Compartir

Reseña de Gangsta #2 y #3 protagonistas - el palomitron

La que fuera para nosotros una de las mejores licencias manga del pasado año 2017, parece haberse convertido por méritos propios en uno de los grandes éxitos de Milky Way Ediciones. Tras el estreno de la serie el pasado mes de octubre, Gangsta cuenta ya en su haber con tres volúmenes recopilatorios —de los siete publicados en Japón—. La autora de Gangsta, Koshke, cimentó las bases de este seinen de acción en un primer tomo que servía de introducción a su universo. La representación de Ergastulum como motor de la acción, una ciudad infecta por la ausencia de moral y humanidad, donde el tráfico de drogas o la trata de blancas son el pan de cada día. Una urbe donde humanos genéticamente superiores —Twilights— son marginados, exiliados y tratados como esclavos. En este festín de inhumanidad emergen las figuras de los dos protagonistas, dos hombres cuyo magnetismo traspasa los paneles, incluso el papel. Un dúo con la capacidad de humanizar un mundo carente de dicha virtud.

No te pierdas nuestra reseña del primer tomo de Gangsta

Una vez superada esta toma de contacto, comenzamos la reseña de Gangsta #2 y #3. Una reseña no exenta de algunos destripes argumentales o spoilers, ya que suponemos que quien proceda a realizar dicha lectura debe estar al corriente de lo acontecido en el desarrollo de la obra. ¿Consigue Koshke desarrollar de forma coherente y dinámica todos los elementos de su obra en estos dos tomos? La respuesta rápida es un sí rotundo.

Reseña de Gangsta #2 y #3 cartel reseña - el palomitron

Tras los hechos acontecidos en el primer volumen de la obra, Gangsta #2 abre el telón mostrando de nuevo lo cotidiano, el día a día de este pintoresco dúo protagonista cuyo “núcleo familiar” se expande gracias a la incorporación de Alex como secretaria. El lector vislumbra en estas primeras páginas la independencia e individualismo de Nic respecto a ellos, así como la fugaz aparición en forma de recuerdo de la enigmática joven mujer que acogieron tiempo atrás. Como si de un paralelismo se tratara, Worick atisba en Alex la figura de dicha joven y, digamos, que no es asunto de buen agüero. La que fuera chica de compañía hasta no hace mucho ya fue avisada del peligro al que se expone quedándose junto a los ‘chicos para todo’.

Reseña de Gangsta #2 y #3 Nic Doug - el palomitron

Tras una ligera introducción, Nic y Worick son citados a la comisaría de Ergastulum para protagonizar un interrogatorio. La aparición de una montaña de cadáveres sin identificar cercenados por el, aparente, filo de un arma blanca similar a una katana tiene en jaque al cuerpo policial de la ciudad. Chad, oficial de alto rango y “colega” del dúo, confía en su inocencia pero necesita la extraordinaria memoria fotográfica de Worick para identificar a los cadáveres. Instantes después entra en escena Daniel Monroe, actual líder de la Familia Monroe —una de las tres grandes familias de Ergastulum—. Su petición es clara y simple, los servicios de Worick y Nic para lidiar con unos matones de la familia Corsica. Sin embargo, la aparición de Doug, un Twilight de apariencia juvenil, será clave para disfrutar de los mejores paneles de acción de estos tres primeros volúmenes.

Reseña de Gangsta #2 y #3 Nic Doug 2 - el palomitron

Su enfrentamiento contra un Nic potenciado por los efectos estimulantes del celebrer (droga suministrada a los Twilights) impregna el desarrollo de este segundo volumen de unas elevadas cotas de acción, aderezadas en conjunto por una composición de páginas y un dinamismo increíbles. El duelo entre los dos chapas de alto rango consta de una coreografía de movimientos sobresaliente. Consigue transmitir al lector una sensación de velocidad y viveza pasmosa que, a su vez, está tan bien recreada que no impide el óptimo seguimiento por parte del lector. Los movimientos e intercambios de golpes se suceden de forma fluida, sin apenas esfuerzo para el ojo humano; un auténtico deleite que solo parece llegar a su fin con la muerte de uno de los dos Twilights. Sin embargo, la intervención de Gina Paulklee marca el silencio final. La líder del gremio Paulklee (una organización de mercenarios compuesta por Twilights) irrumpe en el escenario para ilustrar con más detalle los tres principios y sedar a los dos sobrehumanos.

