Compartir

Crítica The best day of my life - El Palomitrón

LOS ANTECEDENTES

El WorldPride de Madrid de 2017 fue un evento histórico. La capital española tuvo el honor de recibir y ser la anfitriona de cientos y miles de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales de todas partes del mundo.

El tiempo que duró este increíble evento estuvo plagado de fiesta, música y reivindicación. Bajo la responsabilidad de Fernando González Molina, se rodó un documental en 4K que recogería las vivencias de un grupo de jóvenes de diferentes partes del mundo y cómo estos vivían su condición de personas LGTB+ fuera y dentro del WorldPride. 

LA PELÍCULA 

En alemán hay dos tipos de palabras para referirse a la representación: una hace referencia a la mascarada que realiza un individuo o colectivo que no pertenece a aquello que pretende representar; la otra, supone la representación de alguien que habla en nombre de algo. The Best Day of My Life es el ejemplo paradigmático de la primera significación de la palabra.

Como un machista que trata de hacer cine contra la violencia de género, intenta alejarse del dramatismo exacerbado evitando los sufrimientos de las agresiones homófobas, pero recae en él una y otra vez con elementos estilísticos y una importancia exagerada de la música y la cámara lenta para intentar hacer sentir algo al espectador.

Durante el filme se mencionan muchas veces los disturbios de Stonewall Inn en Nueva York, pero mencionan poco que aquellas personas que protagonizaron la génesis del orgullo LGTB+ defendían a ultranza lo contrario de lo que dejan caer los responsables de la cinta, mostrando a ciertas cabalgatas desfilar, a ciertos personajes haciéndose la foto con pancartas y a cierta persona blanca cisheterosexual presentada como icono de la lucha LGTB+. Por ende, al documental le falta no solo la dimensión reivindicativa inherente en la “fiesta” del Orgullo, sino que la ignora por completo (junto a tantos elementos que el mero hecho de pensar en ellos es exhausto) para dignificar la dimensión festiva del evento hasta el extremo.

Resulta curioso que acentúe y le dé casi toda la importancia dramática al mismo elemento que causó tantísimas quejas por parte de un buen número de gays, lesbianas y transexuales durante el WorldPride: la sobreexplotación del evento y sus consecuentes capitalización y apropiación por parte de colectivos que habrían sido echados a patadas por aquellos y aquellas que hicieron posibles los disturbios de Stonewall Inn.

Crítica The best day of my life - El Palomitrón

ELLOS Y ELLAS 

El documental, a pesar de acabar mostrándose como es y destapando la ranciedad de sus pretextos, nos cuenta de primeras que va a ser una historia coral de cómo dos mujeres transgénero, una mujer lesbiana ugandesa, un deportista gay sordo y una pareja gay rusa viven sus días anteriores al WorldPride y cómo son sus sentimientos durante la celebración en Madrid. 

Las personas existen y sus testimonios son sinceros, a pesar de haber pasado por el filtro melodramático de la película y de violar cualquier atisbo de verdad en sus sentimientos.

Las historias de los protagonistas, al fin y al cabo, no solo son interesantes, sino que tienen la suficiente carga dramática como para tumbar por completo el resto del documental y poder defenderse perfectamente bien en una película propia y totalmente alejada de esto. Cabe destacar la naturalidad y la ternura de los gestos que se esconden en la pareja rusa.

Crítica The best day of my life - El Palomitrón

LA SORPRESA

La secuencia en la que la pareja rusa habla con José Luis Rodríguez Zapatero, el presidente del Gobierno que legalizó el matrimonio igualitario en España (que, aunque a alguno de los que hay en ese documental le duela, sigue siendo legal y se sigue llamando matrimonio), resulta emotiva y sorprendente, y constituye uno de los puntos fuertes de la obra.

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

Ver un tableau vivant de Ofelia encarnado en una mujer transgénero es magnífico de forma paralela a la obra. Como secuencia perteneciente a este documental, no hace sino sentirse como si estuvieran cortando cebolla frente a tus ojos para que llores.

TE GUSTARÁ SI…

Tanto si perteneces al colectivo LGTB+ o no, puede llegar a interesarte. Si eres asiduo del género documental, apreciarás el trabajo detrás de la investigación ardua del equipo para con los personajes principales y con los que se desarrolla la obra.

LO MEJOR:

  • Estando grabada en 4K y su apartado visual es más que notable.
  • No se recrea en el sufrimiento de las personas LGTB+, sino que enfatiza lo que considera que es importante (y en un porcentaje lo es): la identidad de cada uno, estar contento con uno mismo y saber que es maravilloso querer a quien quieras y sentirte como quieras.

LO PEOR:

  • La dimensión ideológica que esgrime.
  • Lo exageradamente sentimental que pretende ser.
  • La negación absoluta de la supervivencia del colectivo LGTB+.
  • La falta de subversión y el número nulo de preguntas que le ofrece al espectador, que sale de la sala con la misma sensación que tiene al entrar.

 

Álvaro Salas

Reseña Panorama
Nuestra valoración
Compartir
Artículo anteriorPAELLA TODAY!
Artículo siguienteCRÍTICA DE CITRUS 11
Soy ese tío que va solo al cine y aplaude cuando la peli termina. Cuando estoy triste me veo una peli de Bergman y, o se me pasa, o me pongo peor. Defiendo las precuelas de Star Wars (a excepción de El Ataque de los Clones) y El Consejero como la mejor película de Ridley Scott desde Thelma y Louise. Las pelis de Béla Tarr se me pasan volando. Si crees que ser guapo y tener un talento inconmensurable no van de la mano, piensa en Paul Thomas Anderson.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.