Compartir

Reseña de La Singularidad de Ptolomeo #1 principal - el palomitron

El nombre ‘Beatless’ comenzó a ser reconocido por una mayor parte del público desde que el pasado mes de enero comenzara la proyección de su correspondiente adaptación animada. Una producción de 24 episodios realizada por el estudio Diomedéa engrosaba el vasto catálogo de la temporada invernal con una propuesta de ciencia ficción. Habiendo sobrepasado ya el ecuador de la serie, es fácil llegar a la conclusión de que Beatless no ha terminado de cuajar. Su premisa y desarrollo no han sido lo suficientemente sólidos y atractivos para irrumpir en el foco mediático, a diferencia de otras que sí lo han hecho como Darling in the FranXX. Por ello, la apuesta de Norma Editorial licenciando el conjunto de obras que conforman el universo Beatless se antoja, cuanto menos, arriesgada.

La Singularidad de Ptolomeo comenzó su serialización en la revista nipona Famitsu Comic Clear, propiedad de Kadokawa Shoten, en abril de 2014. Actualmente en publicación, la serie cuenta en su haber con un total de 7 volúmenes recopilatorios a día de hoy. Escrito por Gun Snark e ilustrado por Mitsuru Ōsaki, el manga de marras se concibe como un spin-off de la novela original de Beatless. Una historia independiente fraguada dentro del mismo universo que explora ciertos elementos y temas sci-fi pero que no profundiza apenas en ellos, tal y como señalaremos a lo largo de esta reseña de La Singularidad de Ptolomeo #1. Un análisis donde no destriparemos detalles sustanciales de su argumento e intentaremos ir más allá de lo que vemos a primera vista.

Reseña de La Singularidad de Ptolomeo #1 cartel reseña - el palomitron

El argumento que narra La Singularidad de Ptolomeo se sirve de un contexto y una ambientación futurista con una gran variedad de elementos que la conforman. Todo toma su origen en Megafloat, una ciudad flotante construida por medio de un tipo de tecnología tan avanzada como innovadora. Miles de proyecciones holográficas imperan y forman parte de la propia fisonomía de la urbe. La presencia de EIH (elementos de interfaz humanoide) es común por las avenidas de la gran metrópolis y cada vez resulta más difícil distinguir entre seres humanos y androides cuya inteligencia y movimientos rozan la perfección. Una era caracterizada por el tangible apogeo de la ciencia. Sin embargo, aún queda un pequeño resquicio para la magia, para la fantasía. Kaito Tendo, un supuesto mago que pertenece a una misteriosa organización, atisba en Iris Kakaji la figura de la salvación, de la guía espiritual que comande un gran viaje. Ella, en cambio, ve en Kaito la herramienta de salvación para devolverla al universo del que proviene. ¿Cómo afectará a Megafloat la unión de estos dos “salvadores”?

Reseña de La Singularidad de Ptolomeo #1 Kaito - el palomitron

El universo existente en La Singularidad de Ptolomeo #1 no difiere en demasía de otros tantos existentes en obras de ciencia ficción. El ser humano tiende a escribir acerca de futuros distópicos, inhóspitos. Futuros donde el hombre vuela tan cerca del sol que termina quemándose. La tecnología sobrepasa cualquier expectativa y termina por derrocar los pilares societarios preexistentes. Sociedades muy avanzadas tecnológicamente donde la miseria y la podredumbre campa a sus anchas. Mundos ficticios donde existe un muy acentuado doble rasero, una doble moral. La Singularidad de Ptolomeo plantea —en primera instancia— un contexto ficcional que se aleja de tales situaciones, casi como si estuviera todavía en una fase de germinación.

Y, tal vez, por su demografía shōnen o por las propias intenciones de sus autores, La Singularidad de Ptolomeo no tiene por qué terminar ofreciendo una visión de lo anteriormente mencionado. De hecho, si nos ceñimos a este primer volumen, es muy probable que el tono de la obra se mantenga, sin necesidad de mostrar un futuro tan explícito y crudo. La Singularidad de Ptolomeo #1 es una lectura muy juvenil donde se postula un claro duelo entre la ciencia y la magia. Una batalla entre los avances tecnológicos y científicos de la humanidad frente a las misteriosas artes de la hechicería. Es un duelo de ideales y pensamientos. Racionalismo vs Empirismo.

Reseña de La Singularidad de Ptolomeo #1 Iris - el palomitron

Pese a contar con alguna que otra buena idea, La Singularidad de Ptolomeo se resiente en el elenco protagonista. A pesar de ejercer de introducción y no tener mucho espacio para ver sus aristas o vislumbrar una evolución, notamos cierta carencia en cuanto personalidad se refiere. El hecho de que el grupo de magia de Kaito sea un club de instituto le resta cierta importancia y puede minar su imagen. El ambiente escolar está muy presente en la ficción, lo que puede provocar cierta disonancia. Una diferencia insalvable entre lo que se pretende narrar y el cómo se hace. Estamos ante una ficción cuyo propio título es toda una declaración si atendemos a las connotaciones de la singularidad tecnológica y el nombre propio que figura en él. Además de los múltiples términos o referencias empleados a lo largo del tomo y que intentan ofrecer cierto plus y detallismo a la obra. Pero que, como comentábamos, los personajes y el ambiente tan juvenil no ayudan a tomárselos en serio.

