Compartir

Left to right: Anton Yelchin plays Chekov and Zachary Quinto plays Spock in Star Trek Beyond from Paramount Pictures, Skydance, Bad Robot, Sneaky Shark and Perfect Storm Entertainment

 

No sé si se habrán enterado (probablemente no, porque ha pasado un poco de tapadillo), pero se acaba de estrenar la séptima entrega de la saga más famosa de todos los tiempos: STAR WARS: EL DESPERTAR DE LA FUERZA. Ante tan magno evento, no fueron pocos los que dudaron de la valía de J.J. ABRAMS como maestro de ceremonias y primer encargado de llevar a cabo la resurrección de una saga que, como muchos afirman, solo tiene tres películas, omitiendo las entregas más contemporáneas. Pero ABRAMS, reputado nigromante cinematográfico, es capaz de insuflar vida incluso al más muerto de los proyectos y, con el éxito del reboot de STAR TREK bajo el brazo, se puso manos a la obra para continuar la saga de sagas y llevarla al infinito.

No obstante, tras haber visto STAR WARS: EL DESPERTAR DE LA FUERZA, no podemos evitar pensar que, o bien ABRAMS ha estado mucho más controlado por los jefes de Disney a la hora de hacer STAR WARS que por los jefes de Paramount, o bien ha entendido y respetado mucho más la esencia de STAR WARS que la de STAR TREK.

 

Chris Pine plays Kirk in Star Trek Beyond from Paramount Pictures, Skydance, Bad Robot, Sneaky Shark and Perfect Storm Entertainment

 

Porque es evidente que el reboot de STAR TREK guarda (para cualquier fan de la saga o incluso para cualquiera que haya visto alguna de las múltiples series que tiene la franquicia) un escaso parecido con lo que es STAR TREK en esencia. No hablamos de que el reboot se ventiló gran parte de lo acontecido en las series para, de algún modo, dar forma a un nuevo comienzo (eso para nosotros es secundario); la verdadera clave de esto es que STAR TREK XI y STAR TREK: EN LA OSCURIDAD no son películas de STAR TREK. Son películas de aventuras, de excelente factura, tremendamente divertidas y, por supuesto, ambientadas en el magnífico universo que surgió de la imaginación de GENE RODDENBERRY, pero carecen casi completamente de la verdadera esencia de STAR TREK: la exploración del espacio, la búsqueda de los límites del universo o el contacto con nuevas especies. STAR TREK era más ciencia ficción que fantasía, y ahora es, desde luego, más lo segundo que lo primero: cine de aventuras ágil y rápido.

Pero si esta esencia estaba muy poco presente en las dos entregas de la era ABRAMS, creemos que ha desaparecido por completo en STAR TREK: MÁS ALLÁ, que parece que va a terminar totalmente con todo aquello que en su día hizo a STAR TREK famoso para, definitivamente, sustituirlo por características más acordes con las exigencias del público del siglo XXI.

Aunque no se han filtrado muchos detalles de su argumento, sí se ha hecho público un tráiler que recuerda más a GUARDIANES DE LA GALAXIA que a STAR TREK, y que supone un giro brutal, incluso comparado con las anteriores dos películas de J.J. ABRAMS. Es evidente a dónde quieren llevar la saga, pero no estamos completamente seguros de que convertirlo en un FAST & FURIOUS galáctico sea el paso más prudente que se deba seguir.

 

Karl Urban plays Bones in Star Trek Beyond from Paramount Pictures, Skydance, Bad Robot, Sneaky Shark and Perfect Storm Entertainment.

 

También hay que tener en cuenta la cantidad de problemas que ha tenido STAR TREK: MÁS ALLÁ para llevarse a cabo: los múltiples cambios de guionista y director y las diferencias de impresiones con la productora y con el equipo técnico han hecho su rodaje un tanto más tortuoso de lo que podría pensarse. Al final, la elección para la dirección recayó sobre JUSTIN LIN, una apuesta un tanto arriesgada dado el historial del director en franquicias como FAST & FURIOUS.

Parece que el argumento de la película no será muy arriesgado, ya que opta por pisar en terreno firme, volviendo a la más que vista (y mil veces efectiva) historia de amenaza para la humanidad. No obstante, el hecho de que no haya datos concretos sobre el argumento y de que el tráiler no desvele nada de este salvo algunas espectaculares imágenes de escenas de acción, deja en el aire el rumbo que la historia tomará. Dado que el estreno es en agosto de 2016, probablemente sea pronto para que confirmen detalles. Sí está claro que el villano será IDRIS ELBA, que se unirá a la tripulación usual que venimos viendo estos años: CHRIS PINE, ZOE SALDANA, SIMON PEGG, KARL URBAN, ZACHARY QUINTO y ANTON YELCHIN. Sin duda alguna el mayor acierto del reboot ha sido su casting, que tanto en villanos como en héroes ha acertado siempre de lleno.

El rumbo que tomará la nave Enterprise en agosto de 2016 está claro. La pregunta es si ese lavado de cara que lleva sufriendo la saga desde 2009 desembocará en un bien mayor o se quedará en tierra de nadie, en ese limbo poblado de películas de acción y fantasía espacial insulsas que pueblan el firmamento cinematográfico. STAR WARS: EL DESPERTAR DE LA FUERZA ha pasado (y con nota) por el obstáculo, y ha redefinido su esencia de forma brillante. Ahora es el turno de que STAR TREK redefina la suya de una vez por todas.

 

 

 

Guillermo Martínez

1 Comentario