Compartir

Lo mejor de SALVAJES es que puede ser una transición del director hacia su forma de hacer cine más aplaudida, hacia su estilo de la década de los noventa. Es una transición porque no alcanza el nivel de entonces pero sí recupera su empaque visual y su afición por la violencia como motor de las relaciones humanas. En los últimos diez años STONE no ha hecho nada destacable, aparte de aprovechar ruedas de prensa para sacar a relucir sus ideas políticas aunque éstas estuviesen en muchos casos totalmente fuera de lugar…Tras una década realizando filmes políticos, (LOOKING FOR FIDEL, COMANDANTE, W), aburridísimos y liosos biopics históricos, (ALEJANDRO MAGNO), o bostezantes telefilmes (WORD TRADE CENTER), parece que OLIVER STONE vuelve por sus fueros, y eso siempre es una buena noticia.

Violencia, sexo, drogas, traición, pero también amor, son los ejes que definen este ejercicio de redención que nos regala el director. STONE propone la violencia como un motor de conductas, como una elección, voluntaria o forzosa, que todos los personajes de la cinta abrazan, más tarde o temprano. Sólo el amor puede frenarla e instaurar algo de sensatez en las conductas, pero también éste puede puede poner en marcha un tiovivo de muerte y sufrimiento, ya que el amor es una debilidad universal.

Dos traficantes de marihuana, con personalidades distintas pero complementarias, son tentados por un cartel mexicano a formar una sociedad. Ante la negativa de los traficantes, el cartel tomará, subestimándoles, medidas más disuasorias secuestrando a la novia en común de ambos. A partir de ese momento nuestros jóvenes protagonistas deberán decidir si aceptan las exigencias del cartel, o luchan por recuperar a su novia, la piedra angular que les une.

Se trata de una película de transición porque aunque STONE recupera sus temas clásicos, no consigue un producto perdurable. sí es una cinta bien rodada y con un elenco de interpretaciones muy notable, pero no es una película que suponga un hito en su carrera (NIXON, UN DOMINGO CUALQUIERA, PLATOON, JFK). Se acerca más a la interesante GIRO AL INFIERNO, y gracias a dios, con ASESINOS NATOS, sólo comparte la violencia como eje de la trama. Esperemos que esto no sea un espejismo y que abandone su solitaria senda de denuncia política.

Los actores, todos muy bien, en especial SALMA HAYEK y TRAVOLTA. Quizás al que menos me creo es a BENICIO DEL TORO en su eterno papel de doberman sanguinario, pero el elenco está bastante correcto en general.

 

Como punto fallido de la cinta, el final, que se presenta como doble y, bueno…pues que no aporta mucho, y si tenemos en cuenta que la película dura 133 minutazos, pues a uno le sobra esta doble propuesta que ralentiza en exceso la película.

 

LO MEJOR:

  • La cinta está BIEN RODADA. Es entretenida y hasta el tramo final mantiene el interés.
  • El REPARTO, en especial TRAVOLTA y HAYEK
  • STONE vuelve por sus fueros, y recupera sus temas maestros.

LO PEOR:

  • Su DOBLE FINAL, ralentiza la conclusión y depierta las ganas de que se acabe la cinta.
  • Es un filme de consumo rápido, no tiene nada particular, NO ES UN TRABAJO PERDURABLE dentro de la filmografía de STONE.
Compartir
Artículo anteriorBREVE MIRADA A LA EVOLUCIÓN DE LOS EFECTOS ESPECIALES
Artículo siguienteMÁTALOS SUAVEMENTE

Alfonso Caro Sánchez (Mánager) Enamorado del cine y de la comunicación. Devorador de cine y firme defensor de este como vehículo de transmisión cultural, paraíso para la introspección e instrumento inmejorable para evadirse de la realidad. Poniendo un poco de orden en este tinglado.

4 Comentarios

Dejar una respuesta