La Singularidad de Ptolomeo #1 tiene un fuerte sabor a introducción. Se encarga de presentar a grandes rasgos tanto el universo como los personajes principales. No quiere o no se atreve a profundizar en ningún detalle, y el nexo de unión entre los dos protagonistas se antoja algo vacuo, forzado. A nivel de desarrollo argumental, Gun Snark tampoco consigue dar con la tecla para mantener la expectación del lector a lo largo de la lectura. Varios misterios y aspectos que no quedan nada claros a través del uso de un ritmo que podría haber dado mucho más de sí. Un manejo de los tiempos más eficaz para generar ese interés y expectación, y no permanecer tan pasivos ante la obra. Esto, sumado al toque juvenil que comentábamos, supone un impedimento más para aquellos que busquen algo más profundo o serio en el título.

Reseña de La Singularidad de Ptolomeo #1 Maya - el palomitronEn el apartado artístico La Singularidad de Ptolomeo ofrece un resultado satisfactorio. Mitsuru Ōsaki, junto a Satoshi Hase (diseño de los escenarios), son los encargados de cargar con el peso de la narrativa visual de la obra. El estilo de trazado del mangaka es simplista y conciso, ofreciendo personajes muy contorneados y sin abundantes detalles en la ejecución. El grado de detallismo también brilla por su ausencia en la recreación de los fondos, apostando en la gran mayoría de ocasiones por escenarios poco cargados con un claro predominio del color blanco. El lector se encuentra ante un tipo de dibujo muy digital, con un constante empleo de tramas para el sombrado del mismo. Echamos en falta un mayor énfasis en los detalles, en la variedad de expresiones faciales y unos fondos capaces de aportar más. Aun así, un estilo artístico que está en sintonía con el carácter jovial que impregna la obra.

Reseña de La Singularidad de Ptolomeo #1 cartel edición - el palomitron

Reseña de La Singularidad de Ptolomeo #1 portada - el palomitron

Durante la celebración de la Japan Weekend Barcelona 2018 Norma Editorial anunció la licencia de la novela de Beatless y los spin-off ‘La Singularidad de Ptolomeo’ y ‘Beatless: Dystopia’. La Singularidad de Ptolomeo #1 está compuesto por un total de 208 páginas en blanco y negro, con la inclusión de cuatro a color. Cuenta con un formato B6 y una edición rústica con sobrecubierta cuya dimensión es de 13 x 18 cms.

La calidad de los materiales que conforman este tomo es indiscutible, en la línea de otro tipo de obras dentro del catálogo de la editorial. La portada consigue un notable impacto visual tanto por diseño como composición cromática. El diseño de la cubierta respeta al máximo el original japonés, además de ubicar el título en la misma posición. En la misma se puede observar la protagonista femenina de la serie, una joven rodeada por un halo de misterio aún sin resolver. El diseño de la portada consigue un mayor impacto gracias a los colores y la tonalidad empleados. El uso de un intenso color rojo acapara la atención del ojo humano, que además se ve potenciado por el tono de blanco que tinta la silueta de la protagonista. Un potente blanco que deja patente un claro contraste cromático y que deja espacio para que el bermellón coloree ciertos detalles de la joven.

La Singularidad de Ptolomeo #1 salió a la venta el pasado 25 de mayo de 2018 a un precio de 8,00 €. Este primer tomo cuenta con un total de siete capítulos y un relato titulado ‘Los 10.000 yos de Terry’ escrito por Satoshi Hase, guionista de Beatless. En cuanto a la presencia de errores en la edición, encontramos que tanto la sobrecubierta como la cubierta adolecen de una errata en el lugar donde aparecen citados los autores. Concretamente, el dibujante de la obra, Mitsuru Ōsaki, aparece a cargo del guion cuando su labor se ciñe única y exclusivamente a la ilustración.

Por lo demás, no hemos encontrado ningún error a nivel de impresión o diseño. Tanto el entintado, como el sangrado y las viñetas gozan de una perfecta armonía en el tomo. Aunque, como detalle a comentar, creemos que la superposición de bocadillos en las viñetas protagonizadas por un personaje de origen alemán puede crear cierta confusión y saturación debido a la presencia de frases inacabadas en el idioma germano. Para finalizar, mencionar que la localización a nuestro idioma está perfectamente lograda gracias a la labor de Alexia Miravete (DARUMA Servei Lingüístics, SL).

Reseña de La Singularidad de Ptolomeo #1 cartel galería - el palomitron

Edu Allepuz

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos en nuestro Patreon y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitron

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.