Reseña de Gangsta #2 y #3 Worick - el palomitron

Tras las heridas sufridas en combate y el efecto de la alta dosis de downer (el otro tipo de celebrer, utilizado como tranquilizante y anestésico), Worick carga en brazos a Nic y a Doug con el fin de llevarles a la consulta del dr. Theo y Nina. Tras dejar a la pareja de Twilights bajo los cuidados de la joven aprendiz de médico, el lector puede comprender algo más la relación que une a los Monroe con el dúo protagonista, así como el hecho de que los Corsica guardan un profundo odio hacia estos sobrehumanos. Un odio que parece actuar como hilo conductor al caso de los cadáveres, todos ellos portadores de chapas. Mientras tanto, y en la lejanía del plano de la acción, Alex comienza a sufrir un tipo de alucinaciones derivadas del efecto de una droga. Un estupefaciente que los proxenetas suministraban a las prostitutas de manera asidua para tenerlas bajo control.

Gangsta #2 termina ilustrando de nuevo el lado más humano de Worick, un hombre capaz de sacrificarse por sus más allegados, abrazando y consolando a una Alex que vuelve a ejercer fruto del efecto alucinógeno de la droga. Un hombre capaz de anteponer y salvaguardar a los más perjudicados por encima de sí mismo. En definitiva, humanidad en su máxima exponencia.

Reseña de Gangsta #2 y #3 Worick Alex - el palomitron

Si el segundo volumen de Gangsta se cobijaba en la más pura acción mientras introducía nuevos personajes y tramas a su desarrollo argumental, Gangsta #3 evoca en la gran mayoría de sus páginas un elevado grado de sentimentalismo e introspección. Tras asimilar poco a poco las muy pequeñas pinceladas del pasado de los protagonistas, el lector por fin se zambulle en él. Aún falta por desvelar, pero la autora decide brindar muchas de las piezas del enigmático puzle que conforma un tiempo pretérito de Nic y Worick. Lejos de interrumpir el ritmo de la serie, profundiza y consigue conjugar los dos horizontes temporales de forma ágil y coherente. Además, la autora utiliza las clases de historia impartidas a un adolescente Worick como recurso para dar explicación al contexto de Gangsta. Aspectos de suma importancia como la fundación de Ergastulum, la guerra que propició la creación del celebrer o la propia definición de Twilight ahora ya no son incógnitas para el lector.

Reseña de Gangsta #2 y #3 Nic joven - el palomitron

A Koshke no le tiembla el pulso a la hora de mostrar la miseria y depravación del ser humano, así como definir a sus personajes dentro de un marco ficcional de excelsa desdicha. La autora define muy bien en esta obra la actitud racista tan inherente en el ser humano, mediante la incorporación de la dualidad “normal – Twilight”. Desde la creación del celebrer estos seres sobrehumanos son utilizados por los humanos normales como herramientas, segadores sin capacidad propia para dictaminar qué vida segar. Ergastulum emerge como un patio de prisión donde estos seres habitan. La marginación les lleva al verdadero ostracismo. Sin embargo, la urbe acogió poco a poco a la peor calaña de la sociedad “normal”, conformando un lugar de inmundicia y destrucción con fecha de caducidad. Similar al plazo de extinción de los Twilights, seres cuya esperanza de vida no sobrepasa una treintena de años de adicción y consumo de drogas para poder sobrevivir, para poder paliar sus debilidades heredadas genéticamente. Su nombre no es simple coincidencia, la fragilidad y poca esperanza de vida hacen alusión a lo vespertino, a lo crepuscular.

Reseña de Gangsta #2 y #3 Nic Worick - el palomitron

Parte de toda esta explicación se refleja perfectamente en la vida de un adolescente Nic que recién conoce a Worick. Un joven utilizado como herramienta, como moneda de cambio y objeto de abuso en multitud de ocasiones. Un joven con una discapacidad auditiva y del habla que poco a poco aprende de, y con, Worick. Dos muchachos no queridos por sus respectivas familias e hijos no deseados. Las trabas que supone la discapacidad de Nic al comienzo desaparecen a medida que se fragua su relación interpersonal. Worick es el ejemplo perfecto con el que adoctrinar a una sociedad cada vez más egoísta e individualista; sus acciones son un auténtico golpe de humildad y moral, así como su relación. La autora consigue coronarse con esta historia de hermandad entre los dos protagonistas, un auténtico despliegue sentimental del que me negaré a relatar más a fondo ya que considero menester su lectura individual.

