Compartir

“I guess everything reminds you of something.”

Ernest Hemingway (1955)

Desde hace tiempo se viene diciendo que todo lo que toca Netflix se convierte en oro, pero no siempre es así. El caso más evidente que encontramos actualmente en la plataforma es el misterio con toques dramáticos titulado Re: Mind. ¿No habéis oído hablar de ella? Si os pica la curiosidad pero no sabéis si empezarla o no, aquí tenéis las claves para descubrir qué es y por qué está levantando odio y pasiones a partes iguales.

¿De dónde sale Re: Mind?

La miniserie nace de una coproducción entre Netflix y TV Tokyo dirigida por Yusuke Ishiya, Yûsuke Koroyasu y Akira Uchikata. Basada en la historia original de Yasushi Akimoto (Llamada perdida), el misterio se desarrolla a lo largo de doce episodios de 20 minutos, más un especial de 30 minutos, todos ellos ya disponibles en Netflix.

¿De qué trata la serie?

Re: Mind gira en torno a once colegialas japonesas el día de su graduación. Sin recordar cómo han llegado ahí, aparecen en una sala misteriosa sentadas alrededor de una mesa con los pies atados al suelo.

La serie indaga en el pasado de todas las jóvenes y en los errores que cometieron a través de un colectivo llamado Justicia Perfecta (castigando a los malhechores a través de Twitter), y todo ello forma parte de una red de traiciones, mentiras y secretos que las une. Asistiremos a un festín de dudas, conspiración y teorías locas sobre la vida y milagros de las once jóvenes y de la única no presente, Miho Watanabe.

A través de Miho, joven del grupo que queda en silla de ruedas tras un accidente, se realiza un recorrido alrededor del acoso y sus consecuencias, mezclado con una trama de misterio sobre la desaparición de Miho, y por qué y dónde están recluidas las chicas.

El tratamiento del acoso como tema principal, aunque queda claro a lo largo de la serie, en ocasiones llega a perderse, anteponiéndose la venganza o la envidia. Sin embargo, el momento en el que se reafirma y confirma que es el fondo principal de la trama es en el episodio 12.

¿Quiénes son sus protagonistas?

Las once+una colegialas son, en la vida real, las integrantes de un conocido grupo japonés llamado Hiragana Keyakizaka46. Es decir, no son actrices, y eso se nota desde el primer diálogo de la serie. Es el punto que peor juega contra la serie, diluyendo la credibilidad y atención del espectador en incontables ocasiones. Se aprecia el intento de jugar con la naturalidad de las jóvenes sin el condicionante de ser actrices, pero no funciona como esperaban.

Sin embargo, cuando se ve a todas las chicas juntas, y debido a lo diferentes que son entre ellas, sí existe verosimilitud en que sean compañeras de escuela o amigas, lo cual deriva directamente de su pertenencia al grupo de música. Esta contradicción genera en el espectador un constante “no sé qué” que lo mantiene en un limbo en el que continúa la serie sin saber realmente si le gusta.

Otro elemento que funciona sorprendentemente bien en casi todas las ocasiones que se usa (en los flashbacks) es la ruptura de la cuarta pared. Ojo, hablamos de que funciona como elemento narrativo, no que la interpretación que realizan durante ese elemento narrativo sea buena.

¿Qué nos vamos a encontrar?

La serie es un complejo amasijo de ideas bien planteadas pero mal ejecutadas. A pesar de contar, en ocasiones, con fragmentos demasiado inverosímiles, la trama detrás de este drama camuflado de misterio nos brinda una historia sólida con un trasfondo curioso que podría haber funcionado mucho mejor de lo que lo hace.

A nivel estético no se le pueden poner muchas pegas: no es una maravilla pero funciona bien. La acción principal se desarrolla en una única sala (cuyo complemento son los pequeños flashbacks en un instituto al comienzo de algunos episodios) con una luz más bien tenue y una gama cromática que concuerda con el género representado. Así, y lo reiteramos, lo que hace que la serie no se tome en serio (y llegue a considerarse en ocasiones una comedia) son las sobreactuaciones de gran parte de elenco coral. Se podrían salvar las de Mirei Sasaki y Kumi Sasaki, por ser las más sobrias y coherentes.

En definitiva, Re: Mind es una de esas series que te engancha y que ves hasta el final (si sobrevives al episodio piloto) solo por saber qué locura está detrás de toda la trama. Mientras tanto, te preguntas cómo estás siendo capaz de ver cuatro episodios seguidos.

https://i1.wp.com/78.media.tumblr.com/744024532e519a958133433223fee137/tumblr_p4u1vfWP1V1r7k0ggo1_540.gif?w=640&ssl=1

¿Engancha? Sí. ¿Es una buena serie? No. ¿Merece la pena ver toda la serie para llegar al episodio 12 y desvelar el misterio? Eso depende de vosotros. Nuestra opinión está clara: ya lo hemos hecho.

Cristina Domínguez

No hay comentarios

Dejar una respuesta