Compartir

 

the-ring-2

 

Desde EL PALOMITRÓN proseguimos con nuestra particular retrospectiva sobre el trato que la televisión le ha dado al terror, un género aparentemente minoritario cuya presencia y relevancia para la pequeña pantalla ha sido clave en incontables ocasiones. En la primera entrega de este reportaje pudimos ver la evolución del terror a lo largo del siglo XX, desde los relatos de terror presentados por ALFRED HITCHCOCK o CHICHO IBÁÑEZ SERRADOR durante las décadas de los 50 y 60 hasta la masificación y adaptación del género a todo tipo de públicos con productos como EXPEDIENTE XPESADILLAS.

Por tanto, entramos en siglo XXI y en los inicios de la era digital con una televisión que apuesta por el terror y logra que muchos de proyectos se conviertan en auténticos referentes de la pequeña pantalla. Ahora bien, ¿sabrá el género mantener el listón y seguir innovando y atrayendo gente con la misma efectividad? ¿Se estancará ante un público que empieza a demandar otros tipo de programas? Ahora mismo lo averiguaremos.

 

1x04-Jenifer-masters-of-horror-12418819-900-506
Masters of Horror

 

Pese a que el terror terminó el siglo XX siendo uno de los géneros televisivos más prometedores y creativos, su trascendencia durante la primera década del siglo XXI volvió a quedar relegada a un segundo plano. La mayoría de productos del género decidieron escoger la vía fácil y repitieron la premisa de series como BUFFY CAZAVAMPIROS o EXPEDIENTE X, sirviéndose de personajes con rasgos sobrenaturales para introducirlos en tramas que poco o nada tenían que ver con el terror. Los ejemplos perfectos para reflejar este acomodamiento creativo serían TRUE BLOOD (2008-2014) o SOBRENATURAL (2005-actualidad), dos productos que sí consiguieron encajar en la parrilla pero que no presentaban nada nuevo respecto a lo que vimos en la década anterior.

Sin embargo, también hubo espacio para algunos proyectos que intentaron aportar personalidad o innovación al género con mayor o menor acierto. Debido al auge y popularización del gore que experimentó el cine de terror gracias a películas como SAW (2004), la pequeña pantalla también quiso introducirse en el miedo más explícito y visceral con productos como MASTERS OF HORROR (2005-2006) y TERROR EN ESTADO PURO (2008). Ambos espacios, creados por MICK GARRIS, eran compilaciones de historias de miedo rodadas por expertos de la talla de JOHN CARPENTER (LA NOCHE DE HALLOWEEN), TOBE HOOPER (LA MATANZA DE TEXAS) o JOE DANTE (GREMLINS). Los directores tenían carta blanca a la hora de dar rienda suelta a sus ideas más perversas y sórdidas. La brutalidad y escabrosidad que tenía lugar en cada relato no eran aptas para todos los públicos, pero con el paso del tiempo ha logrado posicionarse como una de las mejores incursiones del terror en televisión de las últimas décadas.

 

Dead_Set_lores_generic
Dead Set

 

Otros proyectos que decidieron salirse de la tangente y arriesgarse a la hora de ofrecer algo fresco y diferente fueron DEAD SET (2008) y HARPER’S ISLAND (2009). El primero fue una curiosa y original producción británica en la que unos concursantes del GRAN HERMANO anglosajón debían enfrentarse y sobrevivir a la epidemia zombi que había explotado en el exterior de las instalaciones del reality. La serie, que mezclaba miedo y humor con gran éxito, logró el reconocimiento del público y de la crítica. En cambio HARPER’S ISLAND no corrió la misma suerte. El intento de llevar el subgénero del slasher a la televisión no fue respaldado por la audiencia, dejando la historia en una única temporada y cerrando las tramas de un modo precipitado y bastante cuestionable.

Pero, sin duda, el único formato novedoso que logró asentarse en la parrilla televisiva durante esta década fue el de los falsos documentales. Programas como HISTORIAS DE ULTRATUMBA (2005-actualidad) y BUSCADORES DE FANTASMAS (2008-actualidad) se presentaban como reportajes ficticios en los que un equipo de investigación indagaban en los sucesos y las leyendas más escalofriantes del planeta. La propuesta pareció enganchar a los fanáticos del género, puesto que ambos programas siguen emitiéndose en la actualidad sin mostrar todavía signos de desgaste.

