Compartir

The Leftovers - El Palomitron

El entretenimiento no siempre está ligado a la diversión. Hay muchas series diseñadas para evadirse de la realidad, pero también hay otras dispuestas a llevarla hasta los extremos más dolorosos. HBO tiene una larga trayectoria en este campo. Casos como A dos metros bajo tierra o Los Soprano han quedado grabados en el recuerdo no solo por su calidad, sino también por la capacidad de remover nuestra conciencia con historias que no hemos vivido y que, sin embargo, nos suenan muy cercanas. A esta lista se le sumó hace poco The Leftovers, cuya tercera y última temporada se estrena este domingo 16 de abril y que podrá verse simultáneamente tanto en Movistar+ como en HBO España

Enfrentarse a una serie como The Leftovers no es una tarea fácil. Su tono, su historia y su ritmo no son fáciles de digerir por todo el público. Adentrarse en el duelo, la pérdida y la superación de una pérdida requiere un ejercicio de introspección que muchos espectadores no son capaces de asumir en su tiempo lúdico. Sin embargo, una vez aceptas las reglas de su universo y te sumerges en él, resulta muy difícil volver a la superficie. Es una serie que marca y que hiere como muy pocas logran hacerlo en la actualidad, y los últimos capítulos que hemos tenido la oportunidad de ver corroboran que el sufrimiento va a prolongarse hasta el final de la historia.

Tercera temporada The Leftovers - El Palomitron

En esta ocasión, The Leftovers no da un nuevo reinicio narrativo como ya sucedió en la anterior temporada, sino que traslada la acción tres años después del motín acontecido en Jarden. El pueblo y la propia familia Garvey se encuentran en un momento muy distinto al que vimos por última vez. La situación en la actualidad es casi próspera, pero la sombra del pasado y los sucesos que están a punto de ocurrir volverán a remover a los protagonistas hasta convertir su supervivencia en un auténtico castigo. El caos vuelve a aflorar unos pocos días antes del séptimo aniversario de La Partida, y no parece que se pueda hacer nada para evitarlo.

Si bien la serie parece haber conservado y consolidado su estructura argumental, también se introducen nuevos elementos que vuelven a descolocar e inquietar al espectador a la hora de enfrentarse a lo que está viendo. En este tercer acto de la historia no solo vamos a presenciar una trama paralela cuya ambigüedad podrá esclarecerse poco a poco, sino que, de algún modo, parece que vamos a comprender por qué un 2 % de la población mundial desapareció aquel 14 de octubre de 2011. No será una explicación al uso, pues tanto Tom Perrotta como Damon Lindelof (Perdidos) ya aseguraron que el por qué o el cómo no son lo más importante aquí. Todo gira entorno a nuestra existencia y a sus aspectos más esenciales, y es en ese apartado donde vamos a poder vislumbrar la resolución de este conflicto emocionalmente apocalíptico.

Escena iglesia The Leftovers - El Palomitron

Son muy pocas las cosas que podemos adelantar de cara a los episodios finales de The Leftovers. Su visionado debe digerirse poco a poco no solo por su alta dosis de intensidad afectiva, sino porque la enorme cantidad de matices dosificados la hacen mucho más comprensible una vez hayamos vivido la experiencia en su totalidad. En todo caso, como en cualquier proceso de aceptación, de recuperación o incluso de destrucción, es mejor no precipitarse. Disfrutemos de una de las series más valientes y sinceras que nos ha dado la televisión en estos últimos años y preparémonos para dejarla partir al lugar que se merece.

Jorge Bastante

No hay comentarios

Dejar una respuesta