Compartir

 

2ia8vsy

 

Antes de que sigas leyendo, te advertimos que este post contiene spoilers  spoilers

Tras tres largos años abandonados por THE IT CROWD después de que GRAHAM LINEHAD anunciase que no habría una quinta temporada al fin llegó el tan prometido final. Un episodio de una hora de duración (48 minutos sin los cortes publicitarios) en el que pudimos disfrutar de todo lo que hizo grande a la serie y despedirnos definitivamente del departamento de informática de Industrias Reynholm.

 

El especial reúne en sus a penas cincuenta minutos gran parte de la esencia que hizo grande a una serie que o no conoces…. o te encanta.

 

Tenemos a Roy ahora con novia, una novia que le describe como emocionalmente artístico, aunque  al final lleguen a la conclusión de que es más bien emocionalmente daltónico. A Jen descubriendo un nuevo café con un camarero con el protagoniza la preparación de uno con el coqueteo más absurdo que se pueda ver en la televisión y a Moss con su programa Juegos de Mesa que es una joya en sí mismo.

 

2vxq1wi

 

‘Game…. Board! Game…. Board! Game…. Board!’  Creo que ya nunca me quitaré esas palabras de la mente.

 

A partir de esas premisas tenemos a Roy intentando tomar un café de un nuevo local del que Jen habla muy bien y a Moss intentando tener más confianza en sí mismo para hacer su programa Juegos de Mesa. Todo esto derivará en dos tramas, la primera con Jen y Roy, el último enfadado porque según él una persona enana no puede hacer bien un café y Jen intentando enseñarle a ser amable y dando limosna a una pobre mendiga con resultados desastrosos. Al final ella quedará como una atacante de mendigos y Roy como un racista de enanos e intentando ocultar que ellos son las personas del incidente que aparecen en un vídeo viral de baja resolución. Mientras Moss encuentra la confianza gracias a los conejos del presidente de Reynholm, llevar pantalones de mujer.

 

El presidente de Reynholm se entera del incidente gracias a su ‘informe de vigilancia semanal’ que les advierte se alejen de los problemas. Mientras Moss gracias a la confianza que le dan los pantalones de mujer hace un nuevo y mejorado programa de Juegos de Mesa.

 

 

Finalmente Roy y Jen son identificados en las noticias tras mejorar el vídeo viral y una campaña de odio comienza hacia ellos en los que hasta Anonymous se ve implicado cabreando a todo internet. Temiendo que todo acabe mal y ser despedidos buscan una solución todos juntos, obteniendo como siempre una disparatada idea que acaba siendo un desastre. Al final todo acaba bien con los tres abandonando el sótano del departamento de informática.

 

La verdad es que tratándose de una serie como la que nos ocupa no iba a ser un final rotundo ni una gran historia. El episodio es simplemente una hora de lo que ha hecho tan grande a esta serie y es por eso mismo por lo que es perfecto. Mucho humor y situaciones absurdas que funcionan muy bien porque yo no he podido parar de reírme, sobre todo con el presidente de Reynholm que a mi entender es todo un personaje. Para terminar y volviendo así a los orígenes ese: ‘Intenta apagarlo y encenderlo otra vez’. Y así termina no sin antes dejarnos con imágenes de los nuevos cambios en Industrias Reynholm.

 

En definitiva, es un gran final que está a la altura de la serie y que no trata de salirse de lo que han sido los 4 años de serie.  GRAHAM LINEHAD sabía bien lo que hacía al acabar la serie y dejarnos esas grandes 4 temporadas y este final, sin estirarlo y sin forzarse a continuar para acabar obteniendo una versión descafeinada de la buena serie de cuyo final hablamos ahora.

 

Por cierto, ojito a las camisetas de Roy que siempre es un primor verlas y se agradece el detalle de buscar cosas tan originales en el vestuario.

 

 

Lu Fernández

No hay comentarios

Dejar una respuesta