Compartir

RISE JOSH RADNOR EL PALOMITRÓN

Desde que en marzo de 2015 se despidiera para siempre Glee, la televisión norteamericana no había vuelto a apostar por las series musicales. Rise es el primer acercamiento al género en mucho tiempo y, aunque no es la melodía lo que predomina, sí que se atisba el importante papel que tendrá para la trama.

La nueva apuesta de NBC está inspirada en la novela Drama High, de Michael Sokolove, y sigue a varios estudiantes de un instituto de Pittsburgh que se unirán para llevar a cabo el musical Spring Awakening. La controversia de la obra y los métodos utilizados por el nuevo profesor del club de teatro provocarán varias trabas desde el principio de la producción. Solo podrán resolverse de un modo: trabajando todos juntos.

La obra fuera del escenario

RISE AULII CRAVALHO EL PALOMITRÓN

Spring Awakening es un musical (y libro) ambientado en la Alemania de finales del siglo XIX que gira en torno al sexo y el autodescubrimiento en la adolescencia. Trata temas como la violación, el suicidio, los embarazos adolescentes y la sexualidad.

Hay algo que no pasa desapercibido desde el momento en que presentan la temática de la obra: el paralelismo con la vida de los personajes. El ejemplo más obvio es el de Simon (Ted Sutherland), uno de los alumnos al que Lou Mazzuchelli (Josh Radnor, el inolvidable Ted Mosby de Cómo conocí a vuestra madre) encargará interpretar el papel de Ernst, un joven que descubre su preferencia sexual por los hombres. Por otro lado, la relación entre Wendla y su madre se puede asemejar en un primer momento a la de Lilette (Auli’i Cravalho [Vaiana]) y Vanessa Suarez (Shirley Rumierk [Belleza oculta]).

La brecha generacional y social entre la época original en la que se ambienta el musical y en la que tiene lugar la serie Rise tal vez implique un cambio sustancial en los conflictos que mostrar. Aunque la mayoría de ellos son en esencia extrapolables a la actualidad, ciertos aspectos como el desconocimiento de la concepción o el papel de la religión no tienen el mismo impacto que antaño.

Arquetipos bien integrados

RISE ENSAYO EL PALOMITRÓN

Una de las principales razones por las que en un inicio se asocia a Rise con Glee e incluso con High School Musical es por el uso de personajes arquetípicos contemporáneos y secuencias vistas con anterioridad. De ese modo, encontramos la futura pareja entre quarterback del equipo y la chica que saca buenas notas, el profesor que necesita dejar huella en sus estudiantes, el director antagónico que pone todo obstáculo posible, el chico cristiano que desafiará las normas, etc.

A estos arquetipos, presentes en la mayoría de las historias adolescentes, se les añade profundidad con las complejas relaciones entre personajes y los nuevos aspectos de estos que se descubren paulatinamente.

De un tiempo a esta parte se ha creado una necesaria tendencia a la inclusión de minorías en el reparto, que en este caso no solo se ve con las diferentes culturas que viven en Norteamérica, sino también en la naturalidad con la que se trata la presencia de un transexual. No se profundiza en ese aspecto del personaje, forzando una subtrama: se limita a reconocerlo y pedir al propio joven cómo desea que se le trate.

Marca Jason Katims

RISE AULII EL PALOMITRÓN

Jason Katims es el creador detrás de la adaptación liderada por Josh Radnor. Desde el inicio, la serie estuvo pensada para convertirse en la acompañante de This Is Us, uno de los dramas más lacrimógenos de la temporada. Quizás esta sea una de las razones por las que Katims fue el escogido para desarrollarlo para NBC.

El creador ha estado al mando de series como Parenthood y Friday Night Lights. La primera de ellas llegó a durar hasta seis temporadas, y narra la vida de una familia siguiendo a los diferentes personajes que la conforman. En Friday Night Lights, se utiliza la excusa del fútbol para ir desarrollando las tramas personales de cada uno de los miembros del equipo. En ambos casos, la emotividad de las series las llegó a convertir en pieza clave de las cadenas que lo emitían, aunque no siempre fuera por el éxito de estas.

Otro de los aspectos comunes de las producciones de Katims es la planificación, y también en Rise mantiene este sello propio: se huye de la imagen fija para dar una sensación de rapidez que se encuentra a caballo entre la fotografía del cine documental y la técnica de cámara en mano.

Rise nos ha conquistado sumergiéndonos en la historia y separándose de sus referentes más inmediatos del género. Aún queda mucha serie por delante, concretamente nueve episodios de los diez que conforman la serie que Movistar Series emite cada miércoles. Nosotros no pensamos perdernos ninguno.

María Reinoso

No hay comentarios

Dejar una respuesta