Compartir

Outcast-la-nueva-serie-de-Robert-Kirkman-se-vera-en-Fox-en-junio_landscape

La nueva creación de Robert Kirkman (The Walking Dead) tenía previsto su estreno el 6 de junio en FOX España, pero Facebook Live se adelantó y la noche del viernes 20 de mayo emitió el primer episodio de la serie.

La historia, basada también en los cómics que le dan el nombre a su adaptación para televisión, empieza con Kyle Barnes (Patrick Fugit), que regresa a su pueblo natal en EE. UU. donde un niño, Joshua, sufre algún tipo de enfermedad mental que no saben explicar. Al visitarle, se da cuenta de que Joshua, en realidad, sufre una posesión demoníaca. Las escenas que Kirkman nos muestra para que sepamos que el niño se comporta de forma extraña son dignas de cualquier película de terror, incluso con un toque gore, siguiendo la estela de su otro éxito de masas, The Walking Dead.

Igual que en esta última, donde su creador pretende ahondar en las amenazas físicas de un supuesto apocalíptico, siendo, así, un tipo de acción más visceral, en Outcast profundizará en la mente humana y en los demonios que habitan en su interior (literalmente). En este primer episodio, ya nos adelanta que será una lucha de los personajes con su yo interno y que el mal entrará en sus mentes sin motivo aparente y no con un mordisco de zombi.

outcast-la-nueva-serie-de-foxLa historia comienza con la dura infancia de Kyle: las posesiones que vio en ese niño también las tuvo que sufrir en su madre y, más tarde, en él mismo. Todo el mundo pensaba que en su familia había algún tipo de trastorno hereditario, pero, en realidad, Kyle sabía que el mundo sobrenatural siempre le había acechado.

Siendo mayor, comenzó a formar una familia junto a su mujer, y tuvieron una hija. Intentó que la normalidad se estableciera por fin en su vida, pero no pudo ser así. En este primer episodio, se nos cuenta cómo Kyle se alejó de todo precisamente por este motivo: las posesiones y, posiblemente, el mal que pudiese habitar en su interior, saldrían tarde o temprano a la luz.

Con el primer episodio se aventura una temporada en la que el terror y las escenas inspiradas en El exorcista van a ser una tónica constante. La fotografía no parece que vaya a ser un fuerte de la serie, aunque sí correcta, puesto que el verdadero peso lo llevarán los actores en las interpretaciones. El ritmo, propio de una atmósfera en tensión, brindará más de un susto al espectador: un buen ejemplo sería la escena de cuando Kyle sufre una revelación junto a Joshua, en el momento en el que el primero toca al segundo y trata de ahogarle tras una fuerte lucha. Así, conseguirá expulsar al ser maligno que estaba en el interior del pequeño y se dará cuenta de que para lo que realmente ha regresado a su hogar es para luchar contra estas fuerzas y conseguir respuestas a lo que no pudo resolver desde pequeño.

landscape-1461595111-outcast-kyle-barnes-reverend-780x390

Se presenta la religión cristiana como una contraposición al demonio y las fuerzas del mal, pero siempre desde la perspectiva de lo sobrenatural y sin adoctrinamientos. Kirkman no quiere que vayamos a misa a rezar, ni que creamos en un ser superior, sino que acompañemos a sus personajes al lado oscuro de esta creencia.

Con la ayuda del reverendo Anderson (Philip Glenister), Kyle verá su cometido muy claro: tiene un don, por fin sabe que hay algo dentro de él que Lucifer quiere pero que, además, teme. Su misión: seguir luchando contra estas posesiones y resolver el misterio de su poder.

Outcast ya tiene confirmada su segunda temporada y se convierte, de este modo, en otro cómic de Kirkman que toma vida en la pequeña pantalla y que promete una historia interesante para los amantes de lo sobrenatural y aquellos para los que el gore y el terror son sus géneros por excelencia.

 

Cristina Bécares

No hay comentarios