Compartir

 

800px-Game_of_Thrones_2011_logo_svg

 

La cuarta temporada de JUEGO DE TRONOS se ha esfumado tan rápido que todavía seguimos sin asimilar del todo lo que han supuesto estos capítulos para la trama de la serie. Con esta nueva tanda de episodios, la creación de GEORGE R.R MARTIN se configura ya como una de las mejores ficciones de la actualidad, gracias a que ha sido capaz de conseguir el ritmo perfecto y de encontrarse (por fin) a sí misma.

Después de tres temporadas notables, la serie ha dado un salto exponencial de calidad repartiendo las tramas más climáticas y las más relajadas a lo largo del relato. La historia de Poniente se encuentra en plena madurez audiovisual, y lo hemos podido presenciar a lo largo de los 10 capítulos de la ficción de HBO. Este año, parecía complicado que después de acontecimientos como “La Boda Roja”, el espectador se impresionara con los giros de guion y las artimañas que los creadores tenían preparadas. Lejos de estancarse, JUEGO DE TRONOS ha dado lo mejor de sí misma y ha echado el resto, volviendo a llenar YouTube de reacciones de los fans y colapsando Internet de comentarios semana tras semana (además, se ha permitido colgarse la medalla de serie más vista de la historia del canal, robando el trono a LOS SOPRANO). En definitiva, después de 10 capítulos de espectáculo televisivo con mayúsculas, podemos afirmar que la cuarta temporada se convierte en la más madura, más épica y más trascendente de la historia de Los Siete Reinos.

 

LA NOVELA Y LA SERIE: DOS MEDIOS, DOS MUNDOS

tronos

 

JUEGO DE TRONOS siempre ha sido una serie muy complicada. Debido al gran número de personajes, localizaciones, tramas, y a su elevado presupuesto, se ha convertido en una ficción única en su especie. Pero sin duda, lo que la hace única es la gran cantidad de fans que la saga literaria posee alrededor de todo el mundo.

La cuarta temporada ha sido especialmente vapuleada en este aspecto, y ha recibido muchas críticas debido a la mala adaptación que se estaba haciendo de las novelas de R.R MARTIN (sobre todo por ese final de temporada, que se ha entendido como ligeramente engañoso). Hay que destacar en este punto que no estamos analizando JUEGO DE TRONOS como una adaptación, sino como un relato audiovisual perfectamente hilado, consciente y, ahora ya, adulto. La serie es una adaptación de un universo literario que los fans esperan ver reflejado en pantalla, pero no podemos olvidar que los medios de difusión no son los mismos, por lo que tampoco puede serlo el mensaje. La historia ha de adaptarse y, si es necesario, modificarse.

El resultado es que el espectador “no lector” (entre los que se incluye servidor) disfruta semanalmente del espectáculo más grande y mejor montado que la televisión actual puede ofrecer. Si este espectáculo se parece (o no) al que describen las novelas, es otro asunto que no nos toca discutir aquí (además, mi compañero David tiene su propia visión de los hechos).

 

EL PUNTO DE NO RETORNO: LA TEMPORADA DE LOS PERSONAJES

tyrion

 

Si por algo ha destacado esta temporada, es por haber supuesto un punto de inflexión en el trayecto de todos y cada uno de los componentes del tablero. Arya, Sansa, Joffrey, Tyrion, Cersei, Tywin, Jaime, Jon Snow, Stannis… (y así con todos); ninguna de sus posiciones es la misma al principio y al final. Y es aquí donde más se nota la madurez de JUEGO DE TRONOS: los personajes nos los conocemos al dedillo, y han estado escritos de forma magistral.

