Compartir

Offred y el ritual The Handmaid's Tale El Palomitrón

De la mano de HBO España y producida por MGM Television para Hulu, mañana miércoles 26 de abril llega a España The Handmaid’s Tale, una serie de diez capítulos basada en la novela homónima de Margaret Atwood (Príncipe de Asturias de las Letras 2008). La obra, titulada en España El cuento de la criada, publicada en 1985, obtuvo el Arthur C. Clark Award, entre otros. Además, ya fue llevada al cine en 1990 como El cuento de la doncella, dirigida por Volker Schlöndorff (El tambor de hojalata) y protagonizada por Natasha Richardson, Faye Dunaway o Robert Duvall.

Una mujer, Offred (Elisabeth Moss, Mad Men), que parece sacada de un cuadro de James McNeill Whistler (Retrato de la madre del artista), nos narra su historia, que iremos conociendo en flashbacks intercalados con la acción de su presente. En los Estados Unidos de América, ahora la República de Gilead, se está librando una guerra civil contra el gobierno totalitarista y fundamentalista cristiano. En esa nueva sociedad se han establecido clases que viven bajo el control de esa teocracia que les ha arrebatado sus derechos más básicos. En especial a las mujeres, que no pueden ni tan siquiera leer, bajo amenaza de severos castigos.

las sirvientas The Handmaid

En un tiempo anterior, la protagonista tuvo una familia, que le fue arrebatada porque tuvo una hija. La infertilidad es una epidemia a gran escala que se considera un castigo divino a la humanidad (por la homosexualidad, por la depravación, por la contaminación del planeta…), por lo que en esa nueva nación, las mujeres con capacidad de procrear son apartadas, adoctrinadas y entregadas a la élite. Bajo el eufemismo de “sirvientas”, y con un ritualizado encuentro sexual, deben dar a luz a los hijos de aquellos que dominan a la ciudadanía.

Offred, la protagonista y narradora, es una de esas sirvientas, que ha sido asignada al comandante Fred Waterford (Joseph Fiennes). Desde el principio vivirá bajo la hostilidad de la esposa de este, que tampoco parece muy cómoda en el rol al que ha sido relegada, por no hablar de los celos que Offred le provoca. Esta tensión dentro de la casa aumenta con la presencia de una Martha (un escalón más bajo de esa sociedad, las mujeres que deben encargarse de las tareas domésticas) y de Nick, el chofer del comandante, ya que, como en la Alemania del Este, hay espías infiltrados en todas las escalas de la sociedad encargados de buscar a posibles rebeldes para deshacerse de ellos apropiadamente.

El comandante tras la faena The Handmaid's Tale El Palomitrón

Con solo un primer vistazo a esta ficción nos hemos quedado con ganas de más. Podemos ver el reflejo de nuestra actualidad en muchos detalles de los guiones de la serie: cuestionamiento de la libertad de prensa, políticos ultraconservadores que se alzan con el poder, intolerancia religiosa, ensalzamiento del heteropatriarcado, castigo al colectivo LGTB, uso de la amenaza del terrorismo para coartar los derechos civiles… La puesta en escena es impecable, con un uso del color y de la luz que serán identidad de la ficción. Los detalles se convierten en protagonistas de la pantalla en muchas ocasiones (la cartilla de racionamiento, la desaparición de marcas comerciales, el retorno a lo “natural”), algo que está de más, ya que el espectador se daría cuenta por sí mismo, sin tener que presentárselos tan descaradamente. El ambiente opresor, la constante tensión, la ansiedad y el agobio en el que vive la protagonista se contagian al público. Pocas opciones debe de haber tan buenas para ese papel como la de Elisabeth Moss, a la que acompañan los grandes trabajos de, entre otros, Samira Wiley (Orange Is the New Black), Alexis Bledel (Las chicas Gilmore) o el anteriormente mencionado Joseph Fiennes.

Y aunque su protagonista no quiera verlo como una serie feminista, tal y como explicó en unas polémicas declaraciones, lo cierto es que por la trayectoria de Margaret Atwood y el planteamiento que promete la ficción, lo es. Sí, habla de muchas más cosas, pero el tema del género recorre todo el capítulo. Desgraciadamente, parece que hay que seguir explicando el concepto, hasta que todos lo asumamos como algo natural. En cualquier caso, una serie que dará mucho que hablar, y pronosticamos que para bien.

Rocío Alarcos

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.