Compartir

Santa Clarita Diet El Palomitron

Netflix lo ha vuelto a hacer. Con su nueva producción original (en todos los sentidos de la palabra) ha vuelto a conquistar nuestros corazones. Santa Clarita Diet es la serie del guionista y director Victor Fresco, conocido por escribir tres años para la comedia Me llamo Earl. La nueva serie se estrenará este viernes, 3 de febrero, y estamos más que decididos a no hacer más spoiler que el que de por sí contiene el tráiler para que así podáis sorprenderos al descubrir esta maravilla de la industria. Y es que Santa Clarita Diet es uno de los proyectos más atrevidos que la plataforma haya sacado, tanto por su temática zombi como por su manera desenvuelta y cómica de tratar el género.

Drew Barrymore es Sheila, una agente inmobiliaria encantadora y profesional que trabaja con su marido Joel Hammond (Timothy Olyphant). Tienen una hija llamada Abby (Liev Hewson), y juntos viven una vida perfectamente normal en Santa Clarita, California. Pero un día su vida cambia de forma radical: Sheila, tras una descomunal indisposición, empieza a comportarse de manera insólita y salvaje. No controla sus impulsos, solo come carne cruda… Su familia y su vecino friki Eric (Skyler Gisondo), admirador de Abby, intentarán descifrar esta extraña alteración y encontrar la cura a su problema (si es que existe). Para facilitar la tarea, la familia Hammond vive entre dos policías rivales, lo que hará que su aventura sea aún más emocionante (por si no lo era lo suficiente).
Santa Clarita Diet Netflix El Palomitron

Una de las cosas que amamos de esta producción, y en general, de la comedia de Netflix, es la profunda naturalidad y desenvoltura de los protagonistas en sus peripecias. Tanto en Santa Clarita Diet como en Unbreakable Kimmy Schmidt los personajes principales deben vivir situaciones complejas y difíciles de asimilar, pero siguen manteniendo la sonrisa a pesar de todo. Buscan soluciones sin (casi) nunca estresarse más de lo necesario y mantienen una actitud positiva que consigue tranquilizar a los que están a su alrededor. Así, convierten los problemas en meros obstáculos que, con humor y dinamismo, consiguen sobrellevar mientras nosotros contemplamos embelesados cómo, con ingenio y alegría, la vida parece más fácil y más bonita.

Fotograma Santa Clarita Diet El Palomitron

A pesar de la violencia explícita y sangrienta, consigue mantener una atmósfera amable y, aunque un poco gore, la delicadeza infantiloide de Barrymore nos hace (casi) olvidar que la dieta que da nombre a la serie se basa en comer personas. Humanas. Vale que a veces queramos exterminar a medio planeta, que así dicho parece apetecible (aunque eso ya es otro tema), pero parece un tanto perturbador que veamos a la protagonista asesinando y no nos cause ni un poquito de trauma. Así que, si eres de los que devora cada capítulo de The Walking Dead para ver decapitaciones y mucha carne podrida volando por los aires, esta no es tu serie. Aquí solo verás a una adorable mujer comiendo sesos, y el nivel de repulsión al que llegarás será el de querer entregarle una toallita para que se limpie la sangre de la cara.

Drew Barrymore Santa Clarita El Palomitron

Para rematar las ganas, adelantamos que aparecen caras más que conocidas en el panorama cinéfilo y seriéfilo hollywoodiense como, por ejemplo, Ricardo Antonio Chavira, hombre desesperado y maridísimo de Eva Longoria en Mujeres desesperadas. También veremos a Nathan Fillion, más conocido como Richard Castle en la serie homónima Castle, a Mary Elizabeth Ellis, odiosa exnovia de Nick en New Girl, o a Portia de Rossi (Scandal) como doctora especialista en la enfermedad. Incluso podremos ver la pequeña aparición de Steve Zahn, habitual en comedias como Papá canguro y al que pudimos ver hace poco en Mad Dogs.

Quizá para algunos no se considere de gran calidad, tal y como en su día se juzgó a Unbreakable, pero nos ha sorprendido tanto la trama y el ambiente generado que aplaudimos la originalidad que caracteriza a la productora y animamos a las demás a inspirarse en la frescura y espontaneidad de sus productos. Por una industria que nos siga sorprendiendo día a día, gracias, Netflix.

Naomi Barki

No hay comentarios