Compartir

 

non stop

 

La fuga de cerebros que estamos viviendo en nuestro país es una triste realidad. Y en este apartado no sólo brillantes ingenieros o investigadores llevan ya tiempo buscándose la vida fuera de nuestras fronteras, también algunos de nuestros directores decidieron en su día hacer las maletas en busca de un mercado que lejos de ponerles trabas y lastrar su ilusión, reconociese su talento. JAUME COLLET-SERRA pasa por ser uno de los pioneros, y por tanto abanderado, de esta escuela de jóvenes realizadores que renunciaron a las limitaciones de nuestro sistema para abrirse camino en Hollywood y apostar por el inglés como idioma de sus películas, un elemento clave para abrirse camino en el mercado internacional. NON-STOP es el quinto trabajo de un director que ha firmado títulos como LA HUÉRFANA o la entretenidísima SIN IDENTIDAD

El film se desarrolla en un vuelo transatlántico. En un viaje de Nueva York a Londres, el oficial del ejército Bill Marks (LIAM NEESON) recibe una serie de mensajes anónimos en los que se le exige que transfiera 150 millones de dólares a una cuenta bancaria. Si no lo hace, morirá un pasajero cada 20 minutos.

 

non20

 

NON-STOP es una cinta correcta. Aunque se podrían mejorar muchos aspectos de la misma, cumple las exigencias del guión. Su principal defecto es la falta de originalidad. NON-STOP, como la mayoría de películas comerciales, arrastra una sensación de Déjà vu durante todo el metraje. La película no aporta nada nuevo a los secuestros de aviones cinematográficos, simplemente sigue el canon establecido y dibuja una historia “made in Hollywood”. Poco hay que decir sobre este film sin resultar repetitivo. Sigue la misma estructura que el resto de cintas de su género, emplea sus característicos clichés y estereotipa a sus personajes, porque no hay ni tiempo ni intención de realizar un estudio psicológico de ellos. Lo más destacable es la actuación de Liam Neeson, el cual, ejerce de epicentro dramático y sostiene el film de una manera más que admirable.

Con todo esto a NON-STOP le cuesta un poco despegar (al avión y a la película), pero la verdad es que, dejando a un lado sus defectos, al final lo consigue. Hay que reconocer, que si hay algo que distingue a este film y lo hace posicionarse un punto por encima de la mayoría de cintas análogas dentro del género, eso es su ritmo. Dejando a un lado algunos contrapuntos cómicos, que resultan mucho más fallidos que graciosos, y algún agujero en el guión, todo fluye hábilmente en la cinta. El ritmo y la tensión son sostenidos hábilmente gracias al pulso de COLLET-SERRA tras las cámaras. NON-STOP se convierte de esta manera en una película sorprendentemente entretenida durante suss 106 minutos de metraje.

 

non10

 

En cuanto a los actores, LIAM NEESON, que ya coincidió con el director español en SIN IDENTIDAD (2011), lo hace bien, de hecho lo hace muy bien. Carga con la responsabilidad de ser el motor de la película y lo cumple con creces. Gran parte del entretenimiento de la cinta se debe a su notable interpretación. Sobre el resto del reparto, destaca JULIANNE MOORE (EL GRAN LEBOWSKY, MAGNOLIA), que aunque no realiza una actuación estelar sí es lo suficientemente buena como para encajar correctamente con la película.

La factura técnica de NON-STOP es más que aceptable. En este apartado hay que tener en cuenta que está rodada casi íntegramente en el interior de un avión, con todas las limitaciones que esto supone. En este sentido el trabajo de COLLET-SERRA gana varios puntos. Se vale de unos recursos y efectos especiales concordantes con el film, algunos muy efectivos (ese plano en el que la cámara abandona el aparato para posteriormente volver a introducirse en él lo adivinamos complicado de gestar,) y está planificada de principia a fin para el lucimiento de su estrella, LIAM NEESON.

En definitiva, un entretenimiento efímero en la memoria del espectador que sólo busca pasar un buen rato sin atender a ningún tipo de exigencia artística. Más de lo mismo.

LO MEJOR:

  •     La actuación de Liam Neeson.
  •    El ritmo de la película, prácticamente impecable. Es la clave de que resulte tan entretenida.
  •   El sensacional plano en el que la cámara abandona el aprato para posteriormente volver a introducirse en él.

LO PEOR:

  •  Su escasa originalidad.
  • El trauma de la niña que en la película sube por primera vez a un avión. Nunca se recuperará.

Victor Camarero

No hay comentarios

Dejar una respuesta