Compartir

 

Serie-Rabia-Mediaset-España

 

Que la ficción española está en pleno auge ya no es una mera suposición: Es un hecho. Series como VELVET, VIS A VIS u otras de temática histórica como ISABEL lo han venido demostrando últimamente dejando entrever que esto no ha hecho más que empezar.

Buenos elencos, buenos argumentos y un despliegue técnico impensable hasta hace poco en nuestro país, han equiparado nuestras ficciones a nuestros propios productos cinematográficos haciendo que cada vez nos sintamos más orgullosos de nuestras series.

Claro está, esto es algo que las productoras saben y por ello cada vez más apuestan por nuevos proyectos que intenten superar a los anteriores innovando ya sea con la creación de tramas hasta ahora inéditas en nuestro país o apostando por una fotografía que no hayamos visto hasta ahora en la pequeña pantalla patria. Lo importante es ir creciendo y lograr que al final no envidiemos a ese gran magnate seriéfilo que es América.

¿Y qué está muy de moda en todo el mundo pero aún no habíamos podido ver con nuestro sello de calidad? En efecto: la temática post apocalíptica. Y es por esto por lo que ha apostado RABIA, la nueva serie de Cuatro, aunque en menor medida que la serie madre de los apocalipsis que es THE WALKING DEAD puesto que el mundo no está tan destrozado por el momento como lo está en la serie de AMC.

 

1_11a1d0f26f

 

Descrito hoy mismo, el día después de la emisión de su piloto, como ‘el mejor estreno de Cuatro desde 2009’, el virus de la RABIA y sus infectados fugitivos se colaban ayer en los hogares de casi dos millones de españoles (1.801.000 y un 10’6% de share) luchando en su franja horaria con CARLOS, REY EMPERADOR o el coloso talent show de su cadena madre, La Voz.

Ahora, la pregunta es: ¿Convenció? En EL PALOMITRÓN, no las tenemos todas…

Con un buen comienzo contando con la colaboración del siempre interesante JESÚS OLMEDO (HISPANIA) como ‘rabioso’ de turno sembrando el caos en un cine (obviamente no había tomado es medicina naranja que todo lo cura con la cual lleva años martirizándonos en las pausas publicitarias, si no otro gallo cantaría), RABIA gozaba de un comienzo bastante fuerte que auguraba una serie muy prometedora si lograba mantener el nivel. ¿Cuál fue el problema? Que no lo logró…

 

RABIA-CAP.1-3

 

Quede constancia que no queremos decir que haya sido catastrófica, por supuesto. Simplemente, no ha estado a la altura de las expectativas y poco a poco se ha ido desinflando pasando del augurio de prometedora serie con la que lucir nuestro orgullo patrio (televisivamente hablando) a una serie para entretener y poco más. Al menos de momento, claro.

Aunque con un reparto correcto encabezado por PATRICIA VICO (HOSPITAL CENTRAL) y CARLES FRANCINO (BANDOLERA) con presencia más que apetecible de conocidos rostros como los de CONCHA CUETOS (la inolvidable Lourdes de FARMACIA DE GUARDIA), NURIA GONZÁLEZ (LOS SERRANO), PACO TOUS (LOS HOMBRES DE PACO), ADRIANA OZORES (GRAN HOTEL) en un rol un tanto inquietante que no sabemos todavía decir si nos convence o no) o FELE MARTÍNEZ  interpretando a un ‘pijo total’ que hará como poco sonreír a más de un nostálgico de los 90 y el papel de Chema en TESIS al que seguro amarán, RABIA es de esas series que demuestra que no hace falta sólo un buen elenco para que el proyecto salga bien. Hace falta, también, una buena dirección del mismo para evitar, sobre todo, que se caiga en la sobreactuación de unos papeles ya de por sí planos y bastante tópicos (que levemente recuerdan al grupo inicial de THE WALKING DEAD) como para que sean llevados a la exageración.

En cuanto al apartado técnico, algo que en esta producción no podía pasar desapercibido sobre todo teniendo en cuenta su trama, RABIA, de nuevo, se queda un tanto corta. El escenario principal donde se desarrolla la acción, un refugio dejado de la mano de Dios (que es lo que toca si lo que quieren es no ser encontrados) por algún lugar de la localidad malagueña de Coín, cuenta con un interior que dista mucho de la naturalidad requerida para una localización de sus características. Lo que a priori parecía un plató correcto, no sabemos si por la iluminación o por el montaje final, ha acabado por resultar no tan satisfactorio como debiera. Eso sí, han prometido que habrá más tomas de exterior y eso siempre es de agradecer.

 
caracterizacion-1_gallery_a

 

Si os preguntáis por la caracterización de los personajes… Una imagen vale más que mil palabras (aunque nos habría gustado haber podido conseguir una imagen en decente calidad de un ‘rabioso’ en pleno auge, todo sea dicho). Y a profesionales como DAVID AMBIT que cuenta en su currículum con nominaciones al Goya por su labor en cintas como la saga REC, tampoco vamos a reprocharle absolutamente nada. Junto con los consecuentes efectos especiales de transformación, el conjunto es más que correcto.

Ahora, todavía con resaca viral corriendo por nuestras venas, añadiremos que todavía tenemos un halo de esperanza puesto en RABIA que esperamos ver si crece o se queda en agua de borrajas el próximo martes. Esa conversación entre NURIA GONZÁLEZ y FELE MARTÍNEZ en el bar (de la que no desvelaremos detalles porque, ante todo, somos de la brigada antispoiler), ampliada después en el adelanto de la próxima semana, dejaba entrever unos tintes conspiratorios que levemente nos traían reminiscencias de la genial UTOPIA y las tramas paranoicas que en ella podíamos ver.

 

1443444951_078943_1443448103_noticia_fotograma

 

Prometemos que, si nuestras sospechas de ‘más allá de un simple virus’ son ciertas y RABIA mejora, próximamente volveréis a tener noticias nuestras. De momento, vamos a esperar.

LO MEJOR

  • Aunque la voz cantante del reparto sea llevada por VICO y FRANCINO, se prevén diferentes subtramas que no limitarán el interés en sólo un par de personajes.
  • Su premisa inicial, innovadora en nuestro país.
  • Lo que empezaremos a descubrir sobre el virus a partir del segundo capítulo.

LO PEOR

  • Roles, en principio, con demasiados clichés.
  • Trama innovadora en nuestro país, pero no en el resto, por lo que de momento aún no aporta demasiada frescura a los seriéfilos empedernidos.
  • Saca poco partido a su reparto y no goza del despliegue técnico que esperábamos.

 

 

 

Silvia Martínez

 

No hay comentarios