Compartir

Fue uno de los cien personajes más influyentes del mundo en 2005 según la revista Time. Hollywood le dio un Oscar honorífico por su carrera en 2014. Su anuncio de intento de jubilación más de una vez rompió el corazón a la crítica y al público mundial y es, indiscutiblemente, el maestro de los dibujos animados japoneses, llegando a ser referente de influencias de la todopoderosa compañía Pixar Animation Studios. ¿Seguimos dando pistas? Hablamos de Hayao Miyazaki, sí. Pero junto a él hay en esta gran compañía del Studio Ghibli otro personaje importante que quedó más en la sombra: Isao Takahata, el rebelde de la compañía. De esta premisa parte el escritor Juan Manuel Corral con un libro en el que muestra un recorrido por las obras y las mentes de los creadores del universo Ghibli, gracias a la editorial Dolmen. El libro fue publicado en septiembre del 2016 bajo el título de Hayao Miyazaki Isao Takahata, Vida y obra de los cerebros de Studio Ghibli.

El método de trabajo de Isao Takahata y Hayao Miyazaki, revolucionó el panorama cinematográfico mundial, siendo ambos bautizados como maestros de los dibujos animados japoneses, convirtiéndose pues en dos de los creadores más consagrados en el mundo de la animación y en el mundo del cine en general. Todos los conocen aunque no hayan leído ni un cómic de manga, ni sean seguidores de la cultura japonesa.

De forma narrativa, en seis capítulos y alrededor de casi 300 páginas, como si de un cuento se tratase, Juan Manuel Corral va haciendo un fantástico recorrido por la obra y a la vez la vida de los fundadores de Ghibli, los llamados príncipes del sol. Una presentación que comienza con los intentos de retirarse Miyazaki de la profesión, que a día de hoy no ha efectuado todavía y se encuentra de lleno en su nuevo trabajo, que quiere estrenar antes de los Juegos Olímpicos de Tokio en 2020.

Vida y obra

Corral trata en este libro más a fondo de mostrar de forma cronológica la infancia (desde su nacimiento, su familia, el enamoramiento de Miyazaki de su compañera de trabajo y futura esposa Akemi Ota), la etapa de aprendizaje de estos profesionales, sus primeros trabajos en la compañía de animación japonesa Toei Doga, cómo tendrán que acudir a las técnicas Disney para conquistar al público occidental o la decepción con esta compañía a la vez que va pasando por todas su obras, desde las más conocidas y grandes producciones (La princesa Mononoke, El viaje de Chihiro…) hasta las más arriesgadas (el díptico de Mi Vecino Totoro y La Tumba de las Luciérnagas) o las que menos se les reconoce (¿Alguien sabía que estos son creadores de las exitosas series de los 70, Heidi y Marco?). También se habla de los piques de Miyazaki con los clásicos de Walt Disney que tanto fueron vapuleados por ambos nipones, de la presencia protagonista de los personajes femeninos frente a los masculinos o de cómo sin su fiel amigo y colaborador Isao Takahata (del que apenas se tiene información y que Corral proporciona en este libro) no podría haber sido posible que Miyazaki se convirtiera en director del anime, a pesar de que se resalta que muchos de los seguidores no reconocen, puesto que de modo marketiniano Miyazaki parecía el líder de todo. Por supuesto, también se trata cómo comenzaron a trabajar en la creación de la gallina de los huevos de oro: la aparición del Studio Ghibli en 1983 con Nausicaa del valle del viento, creada antes que Ghibli pero que impulsó a este en sus comienzos.

Se nota que el escritor Corral, muy bien documentado, es todo un experto de la cultura japonesa, del cine del Studio Ghilbi y de cómo toda esta cultura afecta en el mundo occidental y el entorno que ha idealizado tanto a este estudio. Además, lo bueno de este libro es que el autor nos cuenta todo lo que sabe del tan mitificado y “perfecto” Studio Ghibli: No es oro todo lo que reluce, aquí también hay lado oscuro, aspecto que nos gusta, puesto que te da toda la información, tanto la positiva (sus aciertos) como la negativa (sus fallos) para que ya el lector piense lo que quiera. El autor se arriesga a que los fans lectores de este libro le “coman vivo” por dejar en entredicho muchas de las declaraciones de Miyazaki, como que por ejemplo todas sus películas son para niños (estrategia comercial según Corral), cuando a ojos de cualquier persona realista que vea más allá de unos dibujitos se ve que hay temas más duros y complejos como la muerte y la enfermedad (Mi vecino Totoro), o la prostitución (El viaje de Chihiro).

Inspiraciones de los maestros

Un completo libro donde ver qué inspiró a estos maestros del cine, donde descubrir el amor-odio que le tenía Miyazaki al conocido como el Dios del manga Osamu Tezuka (aunque reconoce haber calcado algunos de sus trabajos), y aspectos que sorprenderán a más de uno al descubrir que en que Mi vecino Totoro tiene influencias de la novela de Las aventuras de Alicia en el País de las Maravillas,,  Las Crónicas de Narnia de Lewis Carrol o la famosa Fantasía de Walt Disney…

Pero pese a eso está claro que este libro va más allá de lo que ya se sabe de estos creadores y sus películas, todo desde una base fundamentada, con respeto y muy constructiva, con historias y curiosidades que no todo el mundo conoce y que al fin y al cabo han sobrevivido y vencido ya que como dice Stuart Galbraith IV: “En una época en la que la industria cinematográfica japonesa lucha por su supervivencia, Studio Ghibli es una de las pocas empresas que disfruta de un éxito demoledor”.

María Páez

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.