Compartir

Reseña 'La princesa Mononoke', de Laura Montero Plata principal - el palomitron

Todos aquellos que seguimos al gran maestro de la animación japonesa, Hayao Miyazaki, sabemos que hubo una obra que marcó un antes y un después en su carrera, además del devenir del Studio Ghibli. Hablamos de La princesa Mononoke (1997). Hace unos meses cumplió 20 años y sigue siendo a día de hoy una de las películas más influyentes de la animación japonesa.

Con motivo de su aniversario y gracias a su intenso estudio a través del cine japonés y los autores más relevantes, Laura Montero Plata, con la colaboración de Héroes de papel, explora el universo de La princesa Mononoke a través de su contexto, sus personajes, sus temas, sus influencias y sus características artísticas más destacadassin olvidar el trasfondo folclórico y su relación con otras artes. Pero esta no es ni su primera ni su última obra. Es autora del libro El mundo invisible de Hayao Miyazaki (actualmente en su sexta edición), y también ha publicado en inglés, francés y español sobre otros autores como Isao Takahata, Satoshi Kon, Kenzō Masaoka, Hirokazu Kore-eda, Kim Jee-woon o Shunji Iwai. Biblioteca Studio Ghibli: La princesa Mononoke es su libro más reciente.

Una historia de lobos hecha realidad

Desde los años 70, Miyazaki tenía una idea en su cabeza: escribir una historia sobre una chica criada por lobos. Pero no fue hasta 15 años después cuando comenzó a ponerla en marcha. Ambientada en el periodo Muromachi, La princesa Mononoke cuenta la historia de Ashitaka, un príncipe sobre el que cae una extraña maldición que le obliga a abandonar su pueblo y buscar una solución en tierras lejanas. Una vez halla el lugar que buscaba, se encuentra con una situación de lo más hostil. Por un lado, los dioses del bosque luchan por conservar su naturaleza intacta; por otro, un grupo liderado por Lady Eboshi amenaza con destruirla con el objetivo de obtener hierro y construir armas de fuego.

Este choque entre ambos mundos está llevado de una manera muy especial y nunca vista hasta el momento. Para plasmarlo de la mejor manera posible, Miyazaki apuesta por una protagonista diferente, una joven (San) que ha vivido con lobos desde que fue abandonada por sus padres y lucha junto a ellos y los dioses por la conservación del bosque. Su idea de crear una historia sobre una chica criada por lobos se hizo realidad. Además, si vamos más allá, vemos como el filme retrata a la perfección los primeros intentos del ser humano de dominar la naturaleza. Para el maestro no hay villanos, por eso su intención fue siempre evitar los estereotipos para mostrar la complejidad de ese momento.

La Princesa Mononoke lucha hombre y naturaleza - el palomitrón

Junto a esta lucha entre los humanos y la naturaleza encontramos a unos personajes y unos roles de género que, realmente, no se habían visto hasta el momento. Ejemplo de ello son los enfermos de la Ciudad del Hierro: no son marginados, sino que forman parte de la comunidad. Otro gran ejemplo es el papel de las mujeres. Hacen el trabajo más duro y tienen la misma voz que los hombres. Todas ellas habían sido prostitutas, pero gracias a Lady Eboshi se convierten en mujeres emancipadas sin nada que temer. Queríamos mencionar esto, pues es más que evidente el compromiso de Miyazaki por los personajes femeninos fuertes, y no solo se refleja en esta película, sino que está latente en todas sus producciones.

Bajo esta premisa y gran argumento vemos cómo Laura Montero debate y expone bajo palabras de los más grandes y auto deducciones propias qué es La princesa Mononoke, qué supuso para el mundo y qué representa para todos aquellos que amamos el género -entre los cuales me incluyo-. No sólo habla de su historia y cómo fue confeccionada, sino que profundiza del todo y manifiesta el punto de partida bajo el que partió el propio Miyazaki y todas las influencias que recogieron para crear esta auténtica obra maestra. La autora va más allá de lo que hemos podido ver o leer hasta el momento y tales palabras las reservamos para todos aquellos que se hagan con el libro, pues desvelarlas es desvelar los grandes secretos que aguarda con un mimo y un cuidado dotado de una investigación más que excelente.

