Compartir

LOS ANTECEDENTES

A finales de los 80, durante los 90 y primeros 2000 fueron muy populares dentro del género de la comedia un tipo de películas que usaban elementos de fantasía para arrancar la trama y acompañar al personaje principal en un viaje de autodescubrimiento o automejora. Probablemente la obra cumbre de este grupo sea Atrapado en el tiempo, pero también destacan otros títulos como Ponte en mi lugar (original y remake) y proyectos a medida de comediantes (con el síndrome de Peter Pan) como Di que sí, Mentiroso compulsivo y Como Dios para Jim Carrey (quien realmente brilla en este campo), Click, de Adam Sandler, Increíble pero falso, de Ricky Gervais (en nuestra opinión, superior a las otras en cuanto a discurso) y recientemente las dos entregas de la saga Ted, de Seth McFarlane. Y por supuesto no nos olvidamos de la fundacional Big, de la infravalorada Penny Marshall, a la que homenajea ¡Qué guapa soy! La película protagonizada por Amy Schumer sigue la estela de las cintas anteriormente nombradas y plantea la historia de una mujer insegura consigo misma, ya que no se ajusta a los cánones de belleza de la sociedad, que al darse un golpe en la cabeza se ve a sí misma como una de las modelos por las quien trabaja. Su físico seguirá siendo el mismo para la gente de su entorno, pero ella tendrá una gran confianza en sí misma al percibirse como convencionalmente atractiva.

LA PELÍCULA

Pese a que no haya escrito el guion, este proyecto encaja perfectamente con el punto de vista cómico de Amy Schumer, quien ha tenido que reclamar su espacio en el mundo del espectáculo frente a la hostilidad de Hollywood hacia todo aquello que no son hombres blancos cishetero con un físico “normativo”. Contra esta toxicidad batalla ¡Qué guapa soy! con un mensaje de aceptación de una misma y de redefinición de la palabra belleza. Este mensaje tan antisistema se ha colado en una producción de gran estudio gracias a un envoltorio vistoso e ingenioso. Como declara Chenta Tsai: “Si sirves tu mensaje con un envoltorio bonito, la gente que normalmente se ofende lo acepta más”. 

Hablemos un momento de este concepto, puesto que de su efectividad depende la calidad de la obra. Parece fácil, pero mantener durante un 80 % del relato una premisa donde la protagonista vive una realidad completamente diferente a la otra gente sin que nadie descubra lo que está pasando requiere unas habilidades de guionista poco comunes. Abby Kohn y Marc Silverstein, quienes escriben y dirigen el filme, las poseen. Es divertido y asombroso simultáneamente presenciar como evitan que ningún personaje descubra la verdad mediante comentarios y gestos con doble sentido.

QUE GUAPA SOY+AMIGAS-EL PALOMITRON

ELLOS Y ELLAS

Hablábamos de la importancia del buen funcionamiento del concepto, y como mínimo un 50 % de la responsabilidad recae en las espaldas de Amy Schumer. En su etapa post-Inside Amy Schumer, la artista está apostando por trabajar como actriz (y productora a veces) en proyectos que ella no ha creado, como Descontroladas, Deber cumplido (donde es secundaria) y en la aún en proceso de producción She Came to Me, de la reputada directora Rebecca Miller. Es una gran actriz de comedia, y en ¡Qué guapa soy! lo demuestra. En nuestra opinión, su mejor escena es en los vestuarios de un gimnasio después de darse el golpe, todo un prodigio incredulidad y sensación de maravilla.

En cuanto al resto del reparto, sobresalen Emily Ratajkowski (con una aparición muy divertida), Busy Philipps (siempre excelente), Aidy Bryant, Naomi Campbell, Adrian Martinez (quien ya había colaborado en con Schumer en su serie) y Rory Scovel como interés romántico (es curioso cómo, a diferencia de sus homólogos masculinos, Schumer escoge parejas en pantalla que no encajan con el físico convencional de Hollywood). Os preguntaréis si no nos estamos olvidando de mencionar a una actriz muy importante. Seguidnos al siguiente apartado para descubrirlo.

LA SORPRESA

MICHELLE WILLIAMS. Michelle Williams se marca un Tilda Swinton y regala a la audiencia una interpretación tan lejos del registro al que la asociamos y a la vez tan bien calibrada que es imposible no levantarse y aplaudir.

QUE GUAPA SOY+AMY SCHUMER-EL PALOMITRON

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

Como ya hemos comentado, el momento en que cambia su percepción de su cuerpo; escogeremos el momento concurso de belleza (por hilarante) y el monólogo final (por emotivo y acertado).

TE GUSTARÁ SI…

Aprecias una comedia bien escrita, eres fan de Amy Schumer, tienes curiosidad para ver lo que ha hecho Michelle Williams, quieres disfrutar un filme con mensaje feminista (lamentablemente aún escasos en nuestra cartelera) y, obviamente, te deleitará si has visto más de la mitad de las películas que hemos enumerado al inicio del artículo.

LO MEJOR

  • La imaginativa premisa y su elegante desarrollo.
  • Amy Schumer.
  • Michelle Williams, un personaje memorable.
  • Su contundente mensaje.

LO PEOR

  • Algunos chistes pecan de simpleza.
  • Podría haber durado 20 minutos menos.

Pau Jané

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.