Compartir

the strain

 

THE STRAIN, la última ficción de “terror” de FX, finalizó el pasado domingo 5 de octubre su primera temporada después de trece entregas. Lo primero que debemos destacar es que, en líneas generales, ha sido una adaptación muy fiel a la novela, creando una atmósfera muy cercana a la que vivíamos leyendo NOCTURNA. Como es lógico, se han tomado varias licencias, pero la sensación general es de que se ha seguido el planteamiento de la obra de GUILLERMO DEL TORO y CHUK HOGAN. Desde luego, que ambos estén detrás de la producción ejecutiva de la serie tenía que notarse.

Sin embargo, como ya comentamos en nuestras primeras impresiones, que se parezca a la novela no es -ni de lejos- algo positivo. La novela terminaba convirtiéndose en un pastiche de tramas nada entretenido y muy repetitivo sobre muertes insignificantes, y perdía gran parte del interés que despertaba al principio. Como no podía ser de otra forma, THE STRAIN ha seguido el mismo camino.

 

“THE MASTER”: DEL TERROR, JAMÁS SE SUPO

the strain 2

 

Uno de los aspectos más decepcionantes de toda esta primera temporada ha sido The Master. De hecho, ya circulan por internet encuestas preguntando si realmente da miedo o parece más un payaso de una fiesta de cumpleaños. Es verdad que GUILLERMO DEL TORO dota a todas sus criaturas de una personalidad muy particular -no hay más que ver a los “vampiros” de esta saga- pero con El Maestro se han coronado. Pasó de ser aterrador en los comienzos, cuando no le veíamos la cara, a ser una mofa para el espectador, que no sabía si reír o llorar cada vez que aparecía en pantalla. Mezclar a Nosferatu y a Voldemort no ha resultado nada efectivo, porque no puede ser que un vampiro corriente nos de más miedo que “el jefe”.

Y es que uno de los principales problemas de la serie es que se ha vuelto anodina por el ansia de querer mostrar. Nos explicamos: en sus primeros capítulos, donde reinaba el misterio y se jugaba más a la insinuación, THE STRAIN resultaba entretenida e interesante; pero cuanto más explícita se volvía, más recelo despertaba en el espectador, y el factor sorpresa iba difuminándose poco a poco. Todo esto hasta llegar a un episodio final que, si bien ha sabido unir bastantes cabos y concluir de una forma muy similar a la novela, ha perdido por completo la emoción. La “batalla” final -si podemos llamarla así- con The Master ha sido predecible, prescindible y aburrida; y suma una incongruencia más a la larga lista de sinsentidos que plagan el libreto de la producción de DEL TORO. A destacar: una joven tumba internet por completo en toda la ciudad.

 

DUTCH VELDERS, ¿ERA NECESARIA?

the strain 1

 

Estamos hablando de Dutch Velders, la hacker que se encarga de terminar con internet y las comunicaciones “mandada” por el misterioso millonario Eldritch Palmer. Intentan explicarnos que ella tiene un equipo detrás, y que han conseguido encriptar diferentes páginas -entre ellas Facebook y Twitter- para favorecer a la incomunicación entre los ciudadanos. En una trama más propia de SCANDAL que de una ficción emitida en FX, nos intentan vender la moto de una forma bastante pueril. Sin embargo, no podemos atacar a THE STRAIN en este aspecto, pues desde el principio puso sus cartas sobre la mesa, y nosotros decidimos jugarlas o no. Ya en el piloto vimos muchas incongruencias, mucha locura y mucho estilo serie B -creo y quiero pensar que El Maestro está concebido así por decisión propia, no por error garrafal-.

Uno de los principales problemas de esta saga, como comentamos hace unas semanas, es lo plano de todos sus personajes. Quizás por esto los responsables han decidido incluir en la versión televisiva a Dutch Velders, un personaje inexistente en las novelas. Además, la que en principio parecía un personaje secundario, ha pasado a formar parte del grupo de protagonistas con pleno derecho. La británica ha sido uno de los personajes más divertidos y carismáticos de la ficción, y supone un pequeño remiendo a esos personajes construidos en base a arquetipos más que conocidos -vale, ella también lo es-. Con todo esto, podemos decir que Dutch sí era un personaje necesario, y esperemos que tomen nota para saltarse más las líneas de la novela e incluir a más protagonistas en la ya confirmada segunda temporada.

