Compartir

 

robocoportada10

 

STAR WARS no sólo revolucionó el mundo de la ciencia ficción en la pantalla, sino que también lo hizo en la comercialización de las películas fuera de los cines. Uno de los pilares del merchandising que creó LUCAS fue el de las licencias de cómics. Estas licencias solían ser temporales y en algunos casos (como el de Star Wars) incluyen un estricto control de la obra por parte del estudio, así como la propiedad de los personajes que puedan ser creados dentro del cómic. Ahora, esta forma de trabajar esta cambiando, ya que las dos grandes editoriales pertenecen a grandes estudios (Marvel/Disney y DC/Warner) y publican sus adaptaciones en sus editoriales (así Star Wars volverá en breve a Marvel). Sólo quedan fuera Sony y Fox, de ahí el baile que vamos a ver con Robocop: 5 editoriales diferentes.

El que no haya estado siempre en una misma editorial, hace que esta sea una de las licencias más difíciles de seguir: no se han hecho reediciones de material antiguo y la continuidad entre una y otra es inexistente (salvo en un caso especial que ya veremos). Así que os voy a hablar de los cómics más interesantes (o curiosos) que podéis encontrar y que creo que merecen la pena ser leídos (aunque hay poco, muy poco en castellano).

 

MARVEL

Marvel fue la primera adjudicataria de la licencia, y no era algo nuevo para ella ya que anteriormente había tenido licencias basadas en películas (STAR WARS, INDIANA JONES), juguetes (Rom, G.I. Joe, Transformers) y televisión (ALF, LOS FRAGGLE). Así, que MARVEL se hiciese con estos derechos no extrañó a nadie..

Lo primero publicado fue la adaptación de la película (1987), a la vez que esta se estrenaba. La adaptación es bastante sobria y sin casi diferencias con respecto a la película, aunque se basara en el guión y no en la película ya estrenada. Como curiosidad, comentaros que hay dos ediciones: una en blanco y negro (como se publicó originalmente) y otra en color (reeditada años más tarde).

Ya en 1990 Marvel lanza la serie mensual del personaje, unos meses antes del estreno de la segunda parte en cines. Inicialmente el guionista al que se le encarga en trabajo es Alan Grant, un ingles con muchos trabajos ya a sus espaldas y que, como casi todos los escritores de cómics de ese país, ha crecido profesionalmente en la revista 2000 A.D., donde escribió historias del Juez Dredd. Y eso se nota en los 10 números de los que se hizo cargo, donde vemos como poco a poco Detroit se va pareciendo más a Mega City,  incluyendo progresivamente más tecnología (motos y vehículos voladores), robots con I.A., implantes cibernéticos y cyborgs animales. Así mismo introduce una nueva corporación rival de la OCP (NIXCO), que le servirá de hilo conductor en varias tramas secundarias.

Robocop es mejorado (aunque no se vea ningún cambio externo): su visión tiene mas modos (calorífico, sonar, rayos X), su oído mejorado gracias al “roboído” (que le permite oír a largas distancias), voz mejorada que permite imitar voces de otros, pistola que puede cambiar de modos de disparo y sus reflejos se mejoran notablemente. En cuanto al personaje en si, le va haciendo evolucionar poco a poco: cada vez sueña más y es capaz de saltarse las directivas cuando sabe que estas son incompatibles con lo que le rodea y con el sentido de justicia de Murphy. Así poco a poco Murphy va ganando terreno a la maquina, pero también vemos que además de evolucionar hacia el policía que era en un principio, Grant le hace evolucionar hacia una especie de Dredd, ya que también es capaz de dictar las penas (aunque no las ejecuta, sino que simplemente te dice tu pena y te manda a la comisaría o a la cárcel).

Los números de Grant son totalmente prescindibles (él mismo declaró que escribía con el piloto automático en esta serie), solo salvándose los #9 y #10, donde llena los cómics de justicieros patéticos al más puro estilo Marshall Law. Finalmente (y por presiones de la productora) fue sustituido por otro guionista.

