Compartir

 

spidi0

 

Cuando la trilogía realizada por SAM RAIMI finalizó de manera tan desafortunada, no pensábamos volver a ver a Spiderman en la gran pantalla. Pero el éxito de Marvel con sus propias producciones hizo que Fox reactivara al personaje con un tratamiento más cercano a los adolescentes y alejado de los puristas. Esto hizo que la anterior película no dejara contento a parte del público, aunque sí una taquilla suficiente para garantizar una franquicia.

Y para ser continuistas en la visión del personaje, la dirección se ha dejado  de nuevo en manos de MARC WEBB. Si en la primera parte nos hablaba de las diferentes maneras de afrontar un gran poder, en esta nueva entrega todo versa alrededor del concepto de legado (cómo las acciones de los padres afectan a los hijos, y estos se han de enfrentar a ellas, aceptarlas o rebelarse por la carga que conllevan).

 

10-easter-egg-amazing-spiderman-056

 

En los papeles principales repiten ANDREW GARFIELD (Peter Parker/Spiderman) y EMMA STONE (Gwen Stacy), los cuales siguen demostrando una química increíble (lo mejor de la primera parte). Es en su relación donde vemos reflejada la frase que siempre ha definido al personaje: todo poder conlleva una gran responsabilidad. Así, cuanto más actúa Spiderman, más bien hace, pero también más en peligro pone a sus seres queridos. Asimismo, debe cargar con los resultados de las acciones de su padre, las cuales conoceremos y sabremos cómo se enfrenta a ellas. El otro personaje atrapado por el concepto de legado es Harry Osborn, magníficamente interpretado por DANE DEHAAN, en una espiral de locura tras ver cómo no puede huir de su envenenada herencia. Ajeno a esta espiral se encuentra Electro, que solo busca la aprobación de la gente, con el cual JAMIE FOXX se luce y divierte, componiendo un personaje patético antes de su transformación y rabioso tras la misma.

Y si hay algo por lo que destaca Spiderman es por una galería de secundarios estupenda, solo comparable a la de villanos. Repite SALLY FIELD como la entrañable Tía May, luchadora y principal apoyo de Peter a pesar de todos sus problemas. Más protagonismo (con respecto a la primera parte) reciben los padres de Peter (CAMPBELL SCOTT y EMBETH DAVIDTZ), por sus acciones, que no solo sellaron su destino, sino también el de su hijo y el de los Osborn. Y Norman Osborn (CHRIS COOPER) también aparece en una corta e importante escena, que inicia el descenso a los infiernos de Harry. Aunque la aparición de PAUL GIAMATTI (Aleksei Sytsevich/Rhino) no pasa de anecdótica, es tremendamente divertida y promete buenos momentos en una (ya programada) próxima entrega.

 

906429 - The Amazing Spider-Man 2

 

Técnicamente la película es sobresaliente, con un 3D espectacular y de lo mejor que se ha visto en películas de superhéroes. Los efectos especiales no desentonan en ningún momento, permitiéndonos ver un Spiderman tan ágil y espectacular como en los cómics. La caracterización de Electro es estupenda, mostrándolo como un yonqui de la electricidad que ve la ciudad y la gente cruzada por líneas energéticas. Más polémico es El Duende, que vuelve a parecer un Power Ranger, y que podía haber sido realizado de manera más orgánica usando la trama del personaje. Mención aparte merece la persecución de Spiderman a Aleksei, totalmente realizada sin efectos y con coches reales. Todo un homenaje a Granujas a todo ritmo y su última escena.

Más profundización en los personajes, más espectacularidad, más diversión, menos tiempos muertos es lo que os encontraréis en esta nueva entrega de nuestro amigable vecino. Muy recomendable para los que busquen una película de superhéroes y no una adaptación exacta del personaje. Coged las palomitas, recargad los lanzaredes y arrojaos junto a este nuevo Spiderman a recorrer Nueva York.

 

 

LO MEJOR.

  • La química entre Peter y Gwen.
  • Los guiños para los conocedores del universo de Spiderman.
  • La persecución inicial.

 

LO PEOR.

  • La caracterización de El Duende.
  • Que no se le dé una oportunidad por las críticas recibidas a la primera parte.

 

Alberto Plumed

 

No hay comentarios