 

UNAS RECREACIONES MUY CONSEGUIDAS, MARCA “DEL TORO”

the strain 3

 

El gran acierto de THE STRAIN ha sido llevar a estos vampiros a la televisión de una forma tan eficaz y efectiva. El proyecto de novela venía ya con ilustraciones y bocetos, que nos ayudaban a imaginar cómo serían estos monstruos en realidad. Pero el trabajo de caracterización ha sido brutal, y los strigoi son exactamente como nos los imaginábamos. En cuanto a los efectos especiales, más que conseguidos, muchas veces tiran por los derroteros de la serie B y del mal gusto, pero como decimos, la serie no juega a esconder sus intenciones en este aspecto y no es algo que podamos criticarle.

Una de las escenas más comentadas de la serie ha sido la conversión de Kelly en vampiro, que justificaba aquel póster tan desagradable. Y es que la ex-mujer de Eph era contagiada por culpa de un gusano que se adentraba en su cuerpo por el ojo. El capítulo en el que se nos presenta su contagio, sin embargo, peca de ser uno de los más aburridos de todas las entregas. Cuando la ficción juega a ponerse sentimental -exactamente igual que sucedía en Nocturna-, la atmósfera se rompe por completo: ni los personajes ni los actores están a la altura de los dramas personales y familiares, y aquí hemos venido a jugar, a correr y a ver sangre, no a llorar. Por contrapunto, el episodio en el que los protagonista acaban encerrados en un supermercado rodeados de vampiros, supone el pasaje más divertido y gamberro de todos los que FX nos ha ofrecido. Aquí, Jim es infectado y ejecutado segundos después. Cuando no hay tiempo para las contemplaciones y el sensiblerío, THE STRAIN funciona a las mil maravillas como producto veraniego de entretenimiento.

 

MUCHOS FRENTES ABIERTOS

La season finale nos ha dejado más preguntas que respuestas, y ha funcionado como transición para una segunda temporada que arrancará, más o menos, con el inicio de la segunda novela de la trilogía. De forma general y resumida, podemos dividir las tramas en tres frentes diferentes:

  • Los “malos”: El Maestro y sus secuaces. Ya hemos podido comprobar que Nosferatu/Voldemort es inmune a la luz del solar; si bien le produce daño, no fallece durante la exposición a la misma. Veremos cómo continúa la lucha de nuestros protagonistas con el avance de la epidemia vampírica.
  • Los “ancianos”: desde el principio anunciamos que Gus era un personaje esencial en la trama -quizás sea el más interesante de todos los humanos-. Es él el encargado de interactuar con los ancianos y con los “cazavampiros”, un grupo de vampiros encargados de luchar con El Maestro, ya que ha roto una antigua tregua al volverse en contra de los humanos. Estos son los pasajes más divertidos y los que, a la larga, nos darán todas las respuestas. Tiempo al tiempo.
  • Los “supervivientes”: aquí contamos a Eph, Nora, Zack, Vasiliy, Setrakian y Dutch. Esta última es nueva en el grupo y no sabemos cómo interactuará con ellos a partir de ahora, aunque ya hemos visto un acercamiento significativo con el personaje del controlador de plagas de ratas. Por su parte, Nora y Eph mantienen su romance y sus afaires fugaces en la sombra, mientras Zack ha podido ver a su madre convertida en un vampiro. No desvelamos nada si decimos que Kelly aún tiene mucho que decir en esta historia -o por lo menos su parte vampírica-: recordemos que los striogoi encuentran es sus seres más allegados a sus primeras víctimas.

 

the strain 4

 

Tras el último episodio, podemos afirmar que THE STRAIN ha sido una adaptación más que fiel a la novela homónima, aunque se ha tomado las licencias suficientes y necesarias para su paso por televisión. Quizás no ha sido la serie de terror que muchos esperábamos, pero ha actuado en consecuencia a la competencia y a la época en la que se emite. Al fin y al cabo, FX nos ha ofrecido un producto desenfadado para pasar el rato en la época estival, y no debemos buscar una pretensión más allá de esta. Personajes infumables aparte, THE STRAIN es un entretenimiento disfrutable si se decide entrar en su juego.

Ricardo Lampérez

No hay comentarios

Dejar una respuesta