 

 

Ya en el #12 llega un nuevo guionista fijo: Simon Furman. Otro inglés, ya acostumbrado a escribir franquicias (Transformers), lo que iba a garantizar que el personaje (y su contexto) se ajustarían más a los mandatos de la productora. Y eso se notó enseguida. Ya en su primer número se hace una referencia a Robocop 2 y los secundarios de las películas empiezan a tener algo más de peso en la serie.

Furman arrancó con una saga de 4 números (#12-#15) en la que nos muestra una “operación negra” de la OCP, en la que ésta trata de fabricar nuevos robocops (y que sean menos volátiles en el cumplimiento de las directivas) secuestrando a civiles. Esto da pie a que el guionista muestre a Robocop con dudas morales, ya que se considera culpable de la situación de esas personas por ser un éxito, y que, en el fondo, lo que desea es la muerte para descansar de manera permanente. Finalmente borrará de su sistema la directiva que le ata a la OCP y se considera un policía mas. Esta saga sigue claramente los pasos marcados por la segunda película: una OCP más oscura, luchas internas en Murphy, y la aparición de enemigos de envergadura que le ponen en verdaderos aprietos (el Coronel Flack en este caso).

En los siguientes números (#16 y #17) vemos como El Viejo decide destruirle por abandonar la OCP y se inicia una trama secundaria con la aparición de La Mujer de Lot, esposa de un delincuente muerto a manos de Robocop que busca vengarse de él, primero atacando a sus seres queridos, para después acabar con él, después de haberle visto sufrir. Conoceremos que Lewis esta divorciada y que cree que su marido está muerto, de lo cual ella se siente culpable, ya que piensa que su divorcio propició que él se sumiera aún más en sus problemas de drogas y juego. También veremos como la esposa de Murphy no le ha contado nada a su hijo sobre la situación de su padre, al que cree muerto como un héroe.

En el #18 vemos como introducen a un tipo con poderes psíquicos en la comisaría para que vuelva agresivos a todos los allí presentes, incluyendo a Robocop y Lewis, la cual se le insinúa en paños menores (algo que ya sabíamos que pasaría algún día, pero que aquí sucede porque el control mental la inhibe). Al ser afectado Murphy (situación que es usada para mostrarnos los malos tratos que sufrió por parte de su padre), el ordenador toma el control por completo y no se corta a la hora de pegar tiros (sin distinguir entre polis y delincuentes). Finalmente en una lucha contra la maquina y el psíquico, Murphy logra ganar a los dos (a una la apaga y al otro lo quema vivo). Mientras todo esto sucede, su familia es secuestrada gracias a que alguien (parece que de la OCP) vende la identidad de Murphy.  Esto hace que este más obsesionado con la búsqueda de su familia que en patrullar la ciudad, lo que unido a que no ha vuelto a conectar el ordenador, hace que sea una peligrosa carga para sus compañeros y les llegue a dejar tirados en muchos casos.

Finalmente ha de volver a conectar el ordenador  y es informado por El Viejo de que los secuestradores de su familia son una facción terrorista de una isla (ficticia) que le pedirán que mate al presidente de la misma a cambio de su familia.  Así que decide volar a la isla en cuestión para liberarles y enfrentarse con el líder terrorista: Aza. Una vez vencido, aparece otro Robocop (pero en negro y lleno de pinchos para que se note que es malo), que no es otro que Flack (y lo que había planeado El Viejo para vengarse de el), al que llevábamos varios números viendo en sombras, y causante de varios crímenes que apuntan a Robocop como asesino. Luchan y Murphy gana (¿lo dudabais?), aunque acaba decidiendo que no es humano, pero que es más que una maquina, y así se lo dice a su esposa.

Así acaba la serie en el numero 23. Un final un tanto abrupto ya que quedan líneas secundarias (los planes de La Mujer de Lot, que consisten en unir todas bandas y borrar de la faz de la ciudad a la policía….que original) sin finalizar. Marvel perdió (o no la renovó por su alto precio) la licencia, algo que no se informó a Furman, no sabemos si por dejadez o por falta de información, lo que hizo que no pudiera dejar cerradas todas las tramas. En cuanto al dibujante, casi todos los números se encuentran dibujados por Lee Sullivan (solo fallo en tres números) y su nivel es muy desigual, tirando a mediocre en la mayoría de ellos, aunque a veces tenía destellos en los que se veía un dibujante prometedor (no una estrella, pero si al menos alguien que no haría que te sangren  los ojos).

