Compartir

Preacher Temporada 2 El Palomitrón

La segunda temporada de Preacher ha llegado a su fin después de 13 episodios. La serie de AMC (aunque en España se emite por HBO España) nos ha devuelto este verano a Jesse, Cassidy y Tulip. La serie creada por Evan Goldberg (La fiesta de las salchichas), Seth Rogen (Malditos vecinos) y Sam Catlin (Breaking Bad), basada en los cómics de Garth Ennis y Steve Dillon, se situaba en esta segunda temporada en la búsqueda del mismísimo Dios.

Preacher: a la caza, literal, de Dios

Preacher Tulip y Jesse El Palomitrón

El final de la primera temporada había arrasado con una ciudad entera, lo que dejaba a los tres protagonistas como únicos supervivientes de la catástrofe. Jesse Custer (Dominic Cooper), el predicador, lleva a Génesis en su interior y solo Dios puede acabar con esa maldición. En su peregrinación se lleva consigo a su inseparable amigo, el vampiro Cassidy (Joseph Gilgun) y a su novia Tulip O’Hare (Ruth Negga), esa mujer de armas tomar que guarda más de un secreto.

Encontrar a Dios no es tan fácil como puede parecer en cualquier panfleto sectario, y esto se complica cuando la búsqueda no es espiritual, sino física. En el camino, estos tres amigos tendrán que superar algunos obstáculos como si fueran verdaderos actos de fe. Por si fuera poco, el Santo de los Asesinos (Graham McTavish) va en busca del predicador y no parará hasta encontrarle.

Tulip, Cassidy y sus respectivas familias

Preacher Cassidy El Palomitrón

A pesar de los años que hace que Tulip y Jesse se conocen, no lo saben todo el uno del otro, y es que Tulip ha estado casada. Su marido pondrá algunos problemas en esta segunda temporada y complicará ese viaje en busca del Todopoderoso. También Cassidy tiene una familia, lo que no es difícil de creer sabiendo que es un vampiro con unos cuantos siglos de edad.

Las situaciones personales de cada uno harán que la búsqueda de Jesse deje de ser lo más importante para Tulip y Cassidy, dejando a Custer solo en el proceso. Eso sí, todo ello regado con grandes dosis de un humor muy gamberro y algún detalle gore y desagradable que completan el sello de esta serie tan única. Prueba de su humor es esta escena.

El infierno existe y sus puertas están abiertas

Uno de los grandes personajes de la primera temporada era Eugene (Ian Colletti), un joven al que un tiro le había destrozado parte de la cara, deformándola de una forma un tanto peculiar. Es uno de los personajes que fallece en la explosión de la primera temporada; sin embargo, en esta segunda podemos encontrarle en el mismo infierno.

Preacher El Infierno El Palomitrón

El averno es una especie de cárcel donde cada uno de los presos revive sus mayores pesadillas una y otra vez. Eugene es un alma pura, incluso inocente, y no se merece estar en ese lugar, rodeado de gente de la peor calaña. Pero no tardará en hacer grandes amigos que le harán ver el infierno, incluso la vida que dejó atrás, como algo maravilloso. Esa gran amistad es el mismísimo Adolf Hitler, interpretado de una manera magistral por Noah Taylor.

A la espera de su tercera temporada, HBO España nos ofrece la posibilidad de ver las dos primeras temporadas de Preacher. Una opción que recomendamos encarecidamente para poder disfrutar de las interpretaciones de sus protagonistas, enfatizando sobre todo la de Joseph Gilgun (Infiltrado, This is England), y la de algunos secundarios como Pip Torrens (The Crown), Tom Brooke (Sherlock) o el ya citado Noah Taylor (Peaky Blinders).

Lorena Rodríguez

No hay comentarios

Dejar una respuesta