Compartir

cima

El pasado miércoles 11 de diciembre asistimos en la Sala Berlanga a la presentación de la I Colección Espejo de CIMA (Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales). Esta primera parte, elaborada por BEL ARMENTEROS, se basa en las conversaciones a dos grabadas en la librería Ocho y Medio entre directoras de cine de distintas generaciones y estilos. Supone una oportunidad para dar visibilidad y singularidad a cada una de ellas centrando el interés en el contenido de su cine y no en su condición de mujer.

Isabel de Ocampo, Presidenta de CIMA y copresentadora del acto, expresó la necesidad de fomentar y estimular esa voz de las mujeres “porque sólo contando con el punto de vista de las mujeres, las sociedades pueden llegar a ser más justas e igualitarias”. En esta misma línea, Virginia Yagúe, coordinadora del proyecto y vicepresidenta de DAMA, entidad de gestión de Derechos de Autor de los Medios Audiovisuales, destacó la necesidad de un apoyo gremial que se proyecte hacia el futuro.

 

cia2
De izquierda a derecha, Daniela Fejerman, Patricia Ferreira, Bel Armenteros, Chus Gutiérrez, Icíar Bollaín, Isabel de Ocampo, Virginia Yagüe, Cecilia Bartolomé y Susana de la Sierra.

 

Dos son los aspectos en los que CIMA encuentra su razón de ser. En primer lugar la incontestable fuerza de las cifras. Si hace 30 años la presencia de las mujeres era anecdótica, tal y como nos cuentan las veteranas directoras Cecilia Bartolomé y Helena Taberna, en la actualidad esas cifras se mueven entre el 6 y el 7 %. Esto por sí sólo ya sería motivo para justificar una plataforma excluyente que compense de alguna forma la soledad en la que se mueven. Pero además se hace necesario crear un espacio en el que compartir contenidos, “un espacio de reflexión común e incluso contradictorio” que les permita hablar de su trabajo y no de “ser mujer”. Porque si la cultura, que debería ser baladí de progreso y ejemplo, nos muestra este panorama, nos está dando una imagen del estado de la sociedad. En este campo no es posible la aplicación de leyes compensatorias, sólo la materialización de la revolución ideológica puede cambiar las cosas y esa materialización sólo se puede hacer con el trabajo de las mujeres.

En esta primera colección cinco tándems de directoras nos ofrecen, a través de sus conversaciones, una reflexión amplia que pasa por un repaso a la filmografía más relevante de cada una de ellas; anécdotas, descubrimientos y el aprendizaje desde la experiencia. No es una manifestación en tono de queja y lamentos por la situación (que lo merece), su objetivo es constructivo y se orienta hacia el enriquecimiento mutuo y el apoyo a las nuevas creadoras.

ANA DÍEZ (PAISITO, LA MAFIA EN LA HABANA) conversa con PATRICIA FERREIRA (LOS NIÑOS SALVAJES, SÉ QUIÉN ERES) sobre la importancia del casting y la investigación que supone la búsqueda del actor adecuado; de la importancia del ensayo previo de las escenas como conocimiento mutuo entre director-actor; de la vital compenetración que debe existir con el Director de Fotografía, que para ambas es la pieza clave en la que debe apoyarse el Director.

CECILIA BARTOLOMÉ (LEJOS DE ÁFRICA, DESPUÉS DE…I Y II PARTE) y HELENA TABERNA (YOYES, LA BUENA NUEVA, NAGORE) nos hablarán de cómo era hacer cine para las mujeres desde la Transición; confrontan el dilema ficción-realidad valorando lo que cada uno de ellos ofrece como elemento expresivo; confesarán que, mientras a Cecilia le encanta rodar escenas de acción, a Helena Taberna lo que le gusta en “mover masas”.

CIMA

DUNIA AYASO (PERDONA BONITA, PERO LUCAS ME QUERÍA A MÍ, DESCONGÉLATE) y DANIELA FEJERMAN (A MI MADRE LE GUSTAN LAS MUJERES, SEMEN UNA HISTORIA DE AMOR) impregnan su charla de humor para hablarnos de la comedia. Su máxima preocupación es controlar el tono, crear un ritmo y que se reciba la intencionalidad. Insisten en la relevancia del actor-cómico y la necesidad de impregnar todo el rodaje de una complicidad y “buen rollo” que se traslade al plató. Tratarán los cambios que se ha producido en la comedia romántica donde las mujeres ya no son princesas que quieren ser rescatadas.

ISABEL DE OCAMPO (autora de cortos como ESPERMATOZOIDES y MIENTE) e INÉS PARÍS (gran ausente del acto, A MI MADRE LE GUSTAN LAS MUJERES, SEMEN UNA HISTORIA DE AMOR) se centrarán en la evolución de CIMA, cómo surgió y las necesidades a las que quiere dar respuesta; el paso de un pequeño grupo de 14 mujeres a las 300 de la actualidad, que comprenden todos los sectores del gremio. Hablarán de los dos encuentros internacionales iberoamericanos que se han desarrollado hasta el momento a través de los que constatan que, cuanto más libre y menos presupuesto maneja el cine, más mujeres participan en él. Da que pensar.

Isabel de Ocampo, presidenta de CIMA0
Isabel de Ocampo, Presidenta de CIMA

 

Por último ICÍAR BOLLAÍN (TE DOY MIS OJOS, TAMBIÉN LA LLUVIA, LEO) y CHUS GUTIÉRREZ (INSOMNIO, RETORNO A HANSALA) destacan la importancia y problemas del guión al que Icíar compara con una lasaña a la que hay que ir añadiendo capas para que poco a poco vaya cobrando sentido. Hablarán del peligro de los tópicos y las inercias y de los miedos que deben afrontar en cada rodaje plagado de dificultades imprevistas. Se ríen, un poco hartas, de las preguntas que les hacen cuestionar su trabajo desde la perspectiva de mujeres, cosa que no deben hacer los hombres. Pero también es cierto que eso les permite una reflexión más profunda que quizá nunca harían.

Todas estas conversaciones pueden verse en la web de CIMA, www.cimamujerescineastas.es, que esperamos vayan completando con otras tandas en las que den voz a otros sectores de la industria, tal y como han prometido. Además es una interesante oportunidad de acercarnos a la labor que desarrollan como pantalla, refugio y estímulo de la expresión creativa de un sector de la sociedad que todavía hoy debe seguir luchando para hacerse oír.

Marina Calvo

No hay comentarios