Compartir

 

far

 

En El Palomitrón nos encanta imaginar el audiovisual desde todos los puntos de vista posibles. Uno de ellos es el del formato: ¿Qué es mejor para una historia? ¿Un corto? ¿Un largo? ¿Un medio? ¿Y por qué no una serie? Hay narraciones en la historia del cine que a veces se nos antojan demasiado intensas, demasiado atropelladas o incluso extendidas hasta lo indecible. ¿Qué pasaría si imagináramos por un momento una de esas películas y la convirtiéramos por un instante en una serie completa con varias temporadas? ¿Funcionaría? Hay títulos que ya han dado el paso… desde la reciente FARGO, todo un éxito en su adaptación a la pequeña pantalla, a la fábula burtoniana de SLEEPY HOLLOW. Veamos algunos ejemplos de otros títulos, ¿podrían funcionar?

 

LAS SAGAS, LAS MÁS ADAPTABLES

Si hay un factor que apunta a que una película será fácilmente convertible en serie es el de la división en partes. Las películas con una o más secuelas nos lo ponen fácil y nos hace imaginar con claridad cómo estarían divididas las temporadas. ¿Acaso no nos imaginamos las aventuras en Hogwarts año tras año y temporada tras temporada en nuestras pantallas? Veríamos crecer a HARRY POTTER como hemos hecho con otros personajes de la televisión. Un ejemplo conflictivo es el de EL SEÑOR DE LOS ANILLOS. Una película de tal magnitud requiere una producción de igual tamaño, ¿podría haberse logrado mantener la calidad técnica y narrativa? Muchos son los que apuntan a que son demasiados los episodios reflejados en los libros de J. R. R. TOLKIEN suprimidos o escasamente plasmados en la trilogía fílmica. Además, las escenas de sus versiones extendidas darían cuerpo (y volumen) a cada una de las hipotéticas temporadas. ¿Imaginas el resultado?

 

Frodo-Sam-image-frodo-and-sam-36084633-1920-800

 

Más fácilmente imaginable son sagas recientes que enganchan rápidamente al público joven. Las aventuras de Katniss Everdeen en LOS JUEGOS DEL HAMBRE o Beatrice Prior en DIVERGENTE nos hace imaginar una ficción de altos niveles de acción durante varias temporadas. Sin olvidarnos de la saga CREPÚSCULO, ¿o acaso los enredos amorosos de los vampiros protagonistas no darían para tenernos enganchados capítulo tras capítulo?

 

EL DRAMA, UNA OPORTUNIDAD

Cuando imaginamos algunas películas de corte dramático convertidas en serie nos es difícil posicionarnos. ¿Podría una serie mantener la intensidad de muchas de las historias contadas con semejante profundidad durante dos o tres horas a lo largo de varios años? No vamos a plantearnos ni por un instante llevar EL PADRINO a la televisión, para hablar de la mafia ya estaban LOS SOPRANO, y dejaron el listón muy alto. Dos obras maestras, cada una en su formato, difícilmente mejorables cada una en su sector. Pero hay otras que se nos hacen más amenas. Por ejemplo, LA VIDA DE ADÈLE. ¿Acaso no hubiese sido todo un regalo una serie centrada en la joven Adèle y su despertar hacia la madurez? No solo hubiese logrado un tratamiento cuidado y menos excesivo de su sexualidad, también hubiese permitido acompañar a la protagonista en ese largo y apasionado camino hacia forjar su ‘yo’ adulto. O FORREST GUMP, en una especie de ‘CUÉNTAME CÓMO PASÓ’ a la americana con un potente narrador en primera persona enfatizando numerosos acontecimientos de la historia de Estados Unidos.

 

boyhood1

 

No nos entusiasma tanto la idea de imaginar la reciente BOYHOOD contada para televisión. ¿Por qué? Posiblemente porque la magia de la película resida en el experimento narrativo y en la experiencia audiovisual de condensar en casi tres horas buena parte de una vida.

