se podría esperar? Estas y otras muchas cuestiones se nos vienen a la cabeza, pero quizá no tengan respuesta en breve. Seguiremos esperando. Rick, confiamos en ti, pero igual debemos empezar a encomendarnos a Negan.

Rocío Alarcos

 

Blog The Walking Dead Spain - El Palomitron

No hay comentarios

Dejar una respuesta