Compartir

 

trek4

 

A pocos años ya del 50 aniversario de STAR TREK, este maravilloso mundo de ciencia ficción creado por GENE RONDENBERRY nos sumerge con las nuevas películas dirigidas por J.J. Ambrams en un nuevo comienzo de la historia. Nos ofrece la posibilidad de volver a vivir lo ya vivido pero de otra forma distinta. He de confesar que, como otros muchos seguidores de STAR TREK, antes de ver la película estrenada en 2009 me invadía cierto escepticismo. Fui a verla con más cautela y recelo de lo que suele ser habitual en mí cuando a una película de esta saga se refiere, pero he de reconocer que al final de la película mi escepticismo se había transformado en fascinación, en alegría y en incredulidad. Sí, incredulidad. Imagino que os estaréis preguntando por qué. Veréis, hay mucha gente que piensa que un reboot tiene que ser necesariamente un lavado de cara completo, algo completamente nuevo, algo que jamás se haya visto, y otros piensan que un reboot debe de ser un mero maquillaje del producto original pero adaptado a los tiempos que corren, haciendo del argumento original una línea roja infranqueable. Pues bien cuál fue mi sorpresa cuando vi STAR TREK 2009, y me di cuenta de cómo J.J. ABRAMS había conseguido algo difícilmente alcanzable en sagas de este tipo, hacer un reboot de la línea original con cosas completamente nuevas pero teniendo en cuenta en todo momento la historia original y sus valores.

 

teks
La tripulación del Enterprise. Ayer y hoy de los mismos personajes.

 

Como podréis comprobar por esta última afirmación no estoy para nada de acuerdo con las declaraciones de WALTER KOEING (Pavel Chakov original) en las que afirma que la nueva saga ha perdido el mensaje que daba STAR TREK, ya que para mí, no solo no lo ha perdido sino que lo ha actualizado, consiguiendo así mandar el mismo mensaje enganchando a más gente y dándole una aire fresco a una saga que empezaba a oler a naftalina.

Pero bueno, después de estas primeras líneas a modo de introducción, hablemos un poco de la nueva película de la saga, STAR TREK EN LA OSCURIDAD.

Antes de ir a verla al cine, como buen aficionado que soy, me gusta darme un paseo por los mentideros de la red, en busca de las críticas y análisis de periodistas, críticos, blogueros y aficionados. Y cuál fue mi sorpresa cuando en más de uno y más de dos artículos pude constatar cierta desilusión con el guion, al que se criticaba de tener agujeros y poca coherencia. Toda esta lectura previa he de reconocer que volvió a sembrar en mi esa esas sensaciones agrias que tenía antes de ir a ver STAR TREK 2009, pero…. ¡¡¡Ahí de mi!!!! ¡¡¡INGENUO!!! Como pude osar dudar del trabajo de J.J. ABRAMS antes de haberlo visto!!.

Al terminar de ver la película estaba catatónico. ¡¡Estupefacto!!. Pocos minutos después de levantarme del asiento del cine todavía me encontraba inmerso en la gran trama que habían desarrollado para que gente como yo, gran aficionado de STAR TREK, se relamiese pensando en todas esas anécdotas, en todas esas conexiones y guiños a la saga original que despliega la película, no veía el momento de empezar a comentar todo lo que había visto con el resto de mis amigos. Era increíble, como se podía hacer un reboot completamente nuevo de la historia de Khan y al mismo tiempo enlazarlo tan brillantemente con STAR TREK II LA IRA DE KHAN.

 

khan
Fotograma de STAR TREK II LA IRA DE KHAN

 

Mientras veía la película también me di cuenta y comprendí el porqué de muchas de las críticas al guion, ya que, este maravilloso trabajo realizado en esta película requiere de haber visto la saga clásica para comprenderlo en su plenitud. Eso sí, os garantizo que si veis las películas de la saga clásica y después STAR TREK EN LA OSCURIDAD la vais a disfrutar mucho, y ya veréis como esos agujeros en la línea argumental de la película se ven completados.

En fin, para resumir, he de reconocer que esta película ha sido, para mí, otra grata sorpresa, más grande, si cabe, que la que me lleve cuando vi STAR TREK 2009, y animo a todo aquel que no la haya visto a que la vea.

 

Saludos a todos.

 

Ángel S. González

Consulta la crítica de El Palomitrón.

1 Comentario

  1. Bueno he de decir que lo de que conserva los valores de la original… No podría estar en un mayor desacuerdo. La serie original de Star Trek eran aventuras, una misión de exploración pacifica (aunque luego hubiese enfrentamientos) y en las películas de J.J. Abrams son bastante violentos, así pues el pacifismo original que es parte del espíritu de Star Trek ya está perdido.

    Spock…. su relación con Uhura es absolutamente poco creíble aunque he de admitir que el nuevo actor es de lo mejor de los nuevos.
    Kirk no me lo creo de ninguna manera, no tiene gracia ni carisma. ¿Dónde está nuestro capitán Kirk sentado en su silla metiendo tripa con sus posturas? A parte de la mierda de personalidad que le han dado violento, zumbado y vale, liga pero no con la clase de William Shatner.

    Realmente creo que lo que ha salvado esta película con respeto a la de 2009 ha sido Benedict Cumberbatch que hace una actuación sublime creando un personaje muy creíble y que podemos imaginar como Khan.

    Aún así este nuevo Star Trek está muy lejos del espíritu del original. Como muchos trekkies opinan… como película de acción para divertirse esta bien pero no es Star Trek.

    Un saludo.

Dejar una respuesta