Compartir

784045_1

 

Si es necesario escribir noticias para informar sobre el mundo del cine en general, debería ser casi un imperativo hacerlo con aquellas noticias sobre artistas, directores, actores y profesionales de la industria cuya visibilidad es muy limitada. Ya sea porque están empezando o porque la maquinaria de producción les ignora, estos artistas encuentran muy complicado darse a conocer y poder llevar a cabo sus proyectos.

RODRIGO SOROGOYEN dio forma a su opera prima en solitario, STOCKHOLM, en gran parte mediante el crowdfunding y el boca a boca que han propiciado las redes sociales. Gracias al éxito que tuvo ésta, ha podido continuar con su trabajo (probablemente no sin dificultad) y ahora comenzará a rodar su segundo largometraje, QUE DIOS NOS PERDONE, en el que cambia completamente de registro, abandonando el drama romántico para rodar una película policíaca.

En QUE DIOS NOS PERDONE, dos inspectores de policía (están de moda las parejas de agentes de la ley últimamente en nuestro cine) tendrán que encontrar a un asesino en serie que anda suelto por el Madrid actual. Los datos sobre la película son escasos así que es pronto para decir qué tipo de thriller va a ser.

 

image001

 

Es de esperar que el director no renuncie a su estilo, tanto en la dirección como en el guion, y es que en la confección de éste han trabajado tanto RODRIGO SOROGOYEN como ISABEL PEÑA, ambos viejos conocidos pues ya se encargaron del guion de STOCKHOLM.

También se conoce gran parte del reparto de la cinta, en el que se encuentran ANTONIO DE LA TORRE y ROBERTO ÁLAMO como protagonistas. A su gran calidad como actores se une lo que parece ser a priori una buena elección de casting, pues un papel de policía les viene a ambos como anillo al dedo. ANTONIO DE LA TORRE concretamente vive un momento muy dulce en lo profesional y es una apuesta segura para cualquier película.

QUE DIOS NOS PERDONE no tiene una fecha fijada de estreno pero se espera que aparezca por los cines en 2016, dado que su rodaje acaba de comenzar. Estará rodada en Madrid, Cantabria y Tenerife, en un tiempo de aproximadamente ocho semanas.

Ojalá muchos otros directores jóvenes puedan sacar su talento a relucir como ha hecho SOROGOYEN, y podamos informar de ello aquí, aunque, de momento, este tipo de noticias son un poco escasas.

 

 

Guillermo Martínez

Compartir
Artículo anteriorCRÍTICA: EDEN
Artículo siguiente63 FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN: CINE INTERNACIONAL
Intento de físico que descubrió demasiado tarde que el cine era su pasión. Desde entonces, compagino la carrera con el séptimo arte (el arte que más alegrías me ha dado). Desde los clásicos hasta el cine más actual, todo ha trascendido la mera afición para convertirse casi en una forma de vida. Y qué mejor forma de disfrutar algo tan grande que poder escribir sobre ello.

No hay comentarios