Compartir

 

SEPTIMO2

 

Parece que lejos quedan los tiempos en los que los títulos de las películas resumían el espectáculo cinematográfico que podíamos encontrar detrás de ellos. SÉPTIMO juega con la intriga del espectador desde su título, pero resumirla en pocas palabras no es difícil. De hecho, no hay más que citar una conocida película: Una serie de catastróficas desdichas.

Porque básicamente esto es lo que ocurre en lo nuevo de PATXI AMEZCUA con BELÉN RUEDA y RICARDO DARÍN. Sebastián (DARÍN), reputado abogado, se sumerge en una vorágine persecutoria en la sofocante jungla urbana de Buenos Aires tras la desaparición de sus hijos. Lo que comienza como un simple e inocente juego infantil diario se torna en una pesadilla in crescendo de 14 horas cinematografiadas en hora y media de tensión, misterio y suspense. Lo que todo thriller requiere, sin llegar a ser espectacular, más el gran aliciente que supone contar con RICARDO DARÍN como protagonista.

 

Septimo_7mo-press-02201

 

SÉPTIMO juega, contagia, genera silencios que connotan concentración e incluso a ratos apasiona. ¿Por qué si los niños no han salido del edificio nadie los encuentra? ¿Cómo se han podido esfumar? ¿Por qué y quién se esconde detrás de esto? Irremediablemente las preguntas se acumulan en el cerebro, pero con ellas el cuestionamiento de determinadas y repetidas acciones, o del melodramatismo romántico en muy puntuales momentos.

Una buena BELÉN RUEDA y un gran RICARDO DARÍN (de lo mejor de la cinta), encabezan un reparto que nos sumerge en un continuo juego de hipótesis con elaborados y buenos personajes hasta el punto que en algún momento cada uno de ellos parece involucrado en el secuestro. La película transcurre tan rápidamente que no da tiempo a elaborar una idea sólida sobre la culpabilidad de uno de los personajes, pero si a admirar el giro de trama final.

 

Septimo_7mo-press-01901

 

La vuelta de tuerca es magistral. Sorprendente, aunque tan excesivamente sutil y compleja que necesita una aclaración en forma de primer plano para que nuestro cerebro encaje todas las piezas de este complejo rompecabezas. Si la película gana y convence, es por este inesperado final que culmina un buen guión. Si el público se deja convencer por ella, eso es otra historia que la taquilla se encargará de contar.

 

 

LO MEJOR:

  • La intriga in crescendo, un complicado rompecabezas que juega con el espectador y no deja ser resuelto hasta el final.
  • RICARDO DARÍN.
  • La rapidez y agilidad con que transcurre, una trama densa que no se hace nada pesada.

LO PEOR:

  •  La trama puede ser algo forzada y alargada, no da para más de lo que se refleja en la película.
  •  Esos escasos pero notables momentos de melodramatismo que rompen con la dinámica del film.

 

 

Lydia Martínez

Compartir
Artículo anteriorEL HOBBIT “Fan Event”. El viaje continúa.
Artículo siguienteAGENDA NOVIEMBRE 2013
Alfonso Caro Sánchez (Mánager) Enamorado del cine y de la comunicación. Devorador de cine y firme defensor de este como vehículo de transmisión cultural, paraíso para la introspección e instrumento inmejorable para evadirse de la realidad. Poniendo un poco de orden en este tinglado.

No hay comentarios

Dejar una respuesta