La composición de las páginas de la obra en general, y de este tercer tomo en particular, me parece brillante. La capacidad que tiene su autora de dinamizar las secuencias y utilizar reiteradamente el plano detalle a favor de un mayor énfasis en las expresiones faciales, cambios de registro y grado de detallismo. En ocasiones, parece que Koshke bebe del Yonkoma por sus características páginas compuestas por cuatro viñetas proporcionales y distribuidas de manera vertical. Aúna el recurso del plano detalle con esta peculiar distribución para conseguir un mayor impacto visual y narrativo. Así, la discapacidad de Nic se convierte en un valioso medio con el que llevar la narración a otro nivel, en Gangsta la narrativa corporal y gestual es tan rica como valiosa. Posee la meritoria capacidad de transmitir un mensaje sin necesidad de hacer acopio de las palabras.

Tras la narración de estos ecos del pasado de forma onírica a través del personaje de Worick, Gangsta #3 vuelve a la actualidad para continuar con su desarrollo argumental. La sucesión de atroces asesinatos de Twilights bajo el mismo modus operandi es señal inequívoca de cierto aroma a revolución en Ergastulum. Las familias Cristiano, Monroe, Corsica y el gremio Paulklee se reúnen con el fin de mediar y vislumbrar una aparente solución, ya que el equilibrio de poderes puede verse derrumbado ante una rebelión Twilight.

Reseña de Gangsta #2 y #3 Nic - el palomitron

La desconfianza y tensión entre las grandes familias es tan palpable que incluso puede llegar a cortarse. Mientras tanto, en otro plano, el lector descubre a los artífices de los atroces asesinatos. Una mujer y un adolescente cuya sed de sangre e inhumanidad queda reflejada en las páginas. Gangsta #3 termina ofreciendo un cliffhanger a la altura, de esos que desearías tener el siguiente volumen a tu lado para sumergirte en él. El cruce entre Nic y este nuevo dúo homicida. Como colofón, la sonrisa del protagonista Twilight como declaración de intenciones.

Reseña de Gangsta #2 y #3 cartel edicion - el palomitron

Reseña de Gangsta #2 y #3 portada 2 - el palomitron

Hace unos meses Milky Way Ediciones anunció la licencia de Gangsta, una obra muy demandada por el público y que ha cosechado un gran éxito a nivel de ventas, sobre todo durante la celebración del XXIII Salón del Manga de Barcelona. Gangsta #2 está compuesto por un total de 204 páginas en blanco y negro. Estamos ante una edición tankoubon rústica con sobrecubierta y cuya dimensión es de 13×18 cm.

La calidad de los materiales que conforman este tomo es indiscutible, en la línea general de otras obras de la editorial. La portada consigue un gran impacto visual tanto por su diseño como por las tonalidades empleadas. El diseño de la cubierta respeta al máximo al original japonés. Los colores empleados en los personajes provocan un contraste con la tonalidad blanquecina del fondo y el azul metalizado empleado en el título. Una paleta de colores que casa a la perfección con el estilo y universo de la obra. La cubierta cuenta además con unos detalles en blanco que pueden interpretarse como gotas de sangre u orificios de bala. Pequeños detalles que suman en positivo a una portada excelente a nivel de diseño. Añadir que tanto la portada como la contraportada de este volumen guarda una completa analogía respecto al diseño del primer tomo; pero, en esta ocasión el protagonismo recae sobre Worick. Gangsta #2 salió a la venta el pasado 28 de diciembre a un precio de 8,50 €. Este segundo volumen consta de un total de seis capítulos y ninguna errata a nivel de diseño, impresión o composición de las páginas. Una vez más nos quitamos el sombrero ante el buen trabajo de la editorial española.

Reseña de Gangsta #2 y #3 portada 3 - el palomitron

Al igual que el tomo anterior, Gangsta #3 cuenta también con un diseño un tanto minimalista. Koshke apuesta por una composición que rinde coherencia al contenido de dicho volumen, intercambiando al dúo protagonista del presente por sus respectivas versiones del pasado. No solo juega con las edades, también lo hace con la posición de sus figuras y el tono empleado para plasmar la melancolía y sobriedad que impregna las páginas del tomo. Lo curioso es que, en este caso, la contraportada no cuenta con la presencia de seres humanos, sino con el peso de un pasado imposible de dejar atrásGangsta #3 salió a la venta el pasado 28 de febrero a un precio de 8,50 €. Este tercer tomo consta de un total de cinco capítulos exento de erratas ortográficas y de diseño. Ambos volúmenes están perfectamente localizados a nuestro idioma cortesía de Gemma Tarrés (DARUMA Serveis Lingüístics).

Reseña de Gangsta #2 y #3 cartel galeria - el palomitron

Edu Allepuz

No hay comentarios

Dejar una respuesta