 

cuarto-milenio
Cuarto Milenio

 

A nivel nacional, la primera década de los 2000 intentó introducir el terror en nuestra parrilla televisiva en distintas ocasiones. Una de las propuestas más atractivas fue la recuperación del mítico programa de CHICHO IBÁÑEZ SERRADOR de los años 60, reconvertido ahora en PELÍCULAS PARA NO DORMIR (2005) y cuyos telefilms contaban con la participación de cineastas de la talla de ALEX DE LA IGLESIA (MI GRAN NOCHE), JAUME BALAGUERÓ (MIENTRAS DUERMES) o PACO PLAZA (REC3). El experimento no logró cuajar, al igual que también fracasaron la serie sobrenatural de CUATRO, HAY ALGUIEN AHÍ (2009-2010), o el giro macabro que LOS HOMBRES DE PACO (2005-2010) dieron en su última temporada.

El único éxito televisivo propio que consiguió el terror en España en pleno siglo XXI ha sido CUARTO MILENIO. El programa semanal de ÍKER JIMENEZ, que recoge testimonios y reportajes relacionados con el mundo sobrenatural muy en la línea de las producciones norteamericanas citadas anteriormente, se mantiene en antena desde 2005 con un éxito incuestionable.

 

Screen-Shot-2014-05-09-at-11.54.23-AM
American Horror Story

 

Tras unos inicios de siglo un tanto pobres en cuanto a calidad, contenido y transgresión del terror en la televisión, la segunda década del siglo XXI ha supuesto un giro de ciento ochenta grados respecto a su situación. Gracias al prestigio que la televisión ha ido ganando respecto al cine y la aparición de nuevas plataformas que posibilitan la aparición de todo tipo de productos, el género ha sabido beneficiarse de este cambio de rumbo y volver a convertirse en un auténtico reclamo para los canales de televisión a la hora de atraer espectadores. Si en otras décadas existía una predilección casi exclusiva por los relatos breves, las series de tramas con tintes sobrenaturales o los reportajes guionizados, la actualidad ha logrado que el terror se ramifique y se expanda en un abanico de posibilidades y subgéneros casi infinito. 

Actualmente, no necesitamos ceñirnos a un patrón o al monstruo de moda para disfrutar del terror en televisión. Tenemos series de zombis (THE WALKING DEAD), de brujas (SALEM), de vampiros (THE STRAIN), de hombres lobo (HEMLOCK GROOVE) o de pueblos malditos (WAYWARD PINES). Podemos encontrar incluso series que mezclen todos estos elementos en un cóctel explosivo (PENNY DREADFUL), que construyan antologías alrededor de una temática o de una figura concreta del género (AMERICAN HORROR STORY) o que, directamente, las parodien (SCREAM QUEENS).

Incluso todavía con media década por delante, ya podemos intuir nuevas estrategias del género dentro de la pequeña pantalla que parece haber pisado el acelerador durante este último año: la adaptación de clásicos del cine de terror a series de televisión o la recuperación de productos míticos de décadas anteriores. De ese modo, hemos sido testigos de la resurrección de SCREAM o de la creación de una precuela de PSICOSIS en BATES MOTEL, mientras que en un futuro muy cercano podremos disfrutar de las nuevas temporadas de EXPEDIENTE X, TWIN PEAKS o la secuela en forma de serie de POSESIÓN INFERNAL con ASH VS. EVIL DEAD (cuyo estreno es este mismo 31 de Octubre).

 

AshVsEvilDead
Ash vs Evil Dead

 

Tras este largo viaje a través del tiempo, podemos concluir con que la trayectoria del terror en televisión no ha sido precisamente un camino de rosas. Pese a tener grandes éxitos en prácticamente todas las décadas, su presencia también ha sido limitada debido a las exigencias de cada época. Aun así, ha sabido moverse dentro de las pautas impuestas hasta lograr llegar a su punto más álgido en el presente. El terror ya no es un género de minorías, sino que ha conseguido convertirse en uno de los más presentes dentro de la parrilla televisiva actual. Ya no tiene miedo a innovar o arriesgarse, e incluso supera en muchos casos a sus coetáneos cinematográficos en cuanto a reconocimiento. Por este motivo, cuando vuelvan a preguntarnos cuál es nuestro género favorito, no debemos temblar a la hora de responder. Nos encanta el terror. Y ya hemos visto que tenemos motivos de sobra para sentirnos orgullosos por ello.

 

 

Jorge Bastante

No hay comentarios