Compartir

Neon Genesis Evangelion es una de las obras orientales más reconocidas a nivel mundial. El simple hecho de escribir estas líneas, a sabiendas que es necesario hacer referencia a la misma, ya resulta imponente. No solo es uno de los pilares de la animación japonesa, sino que se trata de una de las obras más influenciadoras y distintivas de toda la historia. Hideaki Anno logró algo diferente con Evangelion, algo que se aleja tanto de los estándares actuales que sigue siendo toda una referencia a día de hoy.

Así Héroes de Papel y Álvaro Arbonés unen fuerzas para traernos Tú (no) necesitas ser un héroe, una obra que ya en su propio título se convierte en todo un tributo a lo que es Neon Genesis Evangelion. A lo largo de toda la publicación se analizará, criticará y explorará el trabajo de Anno de forma intrínseca en un trabajo —os adelanto— impecable y que no deja ni un sola gota en el tintero.

El devenir de un fruto cultural

La introducción, que viene esta vez de la mano de Noel Ceballos (conocido por su participación tanto en la prensa como en la literatura), nos sirve como viaje de apertura, un primer contacto, con lo que vamos a encontrar en los 22 capítulos que siguen al prólogo. En el mismo el autor hace un repaso cercano a la importancia de la cultura popular, listando incluso animes y mangas que han marcado su vida en uno u otro momento de la misma.

Álvaro Arbonés toma el testigo para abrir su trabajo de una forma inesperada. Porque Neon Genesis Evangelion tiene espacio para hablar durante horas. Durante días incluso. Pero el autor decide tomarse las cosas con calma y extiende una larga alfombra para comenzar su crítica hablando sobre taxonomías y su aplicación en la cultura. Una temática cuanto menos importante y que abre paso un debate, tanto interno como el propio que se genera en la química autor-lector, que si bien resulta interesante, parece extenderse más de lo suficiente.

Y es en este punto, en su propio inicio, cuando el libro nos deja algo claro. Esta no es una obra pensada para cualquier persona. Por supuesto, se espera que si llegas a ella hayas pasado antes por el trabajo al que se le rinde homenaje. Pero incluso así, la forma de tratar el texto de su autor puede resultar difícil de seguir. Sin tratarlo más que como una crítica constructiva, puede resultar incluso tedioso, como si la charla se extendiese mucho más allá de lo necesario sin razón alguna y con usos constantes de términos que quedan lejos de lo cotidiano. Es imposible abarcar una obra como esta sin entrar en tecnicismos y mucho menos, sin “filosofear” sobre su contenido. Pero, insisto, se convierte en un contenido muy denso que no todos los lectores pueden —o quieren— afrontar.

La anatomía del EVA

Más allá de todo eso, Álvaro Arbonés destripa Evangelion. Si la obra de Hideaki Anno ya era en si misma una deconstrucción, el autor consigue deconstruir la propia obra a la par que la repasa, sin dejar un solo detalle fuera de su texto. Y es que si pudiese categorizar Tú (no) necesitas ser un héroe con una sola palabra esa sería precisión.

Porque Evangelion no es precisamente una obra con un trasfondo leve. La serie insta a ser analizada, estudiada. Comprendida. Así es normal que la red se encuentre llena de estos análisis, de las teorías, del simbolismo de Anno. Pero la obra de Héroes de Papel va mucho más allá que todo eso. No unifica teorías, no repasa la historia, no busca destapar curiosidades. Y si hace algo de todo eso lo hace de forma momentánea, siempre y cuando sea necesario. Se apoya en esos recursos pero no los hace propios y consigue crecer de forma exponencial. Es una obra única. Si bien ¡Hazte con todos! El fenómeno Pokémon: Origen y evolución tenía su propio sello de identidad, no dejaba de ser un trabajo de investigación.

Pero donde el título anterior investiga y muestra su información, Tú (no) necesitas ser un héroe da un paso más, y otro, y otro. Investiga, sí, por supuesto, pero se siente un punto de vista crítico, incluso subjetivo —aunque siempre con la vista puesta en la objetividad. Dista mucho de ser un recopilatorio de críticas sobre los episodios y películas que conforman Evangelion, es la síntesi de todas ellas, relacionadas, documentadas y exploradas por completo, unidas de forma cohesiva.

Más allá de la crítica

Pero, de nuevo Tú (no) necesitas ser un héroe es más que eso. Es precisa hasta el punto de analizar todos los puntos de cada arco, que a su vez los desglosa en los capítulos que lo componen. Es tal su nivel de precisión que resulta casi menester seguir Evangelion a la vez que el libro.

Pienso que es la mejor forma de disfrutarlo y, desde luego, la más recomendada para hacerlo. Cerrarlo, visualizar los capítulos y con la teoría en mente, enfrentarse al maestro. La derrota —si se puede categorizar de esa forma— es más que posible, pero aprendes. Aprendes de su reflexión, de su fijamiento, de cómo entiende lo que el autor expresaba en su obra. Aprendes de sus detalles, de esas nimiedades casi invisibles a las primeras (y, porque no, incluso segundas y terceras) impresiones. Es, de hecho, una nueva forma de vivir la obra.

Pero lo más interesante es que la obra decide que hablar de Evangelion no es suficiente. Es un punto en el que remarco esa densidad general, que parece acrecentarse en algunos momentos. Pero esta vez tiene un deje positivo porque el hecho de que su autor sea capaz de introducirse en la historia de Aum Shinrikyō y Shōkō Asahara —una secta japonesa que gozó de gran actividad en el periodo de producción de Evangelion y su líder— solo para introducir detalles sobre la obra que explora es algo digno de ser alabado. ¿Es necesario? Quizás no, pero es innegable que aporta. Y aporta mucho, porque encuadra la serie desde fuera de sus límites, de como la realidad le afectó y la llevó a ser lo que fue.

En líneas generales Tú (no) necesitas ser un héroe es una obra de gran valor. Va mucho más allá de lo que se espera en una obra crítica. Su investigación, su trato, sus relaciones e incluso los contextos que se utilizan para enmarcar el trabajo de Hideaki Anno son de un gran valor. No solo denota cariño y amor por la obra, sino una dedicación máxima digna de admiración.

Le pesa, en tantos momentos, esa necesidad de ahondar por encima de lo necesario. De recurrir a términos ajenos a los que muchos lectores pueden tener acceso de primera mano. Evangelion tiene espacio suficiente para ser analizada sin necesidad de hacer uso de este tipo de recursos. ¿Lo convierte eso en una mala obra? Para nada. Es un trabajo excepcional y casi imprescindible para cualquier persona que sienta pasión, incluso curiosidad, por el trabajo al que critica. Una obra con una profundidad inmensa y un trabajo que le precede. Una nueva forma de ver a Neon Genesis Evangelion.

Conoce la obra con todo lujo de detalle

Óscar Martínez

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos en nuestro Patreon y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitron

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.