 

LA COMEDIA, HISTORIAS INAGOTABLES

Si algo tienen las buenas películas de comedia es que jamás nos cansaríamos de las peripecias vividas por su protagonista. Su perfil debe ser tan particular, que no nos cuesta imaginar su día a día narrando diferentes situaciones. Por ejemplo, ¿qué sería de la buena de Bridget en EL DIARIO DE BRIDGET JONES, si pudiéramos verla en sus quehaceres en la oficina y sus líos amorosos? Un éxito. O los chicos de DOS TONTOS MUY TONTOS. Los guionistas de esta supuesta serie tendrían material con situaciones absurdas para una década. Lo complicado sería que convenciera a la audiencia.

 

juno

 

 

Con un aire más independiente y cuidado, somos capaces de imaginar a la inocente JUNO en su vida de instituto alterada por un inesperado embarazo. Personaje carismático y situación perfecta para una sitcom moderna. Con un tono más mordaz, planteamos una serie protagonizada por BORAT y sus aventuras en Norteamérica. Sus aventuras como extranjero en los Estados Unidos dispuesto a conocer el sistema político y la cultura del país darían para varias tandas de capítulos. Además, no cuesta imaginarnos un montaje como falso documental que la haría más que polémica.

 

CIENCIA FICCIÓN PARA CONTAR SITUACIONES IRREALES

Las series de ciencia ficción suelen ser muy efectivas en eso de llamar la atención de la opinión pública. Ya sea por despertar el llamado fenómeno fan con sus hipótesis futuras o por la tensión e intriga que generan. Por eso hay películas fantásticas que podrían plantearse en la ficción televisiva. Por ejemplo, la reciente INTERSTELLAR. La cuidada fotografía de la película de CHRISTOPHER NOLAN serían un disfrute en la recreación de un planeta Tierra que está cambiando y que nos obliga a inspeccionar el Universo.

 

interstellar-ship

 

En un tono más terrenal e intimista, conocer la evolución física y mental de Benjamin Button en EL CURIOSO CASO DE BENJAMIN BUTTON podría arrasar en audiencia y seguidores, arrastrándonos a un final esperado, pero que podría volver a emocionarnos como en la película de DAVID FINCHER. Algo más paródico sería adaptar EL SHOW DE TRUMAN. Ver en nuestros televisores la vida televisada de Truman Burbank a lo largo de todos los años de su vida en una serie compuesta por el mismo número de temporadas podría resultar algo escalofriante y demasiado cercano a lo real que posiblemente no funcionaría.

 

Son muchos los géneros y muy numerosa la lista de películas que podríamos plantear. De hecho, seguro que antes de ser llevadas al celuloide muchos creadores se plantean si no sería mejor la televisión. De hecho, una gran mayoría de las películas planteables provienen de novelas y la clave del guión está en lo idónea que sea ésta para llevarse a cabo su adaptación. Y ya sabemos que en las adaptaciones no siempre se acierta… Y tú, ¿qué películas te hubiese gustado ver capítulo a capítulo desde el sofá de tu casa?

 

Noelia Salcedo

2 Comentarios

  1. Ojala hiciesen una serie sobre El señor de los anillos o Harry Potter! hay material de sobra para hacer buenas temporadas de ambas. Pero si ESDL hubiese sido una nos habríamos perdido las magníficas películas que tenemos ahora (aun cuando faltan cosas de los libros).
    En cuanto a Divergente y Los juegos del hambre, creo que están mejor siendo películas, porque las series corren el riesgo de alargarse demasiado y meter tramas que son flojas e interesan muy poco (Hola Revenge!). Yo me quedo con Jennifer Lawrence y Shailene Woodley, aunque las echaremos de menos cuando acaben las películas!

    • Estamos de acuerdo contigo, Lauri. No te falta razón. Es muy importante elegir el formato para que no ocurra eso que dices. A veces una buena idea se agota por intentar explotarla al máximo. Pero quien sabe, quizá algún día las veamos convertidas en serie y podamos comprobarlo.

Dejar una respuesta