 

DARK HORSE

Dark Horse en los años 90 era la tercera editorial del panorama USA y se había hecho un hueco gracias a las licencias que publicaba: Aliens, Predator, Terminator, Indiana Jones y Star Wars. En 1992 se hizo con Robocop y para celebrarlo nos regalo el mejor cómic del personaje publicado hasta el momento. Para ello cogió a dos autores que en aquellos momentos estaban en la cúspide de sus etapas: Frank Miller (Daredevil, Batman, Sin City) como guionista y Walter Simonson (Thor, Star Slammers, Los 4 Fantásticos) como dibujante. Como curiosidad, decir que Miller fue escogido como guionista para Robocop 2 y 3, y cuyos guiones “perdidos” veremos después en su traslación al cómic. Y para darle más empaque, hizo que Murphy se cruzara con los Terminators.

La historia es bastante sencilla: la última humana descubre que Robocop es el “padre” de los Terminators, ya que es el que le dio conciencia a Skynet (la “madre”), así decide viajar al pasado para matarle, lo cual consigue y cambia el futuro. Pero antes de que cambie por completo, tres Terminators viajan al pasado para salvarle….y no os voy a contar más porque merece la pena que lo leáis (no esta editado en España, pero el tomo es bastante fácil de conseguir por Amazon y a unos precios bastante ajustados).

No es un cómic que pasara a la historia, pero (para mi) es lo mejor que se ha hecho con el personaje (a nivel de guión y de dibujos). Se mantiene su esencia: la lucha entre máquina y persona, ganando finalmente el fuerte sentido del deber de Murphy. El dibujo de Simonson es muy bueno y aunque se le nota cierta dejadez en los fondos, es capaz de mostrarnos las escenas de acción con una espectacularidad y un storytelling que pocos son capaces de alcanzar (además de su uso estético de las onomatopeyas que ya hizo que llamara mucho la atención en Thor).

 

 

Posteriormente Dark Horse lanzo tres miniseries más del personaje:

  • Prime Suspect (1992/93): situada tras los hechos de Robocop 3 (y aquí os confesaré que fui al cine a verla). Murphy es acusado de un asesinato y ha de investigar quién está conspirando contra el. Guión gracioso pero intrascendente y un dibujo que a mi me ha gustado por el cariz caricaturesco que tiene (y que busca darle algo de expresión al personaje).
  • Mortal Coils (1993): Robocop ha de investigar un robo en la OCP y para ello ha de ir a Denver, actuando como un Marshall. No os voy a mentir….empecé a leerlo y me aburrió como una ostra, así que ni me lo he terminado. ¿El dibujo? pues correcto y ya está.
  • Roulette (1993/94): Un ED-209 anda suelto destruyendo todo lo que se le pone enmedio y Robocop tiene que cazarlo. Intrascendente.

Y no quiero olvidarme de un par de historias en la antología de historias cortas Dark Horse Presents, y que sirven de prologo a Prime Suspect y Mortal Coils.

 

DYNAMITE

Otra editorial que inició sus pasos en el mundo del cómic gracias a las franquicias y la compra de derechos de personajes a editoriales ya desaparecidas. Intentó crear una nueva serie regular de Robocop, pero no fue como ellos esperaban y solo duró 6 números, dejando la historia colgada. Más tarde sería continuada en una miniserie (Road Trip).

El Robocop de estas dos “series” es el salido de la tercera película: ya no trabaja para la OCP, pero ésta vuelve a inmiscuirse en su vida reclamándole como suyo, ya que es la propietaria (según un contrato) de sus piezas mecánicas.

