Compartir

Pulsaciones - El Palomitrón

Un coche bomba, un peligroso trasplante ilegal y una vertiginosa cuenta atrás cerraron el penúltimo capítulo de Pulsaciones la semana pasada. La serie de Antena 3 dejó en el aire el destino de los protagonistas. Esta noche, la ficción (que ha supuesto la vuelta de Emilio Aragón a la televisión, en esta ocasión como coguionista) se despide de la parrilla con la emisión del décimo y último episodio de la historia producida por Globomedia. “Hasta el último plano, el espectador no sabrá el final”, advierte Aragón en una entrevista en la web de la cadena. Todo apunta a que el desenlace de Pulsaciones se cobrará nuevas víctimas y no dará tregua hasta los títulos de crédito. Sobre todo por el empeño de Héctor (Alberto Berzal) en matar al doctor Puga.

La serie empezó a rodar en enero con un ritmo que no daba respiro al espectador. Y, si bien en el ecuador la trama se desinfló un poco, ha conseguido recuperar la forma y plantarse en el final como un thriller más que digno, pero, sobre todo, arriesgado. En las nueve entregas emitidas hasta ahora ha reunido frente a la pequeña pantalla a una media de 2 010 000 espectadores (12,5 % de cuota de pantalla).

El argumento de Pulsaciones gira en torno a la teoría que sostienen algunos científicos que asegura que el corazón tiene memoria. Alejandro Puga (Pablo Derqui), un prestigioso neurocirujano, recibe un trasplante al sufrir un infarto con el órgano del periodista Rodrigo Ugarte (Juan Diego Botto), que acaba de morir asesinado. El doctor hereda con el corazón de Rodrigo también sus asuntos pendientes: una peligrosa investigación sobre personas desaparecidas y una compleja y pasional relación con su exmujer.

Con la última entrega de la serie, protagonizada también por Leonor Watling, Meritxell Calvo e Ingrid Rubio, no acaba, sin embargo, su aventura. Próximamente viajará a EE. UU. y Reino Unido gracias a un acuerdo con Global Series Network y se podrá ver a través de la plataforma Walter Presents de Channel 4 en estos dos países.

María Robert

No hay comentarios

Dejar una respuesta