La representación perfecta de esto la encontramos en la figura de Sansa Stark y su escena bajando las escaleras en Nido de Águilas. La más sumisa de los Stark, entraba de lleno en el juego de tronos (nunca mejor dicho) siendo plenamente consciente de dónde está y dando un vuelco de 360 grados a su imagen. La transición que ha sufrido este personaje la podríamos extrapolar a muchos otros, que en estos 10 capítulos han tomado una profundidad y una complejidad que no conocimos en los 30 anteriores (esa Cersei plantando cara a Tywin en el final de temporada, otro ejemplo perfecto).

 

LA MONTAÑA RUSA: SUBIDAS Y BAJADAS BIEN LLEVADAS

oberyn

 

Otro punto a destacar ha sido el ritmo que han tenido los capítulos en particular, y la temporada en general. Decíamos al principio que JUEGO DE TRONOS siempre ha sido una ficción complicada, y es que su complejidad le daba una dimensión muy densa para un formato televisivo. Pero esta aparente densidad se ha diluido por completo, y las tramas fluyen con una felicidad pasmosa, sin ser conscientes de lo complicado que es trazar todas estas tramas en este formato  (recordemos, con pausas semanales) y que el espectador no se encuentre perdido.

Es especialmente reseñable el buen uso que han dado a la historia intercalando los clímax (la Boda Púrpura, el discurso de Tyrion, el combate entre Oberyn y la Montaña, la batalla del muro…) con los pasajes menos impresionantes, para desembocar en un final de temporada verdaderamente impresionante.

Quizás aquí sí que se encuentre el pequeño (pequeñísimo) problema de esta temporada, y es que en el último episodio suceden demasiadas cosas, y suceden demasiado rápido. La pausa que la ficción suele dar al espectador para asimilar las tramas ya no la encontramos aquí, y se nos presenta un conjunto de escenas y tramas de la historia apoteósicas, unas detrás de otras (a destacar la realización de la pelea entre El Perro y Brienne. Simplemente espectacular). Puede que la culpa la tenga el episodio LOS GUARDIANES EN EL MURO, por haberse centrado exclusivamente en una historia (y además, una de las más aburridas para los espectadores) pero lo cierto es que tuvo una realización tan perfecta que se lo perdonamos (el plano de Jon Snow descendiendo en ascensor quedará para el recuerdo).

Ahora esperaremos a la quinta temporada, para que podamos asimilar todo lo que nos ha dejado LOS NIÑOS,  y conozcamos mejor algunas intenciones de los personajes que han quedado ligeramente difusas (por ejemplo, las acciones de Tyrion y Jaime en esa huída/rescate). Si mantienen este nivel en las próximas temporadas, podemos estar más que contentos. Aunque, ojo, porque los lectores dicen que los próximos libros son mucho más flojos… Pero como estamos hablando de una serie, esperemos que los responsables moldeen y modifiquen lo que necesiten para ofrecernos lo mejor de esta espectacular saga.

 

CONCLUSIÓN

arya

 

La serie ha sabido encontrar su propia esencia, agarrarla y explotarla en esta temporada. JUEGO DE TRONOS se ha convertido en el drama más épico e impresionante emitido en la historia de la pequeña pantalla, y como tal está siendo un verdadero fenómeno global. Detractores aparte, y le pese a quien le pese, estamos ante el espectáculo televisivo definitivo.


 

LO MEJOR:

-La evolución de todos los personajes y la madurez del relato

-Oberyn. Oberyn. Oberyn y La Montaña.

LO PEOR:

-Demasiado que asimilar en la Season Finale

-10 capítulos saben a poco, a muy poco

 

Ricardo Lampérez

2 Comentarios

  1. Me falta poner Tyrion en lo mejor. Creo que es una de sus mejores temporadas sobre todo en la recta final. Tiene un par de monólogos sublimes.

    • Toda la razón: Tyrion ha estado enorme, sobre todo el monólogo durante el juicio. Viene ya incluido en ese punto de “la evolución de los personajes” jeje. Pero Oberyn ha destacado porque, como novedad, ha traído mucho movimiento a las tramas.

Dejar una respuesta