La OCP ha llevado a la ciudad al borde de la destrucción para así mostrar sus robots y lograr venderlos a otras ciudades. Para ello sustituye a los policías por robots ED209B (igual que los anteriores, pero supuestamente sin errores y la cúpula roja en vez de negra) y por los gigantescos ED309, permite las revueltas callejeras comandadas por un cura badass y corta las comunicaciones con el exterior. Mientras, El Viejo le ofrece a Murphy cambiar sus mentes de cuerpo: uno logra la inmortalidad y el otro morir (o ser humano si logran salvar de la muerte el moribundo cuerpo de El Viejo). Robocop rechaza el trato, pero sale tocado de todo esto: han matado a Lewis y ahora tiene dentro de su cabeza a Dick Jones, Clarence Boddicker (en sus versiones completas y bañado por acido), Bob Morton y la propia Lewis. Y por si no hubiera problemas, ahora es buscado (junto al resto de policías) como un terrorista rebelde. Para ello la OCP utiliza una serie nueva de robot mastines y un Robocop que se puede controlar a distancia con la mente.

 

 

Las cosas desbarran y uno de los mandos de la OCP se hace con el control de este último aparato y mata a El Viejo para darle el control de la empresa a la subdirectora (con la que se acuesta….qué raro), algo que logra haciendo que los demás directivos se tiren por la ventana. Robocop ha conseguido huir con unos pocos policías y un periodista que tiene pruebas de la conspiración de la OCP. Su accidentada huida acaba cuando son rescatados por una persona (con un ejercito) que dice que les ayudara a recuperar Detroit y de la que no sabemos cuáles son sus verdaderas intenciones.

¿Y ahora que?….pues nada más, porque el último número de Road Trip se publicó en Marzo de 2012 y Dynamite perdió los derechos, por lo que ha quedado completamente incompleta.

El guión no era malo, y hasta cierto punto interesante al llevar al personaje más allá de lo que nadie lo había hecho y cambiado su status: está zumbado, lejos de Detroit, Lewis muerta (¡¡bien!!), la OCP ahora está manejada por una psicópata y es un proscrito. Una situación, que en manos de un guionista que supiera manejarla, podía darnos momentos muy buenos. En cuanto al dibujo, sólo ha habido dos dibujantes: Renato Guedes, un dibujante bueno, pero que peca de estático y con demasiadas referencias fotográficas (además de ser una copia de Greg Land, pero al menos con Renato sabemos quien es quien) y Unai De Zarate, que no es tan preciosista pero que sí sabe dar expresiones faciales a los personajes.

 

Y también publicaron el mayor disparate de todos:

Robocop/Terminator: Kill Human (2011)

robocopvsterminator0

 

 Robocop despierta en un museo en una tierra en la que Skynet esta a punto de matar a la última humana y se da cuenta de que debe salvar la situación, para lo que ha de viajar al pasado….¡¡pero primero mata a la humana!!….y cuando viaja al pasado nos damos cuenta que ha aparecido en medio de….¡¡Terminator 2!!, desconecta a Arnie, salva a Connor y su madre y se los lleva a un….¡¡portaaviones!!…que pertenece a la flota de…¡¡Dick Jones!!….que ahora es bueno y mega rico porque….¡¡Robocop le visitó en el pasado y le ayudó a ser muchimillonario y decirle que estuviera allí en ese momento esperándole!!…el T1000 ataca la flota y finalmente es vencido haciendo que el portaviones se hunda con él dentro, con Arnie y con ¡¡Connor y Dick Jones, que también han de morir!!.

Si, yo también me quedé con la misma cara que vosotros…y del dibujo mejor no hablamos. Solo deciros que Arnie tiene mejor pinta ahora que en el cómic. Lo mas extraño es que el guionista de este engendro es el mismo que el de la serie anterior, así que no sé si es que no tenía otra cosa que hacer y decidió crear el guión más surrealista del mundo y echarse unas risas con nuestras caras o simplemente puso el nombre a un guión hecho por un mono borracho.

 

En un próximo articulo repasaremos las dos restantes editoriales que han trabajado con el personaje, y que han sido las encargadas de trasladar al cómic los guiones “perdidos” de Frank Miller.

 

Alberto Plumed

1 Comentario

Dejar una respuesta