Compartir

sustituir a Kevin Spacey

Hace unos días conocíamos que Kevin Spacey había acosado sexualmente a varios compañeros de reparto en House of Cards. La noticia supuso un golpe inesperado para el actor, que fue eliminado inmediatamente por Netflix de la serie. Pocos días después, se conocía que el protagonista de American Beauty había participado en otros casos de agresión sexual y abusos. La denuncia más famosa vino de parte del hijo de Richard Dreyfuss, Harry, quien contó cómo Spacey intentó manosearle delante de su padre. Como represalia, Hollywood ha dado la espalda al actor: todo el mundo busca desentenderse de su figura y apartarla de sus proyectos. Uno de los ejemplos más recientes es el de Todo el dinero del mundo, la última película de Ridley Scott, que Spacey coprotagonizaba junto a Mark Wahlberg (Infiltrados) y Michelle Williams (Manchester frente al mar).

El actor iba a dar vida a John Paul Getty, empresario propietario de una de las mayores fortunas del mundo, cuyo nieto fue secuestrado en 1973 por una mafia italiana. Las escenas ya estaban rodadas y la edición de la película concluida, todo de cara a estrenarse el próximo 22 de diciembre. Sin embargo, después de que se conociera el escándalo sexual, la productora, Sony Pictures, decidió rescindir el contrato de Spacey y eliminar sus escenas. Christopher Plummer (Plan oculto, Una mente maravillosa) lo sustituirá y tendrá que volver a grabar todas las partes de su compañero de oficio.

 

Sustituir a Kevin Spacey encarecerá la producción

Volver a rodar las secuencias supone dos problemas: el primero, que Wahlberg y Williams están embarcados actualmente en otros proyectos. El actor está presentando una gira promocional de la película Dos padres por desigual y Williams se encuentra inmersa en el rodaje de Venom, el spin-off de Spider-Man, proyecto producido también por Sony, por lo que se presupone no habrá demasiados problemas si la compañía reajusta su calendario.

sustituir a Kevin Spacey

Si los contratos no guardaban ninguna cláusula extra para volver a repetir algunas secuencias o si estos ya han expirado (se supone que sí porque el estreno de la película está a la vuelta de la esquina) todavía sigue siendo un misterio. El caso es que Sony probablemente tendrá que desembolsar una enorme cuantía económica para pagar las horas extra de las dos estrellas y las nuevas partes de Plummer. Rodar las nuevas escenas con él supondrá un gran desembolso monetario, y más teniendo en cuenta que Scott se ha negado a que el actor las ruede con croma o pantallas verdes.

A esto se le suma el segundo problema: la edición de nuevos trailers promocionales, la modificación de todos los pósteres oficiales y la elaboración de una nueva campaña publicitaria en la que sustituir a Kevin Spacey por Christopher Plummer. Según han comunicado medios oficiales, se estaría hablando de un encarecimiento de diez millones de dólares.

David G. Maciejewski

No hay comentarios

Dejar una respuesta