Compartir

Antes de irnos a Sitges ya tuvimos la oportunidad de visionar alguna de sus cintas. En concreto, el documental del director asturiano Jose Fernández Riveiro, quien nos muestra una visión amplia en tan solo una hora de lo que fueron los videoclubs en España, bajo el título de Rebobinando: La edad de oro de los videoclubs.

Aquellos que crecieron en los 80 tuvieron la suerte de saber qué fue el fenómeno del videoclub en nuestro país. En 1980 se abría el primero, un local que te traía películas en VHS para poder disfrutar en casa con toda la familia. Todo un lujo, ¿verdad? Sí, es verdad que ahora los jóvenes tienen una ilimitada oferta con todo lo que quieran en Internet, pero… ¿lo buscan? ¿Se interesan? ¿Saben buscarlo? Riveiro entrevista a actores y directores, entre los que podemos nombrar a José Viruete, Andrés Pajares, o Paco Fox, y cuentan cómo vivieron esa época, lo que supuso y cómo está el panorama con la extinción de los videoclubs en el panorama actual.

En el documental, el cineasta gijonés analiza cómo este fenómeno era una costumbre para todos; era un hábito coger cada semana alrededor de diez películas para ver una tras otra el fin de semana con toda la familia. Además, también habla también de cómo a los más pequeños les encantaba ir a lo prohibido (zona de cine de terror, cine X…). Por desgracia, esta tradición se ha ido perdiendo hasta casi desaparecer, debido a Internet y a la piratería. En Rebobinando, los protagonistas van narrando los hechos de forma nostálgica, directa, natural y muy de andar por casa, punto que técnicamente es el más flojo del documental de Riveiro. Este filme hace reflexionar al espectador acerca de cómo antes la cultura cinematográfica se aprendía alquilando películas en el videoclub, y que en cambio ahora ese aspecto se ha perdido, a pesar de poder, como hemos puntualizado antes, acceder a todo. Gracias al videoclub se veían películas que antes no se podían ver en otro lado y que se dieron a conocer gracias a estos locales, se podían descubrir pósteres y carátulas que nadie conocía (por ejemplo Mazinger X, como resalta Paco Fox) y darnos cuenta de cómo cintas del tipo King Kong contra Godzilla, que en ese momento se hablaba de ellas y se descubrían allí como cine menor, ahora son uno de los pilares del cine moderno, como bien dice uno de los intervinientes en el documental. Rebobinando es una clara reivindicación del cine de serie B y Riveiro lo sabe reflejar a la perfección. En Rebobinando se ve el comienzo en 1980 de los videoclubs, su proceso de crecimiento y también cómo fue el espacio donde se daba a conocer el cine de terror y fantástico con cintas que ahora son de culto y se enseñaron primero en los videoclubs: producciones de Troma Entertainment (Terror Firmar, Tromeo y Julieta…), de Cannon (Masters del universo, Lifeforce…), de Full Moon Features (Castle Freak, el amo de las marionetas 3)… Todas contribuyeron a crear un hábito en el que el VHS era el rey de la casa.

Debemos reconocer que nos ha hecho derramar alguna lagrimilla la nostalgia que nos ha producido ver este documental y querer con ansia nuestros VHS y, a poder ser, encontrar el videoclub (si aún existe) más cercano a casa. Riveiro ha hecho una gran labor queriéndose centrar en este tema tan poco tocado y ha conseguido que, al verlo, al espectador que vivió esa costumbre familiar quiera coger el Delorean para regresar al pasado en el que cogíamos decenas de cintas en el videoclub para disfrutar con nuestra familia y amigos en casa. Algo mágico que, a pesar de tener todo en Internet, no es ni será lo mismo.

Un grito a las ganas de consumir cine, que había antes más que ahora, que hace recordar todo lo que significaron los videoclubs. Rebobinando es una buena forma de que la gente que ni siquiera los haya conocido (la generación del año 2000) conozca lo que supuso para aquellos que crecieron con ellos en los 80 y los 90. Todo en setenta minutos separados en dos claras partes: la que nos habla del cine de culto y de terror y todo lo que llegaron a hacer por la industria las películas de Pajares y Esteso o las películas de Mariano Ozores.

¿Quieres rememorar o descubrir la llegada del vídeo al mundo del cine? Pásate un rato mirando las estanterías con Rebobinando, Riveiro te invita a pasar al videoclub con su historia.

LO MEJOR:

  • Dar a conocer a otras generaciones esta forma de cine.
  • La nostalgia que crea en aquellos que crecimos con los videoclubs.
  • Recordar nuestros VHS, el sonido de rebobinar una cinta…

LO PEOR:

  • Se nota que se ha hecho con bajo presupuesto.
  • Echamos en falta algún testimonio más.

María Páez

2 Comentarios

    • Hola José, un placer que el propio director del documental haya leído nuestra opinión 🙂 Nos imaginamos a nuestro pesar que temas tan interesantes como este, no se apuesten por ellos económicamente y a nivel técnico no se puedan tener muchos y los mejores recursos. Pese a ello que sepas que nos ha encantado y es muy interesante. Sigue así, un saludo.

Dejar una respuesta