Compartir

 

NOÉ. Crítica. Cine y estrenos en El Palomitrón

 

La historia Bíblica del cine llegó a su punto álgido con LOS DIEZ MANDAMIENTOS  (1956), tras esta película todo pareció centrarse en el Nuevo Testamento y la figura de Jesucristo. Con NOÉ (NOAH) DARREN ARNOFSKY da un giro de tuerca a otras superproducciones bíblicas (LA TÚNICA SAGRADA) para hacer algo nuevo.

La historia de la película forma parte de la memoria de casi todos. Noé (RUSSELL CROWE), descendiente de Adán y Eva, recibe la llamada de Dios que le insta a construir un Arca para salvar a los animales del Diluvio Universal que anegará la tierra y limpiará el mundo de la maldad de los hombres. Un castigo, una limpieza, un nuevo comienzo. En la cinta, además de Noé, aparecen los descendientes de Caín, el díscolo hijo de la primera pareja de humanos. La parte fantástica se la dan los ángeles caídos, que llegaron a la tierra para ayudar a los hombres y perdieron su forma divina para convertirse en grandes gigantes que se mencionan en los textos bíblicos. Una historia más que conocida a la que su director tiene mucho que aportar.

 

NOÉ. Crítica. Cine y estrenos en El Palomitrón

 

DARREN ARNOFSKY, que venía de hacer dos grandes películas de una temática totalmente diferente a la que aquí se nos presenta ( CISNE NEGRO y EL LUCHADOR) siempre ha sentido una gran fascinación por la historia del Diluvio Universal. Por ese motivo se embarcó en la tarea de llevar al cine esta historia de forma espectacular pero sin perder esa inquietud por la personalidad de los protagonistas de sus películas. Así, además de la parte fantástica del film,que viene dada por los Gigantes de piedra o Ángeles caídos,  ARNOFSKY se centra en Noé y la psique del personaje, en sus inquietudes, sus miedos y por supuesto los demonios que le acechan. No es esto lo único que aporta a la película sino que también incide en la naturaleza de los hombres y sobre todo en la maldad intrínseca del ser humano.

Uno de los mensajes más fuertes y velados que encontramos es el ecológico. Desde que la película comienza Noé trasmite a sus hijos la importancia de la vida y preservación de  la naturaleza, el coger sólo lo que necesitas de la tierra y cuidar los recursos. La construcción de un Arca tiene como objetivo salvar a todos los animales del castigo de Dios,  y no a una raza humana ya condenada. En NOÉ la raza humana es la raza de los hijos de Caín, que siguiendo el modelo que marcó éste (mató a su hermano), utilizan los conocimientos divinos otorgados por los ángeles para crear armas y sociedades en las que hermanos luchan contra hermanos. Es así como se explica la aparición de sociedades antediluvianas totalmente industrializadas y enfrentadas entre ellas despertando la ira de Dios. Esta imagen de la humanidad está representada por Tubal-Caín (RAY WINSTONE) el rey de los hombres que asesinó al padre de Noé cuando este era un niño.

 

 

NOÉ. Crítica. Cine y estrenos en El Palomitrón

 

El tarbajo de RUSSELL CROWE dando vida a Noé es increible. El es el protagonista, sí, pero es el protagonista absoluto. Noé es su película y ha decidido entregarse a fondo a su papel. CROWE contruye un personaje profundamente respetuoso con la naturaleza, misericordioso (la escena en la que adopta a un herida Ila retrata perfectamente las motivaciones y el espíritu del personaje) y profundamente creyente. Su extremismo se acentúa a medida que va cumpliendo su misión de terminar el arca y recibe una revelación personal con un marcado tono ecologista que no deja de ser una locura. A pesar de esa locura, el personaje no pierde ni una pizca de su credibilidad ya que todo lo que hace tiene justificación con la personalidad que se nos ha ido mostrando durante el film. Haciendo frente a este portento interpretativo tenemos a JENNIFER CONNELL,Y con la que ya mostró química en UNA MENTE MARAVILLOSA, y que aún siendo un personaje menos importante que Noé sobresale en bastantes escenas por su calidad como actriz. En la otra cara de la moneda EMMA WATSON, que hace lo que puede frente a dos estrellas de tal categoría. ANTHONY HOPKINS encarna a Matusalén, abuelo de Noé, y tiene un par de apariciones bien defendidas e interpretadas que resultan entrañables. Cam, el otro hijo de Noé, está interpretado por LOGAN LERMAN y es uno de los personajes más interesantes de la cinta. LERMAN nos dibuja a un personaje dual, torturado, tal vez demasiado inquieto. A diferencia de su padre, Cam siente inquietud por todo, una curiosidad que termina haciéndole caminar en la línea que separa el mundo de su padre y de los descendientes de cain. Aunque se vende a CONNELLY, CROWE y WATSON como el trío más potente interpretativamente hablando, el papel de LERMAN es bastante más difícil y el joven actor se salva con un notable de crear un personaje odioso y manido. DOUGLAS BOOTH es Sem, otro de los hijos de Noé, pero apenas se deja ver entre tanto actor de nivel. La némesis de Noé, su mundo y sus creencias, es RAY WINSTONE que interpreta a Tubal-Caín. Su personaje es brutal, insensible, orgulloso y cruel, perfecto contrapunto de Noé y la representación de todo aquello que Dios quiere castigar con el Diluvio.

 

NOÉ. Crítica. Cine y estrenos en El Palomitrón

 

 

No olvidemos que el Diluvio es un castigo divino y la parte religiosa está representada principalmente por las visiones de CROWE y la figura de HOPKINS, así como con los Ángeles Caídos. Noé cuenta a sus hijos el inicio del Génesis y ARANOFSKY realiza una escena cargada de intenciones en la que se muestra el Big Bang y la evolución de las especies, lo que sorprenderá a los que esperen ver una adaptación bíblica común. El director hace una adaptación totalmente libre con muchos puntos polémicos (creaccionismo y Big Bang, ángeles caídos, civilizaciones antediluvianas) y cargada de fantasía. No olvidemos que el Diluvio Universal está incluido en el Génesis porque lo que cuenta la película es un neo-génesis. Comenzamos en una sociedad totalmente acabada porque los seres humanos no han sabido comportarse bien con el planeta y Dios envía el Diluvio como castigo, sí, pero también como una forma de limpiar lo que los hombres han ensuciado. Es un nuevo comienzo.

En la categoría técnica el departamento de efectos especiales de Industria Light & Magic realiza una tarea titánica para recrear el diluvio y sobre todo para dar vida con mucho realismo a los animales, un trabajo que agradará al espectador por su espectacularidad. Llama mucho la atención también el vestuario, que recuerda más al cine apocalíptico (LA CARRETERA, MAD MAX) que a lo que estamos acostumbrados cuando encaramos producciones que recrean episodios de la biblia, algo que seguramente chocará a los más puristas.

NOÉ es una película diferente que no deja indiferente. Chocará a los puritanos, divertirá a los escépticos y entretendrá al resto.

 

 

LO MEJOR:  

  • La interpretación de RUSSELL CROWE y la profundidad de su personaje.
  • Los efectos digitales de la película.

 

LO PEOR:

  • La historia es demasiado fantástica.
  • No es una adaptación de la Biblia por lo que decepcionará a muchos.

 

Ester Cuenca

No hay comentarios

Dejar una respuesta