Una naturaleza para adultos

A lo largo de los años esta película ha recibido muchas críticas tanto por el uso de la violencia como por la crueldad que muestra. Ejemplo de ello son las escenas donde podemos ver cabezas saltando y brazos amputados, algo que muchos consideraron inapropiado para cierto público, o los mensajes que puede mostrar en determinados momentos, mensajes duros (aunque en nuestra opinión realistas y sinceros).

Reseña 'La princesa Mononoke', de Laura Montero Plata mascara princesa - el palomitron

Para todos los que consideraban que esta película no era para todos los públicos, Miyazaki tuvo unas palabras que recuperamos a continuación“Hay que abordar los temas que tratamos de la forma más honesta posible. No considerar, en particular, el pasado como algo intocable confinado en los museos. Hay que narrar el mundo tal y como lo sentimos, tal y como lo vivimos. Para mí todo eso no es tan grave, ya que no me quedan muchos años por delante… Pero muchos jóvenes son descendientes de una generación cuyos padres los han llevado literalmente en brazos. Están completamente debilitados. Cincuenta años después de la guerra, hemos vuelto ingenuamente al punto de partida. Pensamos que eludiendo las cosas desagradables podemos hacernos mejores, que superando la pobreza estaremos sanos. Sin embargo, ahora sabemos que no hacemos más que crearnos nuevas plagas”. Una reflexión más que acertada y que pensamos que hizo para hablar sobre la imaginación de los niños y saber cómo reaccionan a esas imágenes.

Pero bueno, sea o no una película apta para menores, debemos tener claro su mensaje: TENEMOS QUE CUIDAR LA NATURALEZA. Miyazaki siempre presenta este mensaje en todas sus producciones, desde Nausicaä del Valle del Viento (1984) a Ponyo en el acantilado (2008), pasando por la icónica Mi vecino Totoro (1988). Así, en La princesa Mononoke el gran maestro muestra este mensaje a través del bosque. Nos muestra su magia, pero a la vez nos muestra cómo los humanos poco a poco lo vamos mancillando de forma irreparable. Todo ello tiene un fin, una voluntad: hacer reflexionar al espectador sobre qué relación tenemos con la naturaleza, con los dioses del bosque. Es bastante interesante y nosotros nos preguntamos: ¿podemos renunciar a nuestro deseo de poseer para poder convivir con ellos en armonía?

Todo esto y mucho más es tratado en este gran trabajo monográfico de La princesa Mononoke, pues no sólo recorremos su historia y de dónde viene, sino que la autora se preocupa de presentarnos a cada uno de sus personajes, los temas tratados en la obra como el expuesto sobre la naturaleza o la violencia, cómo se desarrolló el guión y producción de la misma… y un sinfín de etcéteras que logran que queramos más a la obra de Miyazaki y le demos un valor añadido gracias al trabajo de Laura Montero Plata.

Reseña 'La princesa Mononoke', de Laura Montero Plata postales exclusivas - el palomitron

Pero todavía nos deja viajar más allá y gracias a las entrevistas realizadas a Mitsunori Kataama (diseñador de efectos visuales digitales) y Ayaro Kishi (traductora de la obra) conocemos muchos más detalles acerca de la obra de Miyazaki y sobre su producción, algo que es realmente importante y la base sobre la que se asienta este éxito que ha pasado mil fronteras y se ha adentrado en más de un corazón.

Para cerrar y poner el broche de oro a este magnífico trabajo, la autora ha recogido a modo de fotografías, breves textos e incluso algún que otro cartel, todo el material de merchandising que se ha llevado a cabo para la película. Un material digno de estar en museos y que cualquiera que tenga alguna de estas piezas puede sentirse digno de tener un tesoro entre sus manos.

No podía ser menos, y es que Laura Montero Plata nunca defrauda con sus trabajos. A lo largo de su último libro recoge de manera sublime todo el universo de La princesa Mononoke. Una monografía que sin duda recomiendo a todos sus fans que deseen llegar a todos los rincones de la obra, pues la autora consigue hacerlo y leer cada una de sus páginas es sinónimo de absorber un pedacito de cultura. Una cultura que poco a poco parece que va desapareciendo y que libros como este te demuestran que sigue entre nosotros, luchando día a día por ser reconocida. Realmente, sublime.

Conoce la obra con todo lujo de detalle 

Marisol Navarro

No hay comentarios

Dejar una respuesta